El arre­pen­ti­do.

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

dro Ho­rrach. «No se dis­cu­tían las co­sas que el pre­si­den­te de­cía; no ha­bía más ce­ra de la que ar­de», re­su­mió grá­fi­ca­men­te. «Ma­tas to­ma­ba las de­ci­sio­nes y las tras­la­da­ba a las per­so­nas que ha­bía nom­bra­do. Po­día­mos ha­cer apor­ta­cio­nes, pe­ro so­bre lo que ve­nía mar­ca­do no ha­bía nin­gu­na du­da; eran di­rec­tri­ces», abun­dó el ex­re­ga­tis­ta de ve­la.

Reunio­nes en Ma­ri­vent

Ese sis­te­ma de con­tra­tos a de­do, sin pre­gun­tas y sin con­tro­les de le­ga­li­dad, ba­sa­do en «ves­tir los pa­gos» o de fir­mas «en bar­be­cho» (sin sa­ber cuál era el ob­je­to del con­tra­to) fue el que, se­gún con­fir­mó el arre­pen­ti­do, se usó pa­ra que Ur­dan­ga­rin y su so­cio Die­go To­rres se hi­cie­ran con más de 2,6 mi­llo­nes en ad­ju­di­ca­cio­nes a la pa­re­ja.

Pe­po­te no se an­du­vo con ro­deos al si­tuar la gé­ne­sis de aque­llos pelotazos en una reunión a la som­bra de la re­si­den­cia de ve­rano de la Fa­mi­lia Real en Pal­ma. Afir­mó que fue el pro­pio Ur­dan­ga­rin el que usó el pa­la­cio de Ma­ri­vent pa­ra sus ne­go­cios en las is­las. Fue du­ran­te un par­ti­do de pá­del que el ma­ri­do de la in­fan­ta or­ga­ni­zó, y al que in­vi­tó a Ma­tas y al pro­pio Pe­po­te, pa­ra que su ami­go olím­pi­co le abrie­ra las puer­tas de Ba­lea­res a tra­vés del pa­tro­ci­nio y mo­ni­to­reo de un equi­po ci­clis­ta, el Illes Balears-Ba­nes­to, una de las for­ma­cio­nes pun­te­ras del pe­lo­tón es­pa­ñol.

El arre­pen­ti­do, una vez más, ase­gu­ró que «na­die» du­dó que era Iña­ki Ur­dan­ga­rin quien de­be­ría «ca­pi­ta­near» esa ofi­ci­na de se­gui­mien­to. «Todos», pro­si­guió, die­ron por he­cho que al ma­ri­do de Cris­ti­na de Bor­bón de­bía con­ce­dér­se­le ese pro­yec­to, que, como el res­to, se ad­ju­di­có a Nóos sin nin­gún ti­po de con­cur­so pú­bli­co. Eran, de nue­vo, di­rec­tri­ces de Ma­tas, y no se dis­cu­tían. «Las or­de­nes ve­nían da­das», re­ma­tó el arre­pen­ti­do, pa­ra quien el fis­cal so­li­ci­ta dos años de pri­sión por los de­li­tos de mal­ver­sa­ción, pre­va­ri­ca­ción, frau­de y trá-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.