Un ni­ño de Ar­tei­xo re­ci­be una pró­te­sis de bra­zo he­cha con una im­pre­so­ra 3D

Es el pri­mer im­plan­te de es­te ti­po que se ha­ce en Es­pa­ña den­tro de un pro­yec­to solidario

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - R. R. GAR­CÍA

Pri­me­ro se le es­cu­rrió de en­tre los de­dos, pe­ro al ter­cer in­ten­to lo con­si­guió. Unai Blan­co aga­rró con fir­me­za una bo­te­lla de agua y la le­van­tó en el ai­re mien­tras le di­ri­gía una am­plia son­ri­sa, sin per­der la concentración. Fue el pri­mer ob­je­to que atra­pó con su nue­va mano, una pró­te­sis bió­ni­ca fa­bri­ca­da con una im­pre­so­ra en 3D por un equi­po de cua­tro alum­nos del ins­ti­tu­to de for­ma­ción pro­fe­sio­nal Don Bos­co, de Ren­te­ría (Gui­púz­coa), ayu­da­dos por su pro­fe­sor de Elec­tró­ni­ca. El ni­ño de Ar­tei­xo, de nue­ve años, se ha con­ver­ti­do en el pri­mer es­pa­ñol en re­ci­bir un bra­zo or­to­pé­di­co den­tro del pro­gra­ma pro­mo­vi­do por la red de fi­lan­tro­pía in­ter­na­cio­nal Ena­bling the Fu­tu­re, con ba­se en Es­ta­dos Uni­dos, que pre­ten­de fa­ci­li­tar el ac­ce­so a es­tos dis­po­si­ti­vos de ba­jo cos­te a to­das las per­so­nas que los ne­ce­si­ten.

Una pró­te­sis nor­mal de plás­ti­co cues­ta unos diez eu­ros, pe­ro Unai Blan­co Mar­tí­nez, que acu­dió a re­ci­bir­la jun­to a sus pa­dres y sus dos her­ma­nas pe­que­ñas al cen­tro gui­puz­coano, la re­ci­bi­rá como un re­ga­lo ade­lan­ta­do de cum­plea­ños, ya que el pró­xi­mo día 20 ten­drá 10 años. «¿Qué te gus­ta­ría atra­par?», le pre­gun­ta­ron an­tes de sen­tar­lo en una si­lla y co­lo­car­le la pró­te­sis. «Co­sas», res­pon­dió, pa­ra lue­go pre­ci­sar: «li­bros». Pri­me­ro pa­re­cía asus­ta­do, pe­ro des­pués de pro­bar el in­ge­nio co­gió con­fian­za y bro­meó con Car­los Li­zar­be, el pro­fe­sor que coor­di­nó a los cua­tro es­tu­dian­tes que fa­bri­ca­ron la mano del ni­ño con una im­pre­so­ra 3D. «Es muy chu­la y quie­ro en­se­ñár­se­la a mis ami­gos», con­fe­só. Él mis­mo ha­bía es­co­gi­do los co­lo­res, ver­de y na­ran­ja.

En su ca­so, la fa­bri­ca­ción fue un po­co más com­pli­ca­da de lo ha­bi­tual. Ha­bi­tual­men­te, los in­ge­nie­ros de Ena­bling the Fu­tu­re di­se­ñan las pró­te­sis y cuel­gan las pie­zas en In­ter­net, con las ins­truc­cio­nes co­rres­pon­dien­tes, pa­ra que cual­quie­ra pue­da cons­truir el ob­je­to. Pe­ro a Unai, que na­ció sin el bra­zo iz­quier­do, fue ne­ce­sa­rio adap­tar­le el mo­de­lo a su me­di­da, la de un ni­ño de 10 años, pa­ra que le en­ca­ja­ra per­fec­ta­men­te. Pe­ro no so­lo eso. La di­fi­cul­tad era ma­yor por­que, a di­fe­ren­cia de los otros tres implantes de ma­nos que ha­bían rea­li­za­do los es­tu­dian­tes vas­cos, a Unai hu­bo que cons­truir­le la ex­tre­mi­dad com­ple­ta. «So­lo te­nía par­te del an­te­bra­zo y hu­bo que ha­cer­le el bra­zo en­te­ro, has­ta el co­do. Era más di­fí­cil de lo que ha­bía­mos pen­sa­do, pe­ro asu­mi­mos el re­to y lo con­se­gui­mos».

Es­ca­neo en Pon­te­ve­dra

La ex­tre­mi­dad se la es­ca­neó y di­gi­ta­li­zó en 3D una em­pre­sa de Moa­ña (Pon­te­ve­dra). La in­for­ma­ción fue re­mi­ti­da al cen­tro vasco. Pe­ro pa­ra ajus­tar aún más el im­plan­te fue ne­ce­sa­ria la in­ter­ven­ción de un in­ge­nie­ro me­cá­ni­co, Li­zar Az­ku­ne, de la em­pre­sa Do­mo­tec, que co­la­bo­ró de­sin­te­re­sa­da­men­te en el pro­yec­to, al igual que el res­to del equi­po.

«Es un pro­yec­to solidario en el cual, me­dian­te im­pre­so­ras en 3D, se cons­tru­yen pró­te­sis de ba­jo cos­te pa­ra per­so­nas que lo ne­ce­si­tan», ex­pli­ca el pro­fe­sor Juan Car­los Li­zar­be.

Unai em­pe­zó pron­to a ma­ne­jar con des­tre­za su im­plan­te. Des­pués de la bo­te­lla de agua aga­rró un te­lé­fono mó­vil e in­clu­so cho­có los cin­co al maes­tro que di­ri­gió el pro­yec­to. Pe­ro aún ten­drá que prac­ti­car más pa­ra acos­tum­brar­se a su nue­va ex­tre­mi­dad, que le re­sul­ta mu­cho más có­mo­da y li­ge­ra que la pró­te­sis or­to­pé­di­ca que uti­li­za­ba has­ta el mo­men­to. De he­cho, ape­nas se la po­nía por­que le re­sul­ta­ba in­có­mo­da. «No la usa­ba ca­si nun­ca», cons­ta­ta su ma­dre, Mó­ni­ca Mar­tí­nez. «¡Mamá!, si no pe­sa na­da, que es muy li­ge­ra», le con­fe­só el pro­pio Unai.

Los pa­dres con­tac­ta­ron con el equi­po del ins­ti­tu­to Don Bos­co, vo­lun­ta­rios des­de ha­ce un año de la red Ena­bling the Fu­tu­re, en la fe­ria de in­ven­tos de Bil­bao Ma­ker Fai­re. Ha­bían oí­do que un gru­po de es­tos alum­nos di­se­ñó dos pró­te­sis de mano pa­ra dos per­so­nas de Ja­lis­co (Mé­xi­co) y fue­ron a bus­car­los, apro­ve­chan­do que te­nían fa­mi­lia en la ca­pi­tal vas­ca. El con­tac­to se fra­guó en no­viem­bre. Tres me­ses des­pués, Unai ya tie­ne un nue­vo apo­yo con el que po­der ma­ne­jar me­jor su bi­ci­cle­ta, en la que ha­ce ya mu­cho que no mon­ta. «So­lo con ver la son­ri­sa del cha­val, ya es­tá to­do pa­ga­do», di­ce Car­los Li­zar­be. La ma­yor dis­tri­bui­do­ra de te­le­fo­nía mó­vil del Reino Uni­do ha ser­vi­do de ban­co de prue­bas de un sis­te­ma de re­co­no­ci­mien­to fa­cial desa­rro­lla­do por el Cen­tro Tec­no­ló­xi­co de Te­le­co­mu­ni­ca­cións de Ga­li­cia (Gra­diant), con se­de en Vi­go.

El sis­te­ma de­tec­ta y ana­li­za au­to­má­ti­ca­men­te las ca­ras pre­sen­tes en la se­ñal de ví­deo cap­tu­ra­da por la ima­gen en tiem­po real. De es­ta for­ma se ob­tie­ne au­to­má­ti­ca­men­te el per­fil de­mo­grá­fi­co (edad y se­xo) del pú­bli­co que en­tra en una tien­da, ade­más de su tiem­po de pre­sen­cia en el es­ta­ble­ci­mien­to y su aten­ción ac­ti­va an­te de­ter­mi­na­dos artículos. A par­tir de es­ta in­for­ma­ción se pue­de adaptar los con­te­ni­dos que se mues­tran en di­fe­ren­tes so­por­tes.

«Es la de­mos­tra­ción más evi­den­te de la com­pe­ti­ti­vi­dad de la tec­no­lo­gía de Gra­diant fren­te a so­lu­cio­nes pro­ce­den­tes de gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos a ni­vel mun­dial, so­lu­cio­nes que sue­len ser mu­cho más ca­ras y con ren­di­mien­tos in­fe­rio­res o igua­les a la nues­tra», ex­pli­ca Da­niel Ra­mos, res­pon­sa­ble co­mer­cial in­ter­na­cio­nal de Gra­diant, que pro­bó la téc­ni­ca en co­la­bo­ra­ción con su so­cio Bi3.

JUAN HE­RRE­RO EFE

Unai Blan­co, en el mo­men­to de co­ger una bo­te­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.