Unai: «Es­toy muy con­ten­to, ya co­gí una flor»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

«¡Ho­la!, es­toy co­gien­do el mó­vil con la mano... Es bro­maaaa». Al prin­ci­pio de la con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca, Unai ape­nas con­tes­ta con mo­no­sí­la­bos: «Bien», «sí, muy con­ten­to». Pe­ro lue­go em­pie­za a sol­tar­se e in­clu­so se per­mi­te al­gu­na que otra bro­ma. Ayer, jun­to con el res­to de la fa­mi­lia, hi­zo no­che en San­tan­der des­pués de re­ci­bir el im­plan­te en el País Vasco y hoy re­gre­sa­rá a su ca­sa en Ar­tei­xo. Es un ni­ño ale­gre y ju­gue­tón que, pe­se a su cor­ta edad, sa­be que ten­drá que prac­ti­car aún mu­cho pa­ra ma­ne­jar su im­plan­te ar­ti­fi­cial. Y no pa­re­ce dis­pues­to a per­der el tiem- po. Ayer se la pu­so y sa­có va­rias ve­ces e in­ten­tó aga­rrar to­do ti­po de ob­je­tos. «Unai, co­ge es­to», le de­cían sus her­ma­nas pa­ra pro­bar­lo. Y no per­día la pa­cien­cia.

«An­tes, con la mano, co­gí una flor. Y cuan­do fui­mos al sú­per a com­prar aga­rré la mor­ta­de­la, pe­ro pe­sa­ba mu­cho. Y tam­bién co­gí chi­cles», ex­pli­ca a trom­pi­co­nes.

Es so­lo el prin­ci­pio de la nue­va vi­da que le es­pe­ra. Una vi­da me­jor, por­que su an­ti­gua pró­te­sis, muy pe­sa­da, so­lo se la ha­bía pues­to en dos oca­sio­nes. La fa­bri­ca­da con la im­pre­so­ra en 3D no cuen­ta con nin­gún sen­sor ni dis­po­si­ti­vo elec­tró­ni­co que le per- mi­ta mo­ver los de­dos me­dian­te im­pul­sos eléc­tri­cos, pe­ro sí le per­mi­te rea­li­zar un gran nú­me­ro de mo­vi­mien­tos que le abren un nue­vo cam­po de po­si­bi­li­da­des. «Tie­ne como una es­pe­cie de go­mas que van en el co­do y ca­da vez que lo mue­ve se ten­sa y la mano se cie­rra. Es como si imi­ta­ran los ten­do­nes», apun­ta su ma­dre, Mó­ni­ca Mar­tí­nez.

Y, so­bre to­do, la pró­te­sis, ade­más de su li­ge­re­za, pre­sen­ta la gran ven­ta­ja de que se po­ne y se sa­ca sin ma­yo­res pro­ble­mas. «No tie­ne nin­gu­na di­fi­cul­tad y se ma­ne­ja el so­lo», se­ña­la Mó­ni­ca, que se en­te­ró de la ini­cia- ti­va Ena­bling the Fu­tu­re a tra­vés de una no­ti­cia. Fue en­ton­ces cuan­do in­da­ga­ron si en Es­pa­ña tam­bién ha­bía vo­lun­ta­rios que co­la­bo­ra­ban con el pro­yec­to. Y así fue có­mo, con un in­ter­me­dia­rio de por me­dio, lo­ca­li­za­ron a Car­los Li­zar­be y a su equi­po de es­tu­dian­tes en la fe­ria Ma­ker Fai­re. «Es una pe­na que es­te ti­po de ini­cia­ti­vas no se co­noz­ca más, por­que be­ne­fi­cia­rían a mu­cha gen­te», se la­men­ta la ma­dre.

El que tam­bién se va a be­ne­fi­ciar aho­ra es otro ni­ño de Za­ra­go­za, de tres años, al que el mis­mo equi­po le aca­ba de fa­bri­car otra pró­te­sis pa­ra su mano. Dos em­pre­sas ni­po­nas han desa­rro­lla­do una ca­mi­se­ta in­te­rior in­te­li­gen­te ca­paz de co­mu­ni­car­se con un smartp­ho­ne y brin­dar da­tos so­bre la per­so­na que la vis­te pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to y la con­di­ción fí­si­ca. La pren­da tie­ne ad­he­ri­do un sen­sor ul­tra­fino y fle­xi­ble que mi­de la pos­tu­ra, el rit­mo car­día­co o el nú­me­ro de ca­lo­rías in­ge­ri­das y que­ma­das, in­di­có un por­ta­voz de la em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca NEC, una de las dos com­pa­ñías que han fa­bri­ca­do la pren­da jun­to a la tex­til Gun­ze.

El apa­ra­to ob­tie­ne los da­tos de la fi­bra con­duc­ti­va de la ca­mi­se­ta y los en­vía de for­ma inalám­bri­ca a un te­lé­fono in­te­li­gen­te, don­de el usua­rio pue­de com­pro­bar y ana­li­zar la in­for­ma­ción con una apli­ca­ción es­pe­cí­fi­ca. El sen­sor se re­ti­ra al la­var la pren­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.