Los mé­di­cos es­pa­ño­les pi­den que se de­cla­re no gra­to al la­bo­ra­to­rio de la ta­li­do­mi­da

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

«una his­to­ria de abe­rra­ción y, so­bre to­do, de aban­dono». Lo pri­me­ro se re­fie­re a que Grü­nent­hal, el la­bo­ra­to­rio res­pon­sa­ble del fár­ma­co, si­guió ven­dien­do el pro­duc­to en Es­pa­ña a pe­sar de co­no­cer sus efec­tos se­cun­da­rios; y lo se­gun­do, por­que no in­dem­ni­zó a los en­fer­mos his­pa­nos, cuan­do sí lo hi­zo con los ale­ma­nes. Por to­do ello, Sen­dín pi­de que Grü­nent­hal sea de­cla­ra­do un la­bo­ra­to­rio «non gra­to» en el país.

Pe­ro los re­pro­ches de Sen­dín ayer —pa­ra lo que or­ga­ni­za­ron la jornada de la Reali­dad de los afec­ta­dos de ta­li­do­mi­da en Es­pa­ña— si­guie­ron ha­cia el Go­bierno (es­te y an­te­rio­res) es­pa­ñol: «Ne­ce­si­ta­mos un Es­ta­do que nos pro­te­ja y de­fien­da. No se pue­de to­le­rar que ha­ya pa­sa­do el tiem­po y no se com­pen­sen los da­ños que cau­só el fár­ma­co». Y ci­tó el re­gis­tro na­cio­nal de afec­ta­dos del 2010, que «lle­gó tar­de» y con unos cri­te­rios muy ri­gu­ro­sos.

Afec­ta­dos y mé­di­cos acu­die­ron al Con­gre­so pa­ra ha­blar con los po­lí­ti­cos, que se so­li­da­ri­za­ron con su si­tua­ción, y mien­tras el PP pe­día al la­bo­ra­to­rio que dé al­gún pa­so, el PSOE abo­ga­ba por eli­mi­nar­les el co­pa­go a es­tos pa­cien­tes o re­co­no­cer­les una ma­yor dis­ca­pa­ci­dad. Hay que re­cor­dar que la vía ju­di­cial se ter­mi­nó en Es­pa­ña des­pués de que en sep­tiem­bre el Tri­bu­nal Su­pre­mo ra­ti­fi­ca­se la sen­ten­cia de la Au­dien­cia de que el ca­so es­ta­ba pres­cri­to.

Eso no con­ven­ce a las víc­ti­mas, y su vi­ce­pre­si­den­te, Ra­fael Bas­te­rre­che, abo­ga por el co­bro de un por­cen­ta­je a Grü­nent­hal (el 1 %) de su fac­tu­ra­ción en Es­pa­ña que se­gún Avi­te es de 18.500 mi­llo­nes de eu­ros.

«Im­pre­ci­sio­nes»

La mo­vi­li­za­ción de ayer pro­vo­có una res­pues­ta de la far­ma­céu­ti­ca ale­ma­na. Grü­nent­hal de­nun­ció que la jornada «mues­tra de for­ma cla­ra que el de­ba­te se ba­sa en im­pre­ci­sio­nes que se asu­men como he­chos». A su vez, re­cor­dó que hay re­cur­sos eco­nó­mi­cos dis­po­ni­bles pa­ra los afec­ta­dos por par­te de Grü­nent­hal a tra­vés de la Fun­da­ción Con­ter­gan. Es­ta en­ti­dad, di­ce el la­bo­ra­to­rio, apo­ya a 2.700 afec­ta­dos de 38 paí­ses, aunque so­lo 10 son es­pa­ño­les. Ade­más de di­ne­ro, la fun­da­ción adap­ta vi­vien­das y vehícu­los pa­ra las víc­ti­mas.

La aso­cia­ción de víc­ti­mas Avi­te se reunió con mé­di­cos y par­la­men­ta­rios en el Con­gre­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.