«No hay pre­sión, hay que es­for­zar­se»

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo - RI­TA ÁL­VA­REZ TU­DE­LA

La su­ya es una his­to­ria que po­dría ha­ber­se ins­pi­ra­do en la que re­la­ta la pe­lí­cu­la de Step­hen Daldry Billy Elliot. Am­bos te­nían un sue­ño: ser alum­nos del Ro­yal Ba­llet de Lon­dres. Los dos lo lo­gra­ron con es­fuer­zo, con tra­ba­jo. La di­fe­ren­cia es que So­fía Li­ña­res Vázquez no na­ció en un pue­blo mi­ne­ro del nor­te de In­gla­te­rra, sino en A Co­ru­ña. Aho­ra es­ta jo­ven de tan so­lo ca­tor­ce años se ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra ga­lle­ga en en­trar en una de las es­cue­las de ba­llet clá­si­co con más re­nom­bre del mundo. Y la Xun­ta aca­ba de otor­gar­le el Pre­mio Ex­tra­or­di­na­rio de Dan­za. «Es­toy muy con­ten­ta. No me es­pe­ra­ba ga­nar nin­gún pre­mio, es­toy muy fe­liz por ha­ber­lo lo­gra­do», di­ce.

Tras aca­bar su pri­mer tri­mes­tre en el cen­tro re­co­no­ce que lle­gar has­ta aquí no fue fá­cil. A los sie­te años en­tró en el Con­ser­va­to­rio Pro­fe­sio­nal de la Dipu­tación de A Co­ru­ña, don­de con­ti­nuó has­ta los ca­tor­ce. Ahí for­jó la ba­se.

No le bas­tó con su­pe­rar las du­ras prue­bas pa­ra ha­cer­se con una de las co­di­cia­das pla­zas en el cen­tro. Tu­vo que con­se­guir 47.000 eu­ros pa­ra pa­gar las cla- ses. Fa­mi­lia­res y ami­gos le ayu­da­ron a cum­plir su sue­ño. «Es­toy apren­dien­do un mon­tón», in­di­ca. Aho­ra aún tie­ne que su­pe­rar ocho años más de tra­ba­jo muy du­ro en esas au­las bri­tá­ni­cas.

Por la ma­ña­na tie­ne cua­tro ho­ras de es­tu­dio, como los que ofre­ce cual­quier es­cue­la de se­cun­da­ria, y por la tar­de, otras tan­tas de dan­za. To­do den­tro del edi­fi­cio geor­giano Whi­te Lod­ge, en el par­que lon­di­nen­se de Rich­mond. Ahí es don­de van a cla­se los alum­nos más jó­ve­nes. La ma­yor par­te tam­bién se alo­jan y, en­tre cla­se y cla­se, hay los que apro­ve­chan pa­ra un par­ti­do de te­nis en los jar­di­nes fa­vo­ri­tos de la rei­na Vic­to­ria. «La ex­pe­rien­cia es alu­ci­nan­te. To­do a mi al­re­de­dor es muy pro­fe­sio­nal», di­ce.

Y se ha adap­ta­do bien al cam­bio: «Aquí el tiem­po es más frio que en Ga­li­cia, pe­ro llue­ve más o me­nos lo mis­mo», di­ce, rién­do­se, mien­tras no de­ja de re­pe­tir que le en­can­tan las cla­ses. «Me pa­re­ce que es­toy muy con­ten­ta», aña­de.

En unas au­las por las que han es­ta­do gran­des bai­la­ri­nes o co­reó­gra­fos como Mar­got Fon­teyn, el ya re­ti­ra­do Ant­hony Do­well y la con­si­de­ra­da como la bai­la­ri­na bri­tá­ni­ca de ba­llet más po­pu­lar de las úl­ti­mas dé­ca­das, Dar­cey Bus­sell, tie­ne la opor­tu­ni­dad de man­te­ner con­tac­to con es­tu­dian­tes de Es­ta­dos Uni­dos, Aus­tra­lia, Ca­na­dá y Ja­pón. To­do es muy in­ter­na­cio­nal.

¿Qué es lo que cuen­ta pa­ra in­gre­sar en la es­cue­la de tan al­to ni­vel? El ta­len­to y el po­ten­cial que ven los pro­fe­so­res al ha­cer las prue­bas. «La ver­dad es que no ten­go pre­sión, pe­ro tie­nes que es­for­zar­te mu­cho», cuen­ta la co­ru­ñe­sa. Pe­ro, como aña­de, «cuan­do es­to te gus­ta, da igual», por­que en ba­llet lo pa­sa muy bien: «Es con lo que más disfruto». No ha­ce fal­ta que lo ju­re. El es­fuer­zo y el ta­len­to po­drían con­ver­tir­la en la pró­xi­ma Svetla­na Zak­há­ro­va o Ta­ma­ra Rojo, dos de sus más ad­mi­ra­das y res­pe­ta­das bai­la­ri­nas.

Fa­mi­lia, ami­gos, bue­na co­mi­da, an­dar al la­do de la pla­ya... son al­gu­nas de las co­sas que echa de me­nos. So­bre to­do mo­men­tos como «cuan­do vas ca­mi­nan­do por la ciu­dad y tie­nes al la­do la pla­ya y las vis­tas de A Co­ru­ña».

Cua­tro ho­ras de cla­se de bai­le al día. Las ma­ña­nas las de­di­ca al es­tu­dio or­di­na­rio. Las tar­des, al ba­llet, como mues­tra la fo­to in­fe­rior. En la ima­gen su­pe­rior pue­de ver­se a los alum­nos so­bre el es­ce­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.