Or­te­ga otor­ga más vi­si­bi­li­dad pú­bli­ca a Jo­sé Ar­nau al as­cen­der­lo a la vi­ce­pre­si­den­cia de Pon­te­ga­dea

La Voz de Galicia (Ourense) - - Economía - SO­FÍA VÁZQUEZ

La en­ver­ga­du­ra que es­tá ad­qui­rien­do el gru­po Pon­te­ga­dea —en­glo­ba a la pri­me­ra in­mo­bi­lia­ria de Es­pa­ña, con ac­ti­vos por va­lor de 6.000 mi­llo­nes de eu­ros, y el 60 % de las ac­cio­nes de In­di­tex—, ha­ce más lla­ma­ti­vos los cam­bios y las ope­ra­cio­nes que se eje­cu­tan des­de A Co­ru­ña, don­de la so­cie­dad pa­tri­mo­nial de Aman­cio Or­te­ga tie­ne su se­de.

El em­pre­sa­rio, una de las for­tu­nas más im­por­tan­tes del mundo, ha nom­bra­do a Jo­sé Ar­nau vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do de la com­pa­ñía, cu­ya vi­ce­pre­si­den­cia pri­me­ra ya ocu­pa­ba la esposa de Or­te­ga, Flo­ra Pé­rez Marcote. Ar­nau tam­bién se­rá vi­ce­pre­si­den­te en Pon­te­ga­dea In­mo­bi­lia­ria, una de las pa­tas del gru­po in­ver­sor, en la que Ro­ber­to Ci­bei­ra se­rá con­se­je­ro de­le­ga­do, car­go de nue­va crea­ción.

De es­ta ma­ne­ra se re­es­truc­tu­ra un gru­po en el que Or­te­ga tie­ne la pre­si­den­cia, en la prác­ti­ca de ca­rác­ter eje­cu­ti­vo.

Des­de Pon­te­ga­dea in­sis­ten en que los nue­vos nom­bra­mien­tos vie­nen mo­ti­va­dos por el fun­cio­na­mien­to nor­mal de la so­cie­dad. Sin em­bar­go, de es­ta ma­ne­ra Or­te­ga da un ma­yor gra­do de vi­si­bi­li­dad a Ar­nau, al que ya ha­bía de­sig­na­do como su re­pre­sen­tan­te en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción del Ban­co Pas­tor en su día, y de In­di­tex, don­de tam­bién es vi­ce­pre­si­den­te.

Na­ci­do en Foz (Lu­go) en 1956, a Ar­nau se le co­no­cen como afi­cio­nes el sen­de­ris­mo, la lec­tu­ra y la mú­si­ca clá­si­ca. En lo per­so­nal, des­ta­can sus va­lo­res éti­cos y mo­ra­les, ade­más de su dis­cre­ción. Tie­ne un al­to sen­ti­mien­to por Ga­li­cia, que com­par­te con Or­te­ga. Di­cen de él que se tra­ta de un hom­bre sen­ci­llo, afa­ble y cer­cano. Ja­más bus­ca la con­fron­ta­ción.

In­te­lec­tual­men­te po­ten­te, es ex­per­to en te­mas re­la­cio­na­dos con la fis­ca­li­dad. Ar­nau, li­cen­cia­do en De­re­cho por la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go, ga­nó la opo­si­ción como ins­pec­tor de Ha­cien­da, se res­pon­sa­bi­li­zó del de­par­ta­men­to de fis­ca­li­dad de la mul­ti­na­cio­nal tex­til y de ahí sal­tó a Pon­te­ga­dea.

Nue­vo con­se­je­ro

Ro­ber­to Ci­bei­ra Mo­rei­ras ocu­pa­rá en Pon­te­ga­dea In­ver­sio­nes un pues­to en el con­se­jo y se­rá ade­más el con­se­je­ro de­le­ga­do de Pon­te­ga­dea In­mo­bi­lia­ria.

El eje­cu­ti­vo es na­tu­ral de Ou­ren­se. Cur­só sus es­tu­dios en el ins­ti­tu­to de O Car­ba­lli­ño, adon­de vol­vió pa­ra par­ti­ci­par en un ac­to di­ri­gi­do a los cha­va­les. Te­ner muy cla­ro lo que uno quie­re ser, pla­ni­fi­ca­ción y un buen ni­vel de idio­mas son las claves pa­ra desa­rro­llar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal acor­de con lo que se desea y al­can­zar los ob­je­ti­vos, les di­jo.

Es li­cen­cia­do en Eco­nó­mi­cas por la USC. Uno de sus pri­me­ros tra­ba­jos fue en Hor­mi­go­nes Aren­tei­ro, des­de don­de sal­tó al mundo de la au­di­to­ría.

Al igual que Or­te­ga y Ar­nau, «Ci­bei­ra tam­bién es un hom­bre de per­fil ba­jo, a pe­sar que por sus ma­nos pa­sa el pe­so de in­ver­sio­nes de mi­les de mi­llo­nes de eu­ros ca­da año», di­cen quie­nes le co­no­cen. Pon­te­ga­dea In­mo­bi­lia­ria tie­ne in­ver­sio­nes en Eu­ro­pa, EE. UU. y es­tá a pun­to de des­em­bar­car en Asia, con­cre­ta­men­te en Seúl, don­de com­pra­rá un edi­fi­cio por más de 300 mi­llo­nes.

Tra­ba­ja des­de ha­ce años en Pon­te­ga­dea y es ex­per­to in­mo­bi­lia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.