La ofen­si­va so­bre Ale­po cam­bia el rum­bo de la gue­rra en Si­ria

El Ejér­ci­to ya se en­cuen­tra a 20 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra tur­ca

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - LAU­RA FER­NÁN­DEZ PA­LO­MO

La ofen­si­va del ré­gi­men si­rio so­bre Ale­po, lan­za­da la vís­pe­ra de las ne­go­cia­cio­nes de paz en Ginebra y que fi­nal­men­te blo­queó es­ta vía di­plo­má­ti­ca, es­tá cam­bian­do el cur­so de la gue­rra. No es­tá cla­ro que ase­gu­re la vic­to­ria mi­li­tar de Ba­char Al Asad, ni que lle­gue al co­ra­zón de la ciu­dad des­pués de rom­per los cer­cos de los gru­pos re­bel­des y arre­ba­tar la prin­ci­pal vía de su­mi­nis­tro con Tur­quía. Pe­ro aco­mo­da­rá al Eje­cu­ti­vo si­rio y sus alia­dos in­ter­na­cio­na­les, si se re­to­ma el diá­lo­go aus­pi­cia­do por la ONU pre­vis­to pa­ra el pró­xi­mo día 25.

Los ru­sos han li­de­ra­do la es­tra­te­gia, la téc­ni­ca y la lo­gís­ti­ca. Se re­fle­jó en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes, cuan­do Mos­cú pa­re­cía acep­tar una sa­li­da de Al Asad a me­dio pla­zo pe­ro im­po­si­bi­li­ta­ba el pro­ce­so al no ce­sar los bom­bar­deos, como pe­día la opo­si­ción. Su in­ter­ven­ción im­pac­ta aho­ra de lleno en el cam­po de ba­ta­lla des­pués de que el ré­gi­men se mos­tra­ra in­ca­paz de con­tra­rres­tar la ven­ta­ja rebelde. El avan­ce en Ale­po ha em­pe­za­do a de­no­mi­nar­se la ma­dre de to­das las ba­ta­llas por el gol­pe mo­ral a las fuer­zas re­bel­des y la re­cu­pe­ra­ción de la que fue la ciu­dad más po­bla­da de Si­ria. Ayer el Ejér­ci­to se apro­xi­ma­ba a Azaz y a Tell Ri­faat, a 20 ki­ló­me­tros de la fron­te­ra tur­ca, con el apo­yo de la avia­ción ru­sa, mi­li­cias ira­níes y Hez­bo­lá.

Es­ta apro­xi­ma­ción pro­vo­ca a Tur­quía, que ha es­ta­do ar­man­do a la opo­si­ción por es­ta ru­ta, tan­to como a Ara­bia Sau­dí, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos y Bah­réin, pa­tro­ci­na­do­res de al­gu­nos gru­pos rebelde, por lo que ya han ad­ver­ti­do que es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra en­viar tro­pas a Si­ria.

Pa­re­ce que el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) si­gue sin ser una prio­ri­dad pa­ra los ac­to­res im­pli­ca­dos. Ru­sia con­si­de­ra todos los fren­tes te­rro­ris­tas, mez­clan­do gue­rra con po­lí­ti­ca. La reali­dad es que Ale­po es­tá frag­men­ta­da y con­tro­la­da por una amal­ga­ma de gru­pos ar­ma­dos. Des­de el Fren­te Al Nus­ra, fi­lial de Al Qai­da que ha si­do ex­clui­da de las con­ver­sa­cio­nes, has­ta Ah­rar al-Sham, una fac­ción is­la­mis­ta con re­pre­sen­ta­ción en Ginebra re­cha­za­da por Ru­sia, ade­más del se­cu­lar Ejér­ci­to Li­bre Si­rio, alia­do mo­de­ra­do pa­ra Oc­ci­den­te.

Por su par­te, la ONU si­gue am­plian­do el ex­pe­dien­te pa­ra el pro­ce­so po­lí­ti­co que de­be­ría reac­ti­va­se en Sui­za. Ayer ca­li­fi­có de «ex­ter­mi­nio» la po­lí­ti­ca del ré­gi­men en las cár­ce­les al apor­tar un in­for­me con 621 tes­ti­mo­nios de su­per­vi­vien­tes y tes­ti­gos. La in­ves­ti­ga­ción ase­gu­ra que mi­les de de­te­ni­dos han muer­to ba­jo cus­to­dia en las pri­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les, he­chos que ca­li­fi­ca como «crí­me­nes con­tra la Hu­ma­ni­dad». Tam­bién ha re­ve­la­do «jui­cios ile­ga­les» del Fren­te al Nus­ra pa­ra dic­tar con­de­nas a muer­te de sol­da­dos y ci­vi­les. Na­cio­nes Uni­das pi­de abor­dar la ren­di­ción de cuen­tas y re­cla­ma tan­to san­cio­nes como res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les in­di­vi­dua­les. Los in­ves­ti­ga­do­res aler­tan que hay pre­sos en cár­ce­les del ré­gi­men a las que no tie­ne ac­ce­so la ONU. La opo­si­ción con­di­cio­nó su per­ma­nen­cia en Ginebra a la li­be­ra­ción de los de­te­ni­dos, aunque es la ba­ta­lla de Ale­po la que pue­de de­can­tar la gue­rra.

AMEER AL-HALBI AFP

Un hom­bre, al­can­za­do en un bom­bar­deo so­bre Ale­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.