La ca­be­za del cen­tral san­tia­gués per­mi­te ver luz al fi­nal del tú­nel

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes -

El Com­pos, con la lle­ga­da de Fre­di Ál­va­rez al ban­qui­llo, pa­re­ce un equi­po to­tal­men­te di­fe­ren­te al que ha­ce un mes es­ta­ba ca­van­do la tum­ba del des­cen­so. A ba­se de buen fút­bol, de mu­cha con­fian­za y de un cam­bio ra­di­cal en su ac­ti­tud, el Com­pos ya em­pie­za a so­ñar con el mi­la­gro, pues aho­ra ya no es el fa­ro­li­llo rojo y es­tá a so­lo cua­tro pun­tos de la per­ma­nen­cia. El equi­po cre­ció en es­te úl­ti­mo mes y sus fut­bo­lis­tas co­mien­zan a dar su ver­da­de­ro ni­vel so­bre el rec­tán­gu­lo de jue­go. El sá­ba­do an­te el Pon­te­ve­dra, el on­ce blan­quia­zul reali­zó un gran par­ti­do li­de­ra­do por el de­fen­sa cen­tral Ca­tú. El can­te­rano mar­có dos go­les de ca­be­za y ofre­ció su me­jor ver­sión so­bre el en­char­ca­do cés­ped de San Lá­za­ro. En un equi­po en el que ca­si na­die mar­ca, Ca­tú se con­vir­tió en el gran salvador. «Es­pe­ro ser es­cri­tor al­gún día. Eso es lo que quie­ro ser», pro­cla­ma el pi­chi­chi de Ter­ce­ra Di­vi­sión —lle­va 14 tan­tos— un día des­pués de mar­car an­te el As Pon­tes su se­gun­do hat trick de la tem­po­ra­da. Por­que aunque Hu­go San­mar­tín dis­fru­ta como un ni­ño mar­can­do con la ca­mi­se­ta del Cho­co, su au­tén­ti­ca pa­sión es jun­tar le­tras, plas­mar pen­sa­mien­tos, crear per­so­na­jes, na­rrar vi­ven­cias y, hoy por hoy, re­unir his­to­rias de amor. Y en esas an­da el de­lan­te­ro jun­to a Pa­blo Pi­ñei­ro, su com­pa­ñe­ro de ves­tua­rio la tem­po­ra­da pa­sa­da en el equi­po de Re­don­de­la.

«Un día me lla­mó Pa­blo y me con­tó que ha­bía vis­to un car­tel que po­nía ‘Es­cu­cho his­to­rias de amor gra­tis’. Él sa­bía que yo es­cri­bo, así que me di­jo si nos po­nía­mos en mar­cha y es­cri­bía­mos un li­bro re­co­gien­do esas his­to­rias de amor. Y en esas estamos». La res­pues­ta de la gen­te y la re­per­cu­sión de la ini­cia­ti­va les ha sor­pren­di­do a lo gran­de. «El pro­yec­to es­tá te­nien­do mu­cha re­per­cu­sión. No te pue­des ni ima­gi­nar la can­ti­dad de his­to­rias de amor que nos cuen­ta la gen­te. Lle­va­mos en­tre­vis­tas pri­va­das, nos man­dan his­to­rias al blog, te­ne­mos ci­tas por Sky­pe pa­ra es­cu­char sus ca­sos...». Un ma­re­mag­num de re­cuer­dos lle­ga­dos de di­fe­ren­tes pun­tos del pla­ne­ta, mu­chos por ini­cia­ti­va pro­pia, que Hu­go y Pa­blo es­tán re­co­pi­lan­do ba­jo el se­llo de De tu co­ra­zón a mi li­bro, una pá­gi­na web que aca­ba­rá con­vir­tién­do­se en li­bro, una vez Hu­go ha­ga ma­gia con las le­tras. «Es­pe­ro que es­ta ex­pe­rien­cia tam­bién me sir­va pa­ra mi no­ve­la, por­que es­cri­bir es al­go que real­men­te me mo­ti­va y me fas­ci­na».

Un no­ve­lis­ta en cier­nes

El li­bro «amo­ro­so» en el que el pi­chi­chi de Ter­ce­ra tra­ba­ja jun­to a Pa­blo Pi­ñei­ro le ha obli­ga­do a apar­car por el mo­men­to su otro gran pro­yec­to editorial, la no­ve­la en la que lle­va tra­ba­jan­do va­rios me­ses. «No re­cuer­do ni cuán­do ni có­mo co­men­cé a es­cri­bir, pe­ro lle­vo mu­chos años ha­cién­do­lo, es al­go que me fas­ci­na», des­cri­be. «Sim­ple­men­te, te­nía cier­ta fa­ci­li­dad pa­ra es­cri­bir y un buen día me pu­se a re­dac­tar re­la­tos en una red so­cial».

Sin em­bar­go, las his­to­rias cor­tas no aca­ba­ban de sa­tis­fa­cer el gus­to del fut­bo­lis­ta por las le­tras, así que ha­ce un par de me­ses co- men­zó a dar vuel­tas en su men­te a una no­ve­la. «Ya es­tá bas­tan­te avan­za­da, es de fic­ción y se am­bien­ta en va­rios lu­ga­res de Eu­ro­pa, des­de Pa­rís o Ro­ma a San­tia­go, si­tios a los que acu­dí y en los que me ins­pi­ré». Es­ce­na­rios ale­ja­dos de los cam­pos de fút­bol en los que Hu­go se desen­vuel­ve prác­ti­ca­men­te como pez en el agua, y que no tie­nen hue­co en su no­ve­la. Por­que el fút­bol va por un la­do y su de­vo­ción como es­cri­tor por el otro.

En­tre gol y gol, Hu­go ha ido sa­can­do tiem­po pa­ra po­ner ne­gro so­bre blan­co la his­to­ria que ger­mi­na­ba en su ca­be­za, y cuan­do se le pre­gun­ta qué le ha­ce más fe­liz, si mar­car go­les o es­cri­bir, ase­gu­ra que «las dos co­sas. Mar­car es una fe­li­ci­dad in­creí­ble, una ex­plo­sión de ale­gría en ese mo­men­to. Tra­ba­jar en la no­ve­la es al­go más pro­gre­si­vo, son sen­sa­cio­nes di­fe­ren­tes», ra­zo­na.

Li­bros y ba­lo­nes

La tem­po­ra­da pa­sa­da Hu­go aca­bó ce­le­bran­do 15 go­les, y es­te cur­so ya lle­va 14 en 24 jor­na­das. «Es fru­to de la di­ná­mi­ca del equi­po, ge­ne­ra­mos mu­chas oca­sio­nes y aho­ra estamos te­nien­do la suer­te de es­tar acer­ta­dos», cuen­ta el no­ve­lis­ta. En su ca­sa com­par­ten es­pa­cio li­bros, como Lle­na­ré tus días de vi­da o El nom­bre del vien­to —al­gu­nos de sus tex­tos fa­vo­ri­tos— con los ba­lo­nes que le re­cuer­dan sus dos hat trick de es­ta tem­po­ra­da. «El ba­lón del par­ti­do del Boi­ro me lo fir­ma­ron todos los com­pa­ñe­ros de equi­po, el del hat trick an­te el As Pon­tes del pa­sa­do do­min­go, el cuer­po téc­ni­co y la di­rec­ti­va».

Y es que en la vi­da del de­lan­te­ro, que as­pi­ra a se­guir plas­man­do en le­tras sus pen­sa­mien­tos y a mar­car más go­les pa­ra el Cho­co, las le­tras y la pe­lo­ta se com­pa­gi­nan a la per­fec­ción a pe­sar de que, por el mo­men­to, el fút­bol no tie­ne ca­bi­da en sus pá­gi­nas.

M. CAM­PO

Hu­go, con el ba­lón del «hat trick» del do­min­go y su or­de­na­dor.

Ca­tú

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.