Ni una mul­ta al tu­ris­mo de tem­po­ral

Un año des­pués de ha­bi­li­tar un me­ca­nis­mo pa­ra san­cio­nar a im­pru­den­tes en ca­sos de aler­ta, la Xun­ta aún no lo ha uti­li­za­do. Ale­ga que ha te­ni­do un efec­to di­sua­so­rio

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - M. CHEDA

«Es­tá o mar bra­vo de to­do, e a xen­te na praia de brin­ca­dei­ra co mó­bil a ver se a on­da che­ga ou non. Pa­re­ce men­ti­ra, é in­cri­ble. Non apren­de­mos». El la­men­to co­rres­pon­de a un miem­bro de Pro­tec­ción Ci­vil de A Ma­ri­ña, en Lu­go. For­mu­la­do ayer, vie­ne al ca­so de la reac­ti­va­ción del lla­ma­do tu­ris­mo de tem­po­ral, gen­te que en con­di­cio­nes ex­tre­mas se apro­xi­ma a la pri­me­ra lí­nea de cos­ta pa­ra ob­ser­var y fo­to­gra­fiar o gra­bar el olea­je. El de­ba­te so­bre las consecuencias de di­cha prác­ti­ca, reabier­to en las úl­ti­mas ho­ras tras la des­apa­ri­ción de un ni­ño de 20 me­ses en un are­nal de Na­via (As­tu­rias), lle­vó a la Xun­ta a fi­na­les del 2014 a crear un me­ca­nis­mo pa­ra san­cio­nar las im­pru­den­cias co­me­ti­das en si­tua­cio­nes de aler­ta. Tre­ce me­ses y diez días des­pués de en­trar en vi­gor, de mo­men­to, no ha re­cu­rri­do a él ni una so­la vez. Ale­ga que en reali­dad no ha he­cho fal­ta, que el ar­ma le­gal ha te­ni­do, sin sa­car­la, un efec­to di­sua­so­rio.

A tra­vés del tex­to de acom­pa­ña­mien­to a los pre­su­pues­tos au­to­nó­mi­cos del 2015, el Go­bierno ga­lle­go mo­di­fi­có el 1 de enero del año pa­sa­do los artículos 50, 51 y 52 de la ley de emer­gen­cias, que da­ta del 2007. La cambió, en­tre otras co­sas, pa­ra po­der mul­tar a quie­nes «non res­pec­tan o cum­pri­men­to das or­des e das ins­tru­cións ema­na­das das au­to­ri­da­des de pro­tec­ción ci­vil en si­tua­cións de ac­ti­va­ción dun plan ou emer­xen­cia de­cla­ra­da». El do­cu­men­to pre­vé pa­ra esas con­duc­tas , se­gún las cir­cuns­tan­cias, cas­ti­gos de en­tre 60 y mil eu­ros o bien de un mí­ni­mo de 1.001 a un má­xi­mo de 15.000. Se tra­ta­ba de evi­tar que en jor­na­das como la de ayer o la del lu­nes, con aler­tas na­ran­ja y ro­ja, la ciu­da­da­nía se acer­ca­se a es­pi­go­nes, can­ti­les y si­mi­la­res.

¿Cuán­tas de esas pe­nas ha im­pues­to la Xun­ta des­de que exis­ten? Ni la pri­me­ra, re­co­no­ce un por­ta­voz ofi­cial. Lo cual, pa­ra la Axen­cia Ga­le­ga de Emer­xen­cias (Axe­ga), cons­ti­tu­ye una «boa no­ti­cia». «Sen ter que acu­dir a san­ción eco­nó­mi­ca al­gun­ha, as con­du­tas de ris­co su­fri­ron un­ha for­te re­du­ción. Pó­de­se afir­mar que as per­soas son ago­ra moi­to máis cons­cien­tes da im­por­tan­cia de aca­tar as in­di­ca­cións e as prohi­bi­cións por par­te dos ser­vi­zos de emer­xen­cias e se­gu­ri­da­de», ar­gu­yen fuen­tes del ci­ta­do or­ga­nis­mo pú­bli­co. «Nun­ca foi a fi­na­li­da­de des­ta mo­di­fi­ca­ción le­gal —abun­dan— a de mul­tar máis, se­nón a de ser­vir de ele­men­to di­sua­so­rio de ac­tua­cións que po­rían en pe­ri­go non só a pro­pia vi­da, se­nón ta­mén as de ter­cei­ros, in­cluí­dos os mem­bros dos equi­pos de res­ca­te, como xa acon­te­ceu tris­te­men­te no pa­sa­do».

Jun­to con es­tos cas­ti­gos pa­ra aca­bar con el tu­ris­mo de tem­po­ral, la Xun­ta ins­tau­ró otros de igual cuan­tía coin­ci­dien­do con el ini­cio del 2015: unos pa­ra fre­nar las lla­ma­das «in­xus­ti­fi­ca­das» al Cen­tro de Aten­ción de Emer­xen­cias (CAE) del 112 y tam­bién las «reite­ra­das coas que se co­mu­ni­can avi­sos fal­sos de ur­xen­cias», así como las «abu­si­vas, in­sul­tan­tes, amea­za­do­ras ou xo­co­sas». En es­tos ca­sos la Ad­mi­nis­tra­ción sí ha abier­to di­li­gen­cias san­cio­na­do­ras. En con­cre­to, 25, si bien la ma­yo­ría de ellas ya las ha ar­chi­va­do, al com­pro­bar que al otro la­do del te­lé­fono ha­bía «per­soas con al­gún ti­po de tras­torno psi­co­ló­xi­co». La ame­na­za de mul­ta, de acuer­do con el Eje­cu­ti­vo, ha ser­vi­do pa­ra re­du­cir un 22 % las «cha­ma­das ma­li­cio­sas» al CAE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.