La le­sión de Ber­to so­bre­sal­tó al Bar­ba­dás y Soa­res vol­vió a usar su ca­ña en el Ve­rín

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense Deportes -

Ca­bía es­pe­rar que el re­fuer­zo de Da­vid Ál­va­rez (Pon­fe­rra­da, 1987) en las fi­las del Cen­tro de Deportes Bar­co fue­ra un nue­vo im­pul­so pa­ra la for­ma­ción di­ri­gi­da por Ja­vi Rey. No en vano, el ber­ciano in­cluía en su tar­je­ta de vi­si­ta mi­nu­tos en Se­gun­da B con la Pon­fe­rra­di­na y la Cul­tu­ral Leo­ne­sa, ade­más for­mar par­te de la Aran­di­na del as­cen­so o, es­te mis­mo cur­so, en un Pa­len­cia don­de era ha­bi­tual en su on­ce de par­ti­da. Y, en efec­to, la irrup­ción del cen­tro­cam­pis­ta ha si­do tan es­pec­ta­cu­lar como de­ci­si­va en sus dos pri­me­ras ac­tua­cio­nes.

«Aunque jue­go más atrás, siem­pre he te­ni­do una cier­ta ha­bi­li­dad pa­ra ha­cer go­les y si si­gue la ra­cha en mi nue­vo equi­po, me­jor, so­bre to­do si sir­ven pa­ra ga­nar par­ti­dos», re­mar­ca­ba el fut­bo­lis­ta que ha vuel­to a Pa­la­cios de Sil, en las la­de­ras leo­ne­sas de los An­ca­res. Y es que en Vi­la­gar­cía sal­tó al cam­po en el mi­nu­to 58 y so­lo tar­dó otros dos en inau­gu­rar su cuen­ta con la ca­mi­so­la val­deo­rre­sa. Fue un em­pa­te al que Ro­dri Alon­so aña­dió po­co des­pués la dia­na del triun­fo.

La his­to­ria se re­pi­tió el pa­sa­do do­min­go. Con el Ri­ba­deo aguan­tan­do las em­bes­ti­das de los bar­quen­ses, des­de el ban­qui­llo re- qui­rie­ron a Da­vid pa­ra abrir el atas­ca­do ce­rro­jo. Co­rría el mi­nu­to 61 y des­pués de sie­te más lle­gó un ba­lón a la fron­tal del área que le­van­tó con un con­trol de di­bu­jos ani­ma­dos, pa­ra sol­tar un zu­rria­ga­zo que se ele­vó so­bre el es­pi­ga­do guar­da­me­ta vi­si­tan­te y ca­yó des­pués ha­cia el in­te­rior de la por­te­ría, pe­ga­do al tra­ve­sa­ño: «Tu­ve suer­te, por­que lo en­gan­ché bien y en­tró por la es­cua­dra, en ese mo­men­to era muy va­lio­so pa­ra no­so­tros y fue una gran ale­gría».

Fruc­ti­fi­có otra vez la com­bi­na­ción con su pai­sano Ro­dri Alon­so, que vol­vió a ru­bri­car el se­gun­do, pe­ro los dos des­ta­can so­bre to­do lo que sig­ni­fi­ca­ron los seis pun­tos co­se­cha­dos por un Bar­co que ya su­ma nue­ve par­ti­dos sin do­blar la ro­di­lla. El pro­pio Ál­va­rez Ro­za­dos con­fía en dis­fru­tar de lo que res­ta del cur­so com­pe­ti­ti­vo: «Sé que el ob­je­ti­vo del equi­po es sal­var­se, pe­ro si estamos ahí cer­ca de los pues­tos de pro­mo­ción te­ne­mos que lu­char por que­dar lo más arri­ba po­si­ble».

Da­vid no ha­bía coin­ci­di­do con el ci­ta­do Ro­dri en el mis­mo plan­tel, pe­ro sí ha­bía ju­ga­do an­tes con Mi­to­go, Bor­ja y Ja­vi Re­ca­mán. Eso ha ser­vi­do pa­ra que su adap­ta­ción re­sul­ta­ra más sen­ci­lla en los dos tra­mos de me­dia ho­ra lar­ga en los que ha par­ti­ci­pa­do has­ta la fe­cha, pe­ro se mues­tra tam- bién mo­ti­va­do por el es­ti­lo de su nue­vo equi­po y la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en una li­ga como la del gru­po ga­lle­go, la cual con­si­de­ra muy dis­tin­ta al tor­neo cas­te­llano-leo­nés: «Es más igua­la­da y más com­pe­ti­ti­va, por arri­ba y por aba­jo. Me ha pa­re­ci­do que cual­quie­ra pue­de ga­nar­le a cual­quier ri­val, lo que la ha­ce más en­tre­te­ni­da de ver».

Y los pri­me­ros en di­ver­tir­se son los afi­cio­na­dos de Ca­la­ba­guei­ros, que han vis­to a su nue­vo ju­ga­dor en­trar con buen pie en la tem­po­ra­da en la que to­ca­ba vol­ver a for­mar par­te de las ca­te­go­rías na­cio­na­les. El nue­vo fi­cha­je se unió a la fies­ta a tiem­po y en­tró por la puer­ta gran­de. Si el Bar­co es en la ac­tua­li­dad la ca­ra del con­tin­gen­te ou­ren­sano en la Ter­ce­ra Di­vi­sión, el Bar­ba­dás es­tá pa­san­do por su mo­men­to más de­li­ca­do del cur­so.

Y es que des­pués de co­dear­se con lo me­jor­ci­to de la ca­te­go­ría, en sus pues­tos más pri­vi­le­gia­dos, el plan­tel de Pe­lu­so ha caí­do en una di­ná­mi­ca en la que pa­re­ce no sa­lir na­da bien. De los pro­ble­mas de­nun­cia­dos por dis­tin­tos ar­bi­tra­jes, a la fal­ta de gol en las úl­ti­mas jor­na­das, se pa­só aho­ra a so­bre­sal­tos como el de la au­sen­cia re­pen­ti­na del me­ta Ber­to, pre­pa­ra­do pa­ra ini­ciar el par­ti­do con­tra el Boi­ro cuan­do su­frió una le­sión du­ran­te el ca­len­ta­mien­to. Le to­có de­bu­tar al jo­ven Miguel, con­tra uno de los ga­lli­tos del gru­po y en Os Ca­rrís, don­de los azu­lo­nes per­die­ron fa­lla­ron en sus seis úl­ti­mas ten­ta­ti­vas de triun­fo.

En el Ve­rín, por su par­te, los em­pa­tes sa­ben a po­co, por­que su col­chón so­bre las pla­zas de des­cen­so si­gue men­guan­do. En el cam­po del Sil­va, un cues­tio­na­ble pe­nal­ti di­fi­cul­tó la con­tien­da pa­ra los de Iván Gon­zá­lez, pe­ro el pun­to su­po a glo­ria a la pos­tre, má­xi­me te­nien­do en cuen­ta que vol­vía a mo­jar un Da­vid Soa­res au­sen­te du­ran­te gran par­te de la tem­po­ra­da. El arie­te vol­vió a mor­der en la bo­ca de gol, don­de siem­pre ha si­do un es­pe­cia­lis­ta y po­dría con­ver­tir­se en un «re­fuer­zo de lu­jo» pa­ra una se­gun­da vuel­ta en la que se com­pli­ca­rá mu­cho la pug­na por la per­ma­nen­cia en la ca­te­go­ría.

SO­NIA RODRÍGUEZ

El ba­lón que Da­vid co­ló por en­ci­ma del me­ta del Ri­ba­deo en­tró cer­cano a la es­cua­dra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.