Pe­po­te Ballester, ex al­to car­go ba­lear y pri­me­ro en de­cla­rar en el jui­cio, ase­gu­ra que se sal­ta­ron las nor­mas pa­ra ha­cer las ad­ju­di­ca­cio­nes a Nóos si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de Jau­me Ma­tas

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - MEL­CHOR SAIZ-PAR­DO

Sin con­ve­nios, sin con­cur­sos pú­bli­cos, sin atis­bo de le­ga­li­dad. Or­deno y man­do de Jau­me Ma­tas. Si la or­den del ex­pre­si­den­te ba­lear era fa­vo­re­cer a Iña­ki Ur­dan­ga­rin na­die en la Ad­mi­nis­tra­ción ba­lear po­nía el más mí­ni­mo pe­ro. Ni la más mí­ni­ma ob­je­ción. Ni el más mí­ni­mo re­pa­ro aunque se­guir las ins­truc­cio­nes de Jau­me Ma­tas pa­ra mi­mar a Iña­ki Ur­dan­ga­rin su­pu­sie­ran el des­em­bol­so de más de 2,6 mi­llo­nes de eu­ros de di­ne­ro pú­bli­co sin nin­gu­na fis­ca­li­za­ción del gas­to. Jo­sé Luis Pe­po­te Ballester, ex­di­rec­tor de Deportes ba­lear y ami­go de re­ga­tas de Fe­li­pe VI y Cris­ti­na de Bor­bón, abrió el fue­go en la pri­me­ra se­sión de in­te­rro­ga­to­rios de los 18 impu­tados del ca­so Nóos y re­par­tió man­do­bles con­tra Ma­tas y Ur­dan­ga­rin y, al­gu­na in­si­nua­ción ve­la­da, so­bre la Ca­sa del Rey.

Pe­ro el arre­pen­ti­do, que fue al­to car­go del Eje­cu­ti­vo de las is­las en­tre el 2003 y el 2007, hi­zo so­bre to­do un di­bu­jo de có­mo la Ad­mi­nis­tra­ción ba­lear se pu­so a los pies del ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na por ser quién era y sin ha­cer pre­gun­tas. «El ob­je­ti­vo era con­tra­tar a Ur­dan­ga­rin y to­do lo que vi­nie­ra de él; todos te­nía­mos esa or­den», con­fe­só el ex­me­da­llis­ta olím­pi­co y otro­ra ami­go del ma­tri­mo­nio. Eran ins­truc­cio­nes de ad­ju­di­car por cual­quier fór­mu­la al ins­ti­tu­to Nóos y «que no se dis­cu­tie­ra el pre­cio». Pre­cio que, por cier­to, fi­ja­ba el pro­pio Ur­dan­ga­rin, se­gún el tes­ti­mo­nio de Pe­po­te.

Las ór­de­nes de fa­vo­re­cer al yerno del en­ton­ces je­fe del Es­ta­do siem­pre ve­nían de Ma­tas, re­pi­tió en va­rias oca­sio­nes el impu­tado a pre­gun­tas del fis­cal, Pe- fi­co de in­fluen­cias. Pe­po­te nun­ca ha si­do mi­li­tan­te del Par­ti­do Po­pu­lar, por lo que da la im­pre­sión de que su fi­cha­je por par­te de Ma­tas fue de­bi­do tan­to a su pres­ti­gio como de­por­tis­ta como por sus es­tre­chos víncu­los con miem­bros de la fa­mi­lia real.

«No me líes», hay elec­cio­nes

Las ins­truc­cio­nes de Ma­tas si­guie­ron —ex­pli­có el acu­sa­do— cuan­do el pro­pio Ur­dan­ga­rin, en el 2007, fue­ra for­mal­men­te del Ins­ti­tu­to Nóos, se de­di­có a lla­mar a las ins­ti­tu­cio­nes ba­lea­res re­cla­man­do el pa­go del to­do el di­ne­ro de los fó­rums. Por aque­llos tiem­pos, Ur­dan­ga­rin ya se ha­bía apar­ta­do for­mal­men­te del ins­ti­tu­to por in­di­ca­cio­nes de la Ca­sa del Rey, des­pués de que em­pe­za­ran a sa­lir a la luz al­gu­nas in­for­ma­cio­nes so­bre irre­gu­la­ri­da­des en los con­tra­tos.

Cuan­do Ur­dan­ga­rin lla­mó pa­ra re­cla­mar los pa­gos pen­dien­tes, el en­ton­ces pre­si­den­te au­to­nó­mi­co me­dió pa­ra que se en­tre­ga­ra al yerno de don Juan Car­los to­do el mon­tan­te, aunque el ins­ti­tu­to no ha­bía en­tre­ga­do todos los tra­ba­jos con­tra­ta­dos. «Pa­ga, mi preo­cu­pa­ción es ga­nar las elec­cio­nes el do­min­go. No me líes», le di­jo Jau­me Ma­tas a Pe­po­te en ma­yo del 2007, en vís­pe­ras de los co­mi­cios au­to­nó­mi­cos de aquel año. Y el Go­bierno de Ba­lea­res pa­gó.

El Ins­ti­tu­to Nóos se aca­ba­ba de ha­cer con cer­ca de 2,6 mi­llo­nes de eu­ros de fon­dos pú­bli­cos de esa co­mu­ni­dad en so­lo tres años por dos con­ven­cio­nes de po­co más de fin de semana y el se­gui­mien­to de un equi­po ci­clis­ta. Y, se­gún el re­la­to del pri­mer acu­sa­do en pres­tar de­cla­ra­ción en el jui­cio, lo ha­bía con­se­gui­do sin pa­sar por los trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos re­que­ri­dos por la le­gis­la­ción vi­gen­te.

JAI­ME REI­NA AFP

Jo­sé Luis «Pe­po­te» Ballester, ex­re­ga­tis­ta que ga­nó una me­da­lla de oro en los Jue­gos Olím­pi­cos de 1996, y pos­te­rior­men­te di­rec­tor ge­ne­ral de Deportes del Go­bierno ba­lear, es­tá acu­sa­do de mal­ver­sa­ción, pre­va­ri­ca­ción, frau­de y trá­fi­co de in­fluen­cias. El fis­cal pi­de 2 años de cár­cel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.