La nue­va Lei do So­lo na­ce las­tra­da por la fal­ta de con­sen­so, como las an­te­rio­res

El PP aprue­ba en so­li­ta­rio un tex­to que el PS­deG pro­me­te de­ro­gar si lle­ga a la Xun­ta

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - DO­MIN­GOS SAMPEDRO

El pleno del Par­la­men­to ga­lle­go apro­bó ayer el pro­yec­to de Lei do So­lo de Ga­li­cia, un tex­to que, se­gún la Xun­ta, na­ce «con vo­ca­ción de per­ma­nen­cia» y con el ob­je­ti­vo de­cla­ra­do de aca­bar con los ban­da­zos nor­ma­ti­vos pa­ra es­ta­bi­li­zar la pro­mo­ción ur­ba­nís­ti­ca. Son pro­pó­si­tos que no es­tán al al­can­ce de la mano, ni mu­cho me­nos, pues la nue­va nor­ma que en­tra­rá en vi­gor a me­dia­dos de mar­zo echa­rá a an­dar las­tra­da por la fal­ta de con­sen­so po­lí­ti­co y la ad­ver­ten­cia de los gru­pos de la opo­si­ción, con el PS­deG a la ca­be­za, de que la de­ro­ga­rán en cuan­to ten­ga la opor­tu­ni­dad de lle­gar al Go­bierno.

Los dipu­tados Miguel San­ta­li­ces (PP), Ma­ri­sol So­nei­ra y Mén­dez Ro­meu, am­bos del PS­deG, y Xo­sé Ma­nuel Bei­ras (AGE) es po­si­ble que su­frie­ran ayer una es­pe­cie de dé­jà vu al pul­sar el bo­tón pa­ra vo­tar, pues son los úni­cos que ya te­nían escaño en di­ciem­bre del 2002, cuan­do la Cá­ma­ra apro­ba­ba la Lei de Or­de­na­ción Ur­ba­nís­ti­ca, la lla­ma­da ley Cuí­ña, que echó a an­dar tam­bién muy de­bi­li­ta­da, pues al igual que la ac­tual so­lo con­tó con los vo­tos fa­vo­ra­bles del PP y el re­cha­zo de to­da la opo­si­ción. Cu­rio­sa­men­te, aque­lla ley su­frió una de­ce­na de mo­di­fi­ca­cio­nes pos­te­rio­res —ca­si una por año— que pro­mo­vie­ron tan­to los po­pu­la­res y el bi­par­ti­to de PSOE y BNG. Y el ne­xo co­mún de todos es­tos cam­bios es que nin­guno de ellos con­tó con el con­sen­so ne­ce­sa­rio pa­ra ase­gu­rar su du­ra­bi­li­dad.

Al­go pa­re­ci­do le pue­de ocu­rrir a la ley de nue­vo cu­ño apro­ba­da ayer. El diputado socialista Xo­sé Sán­chez Bu­ga­llo di­jo que el tex­to era una «ver­sión re­cor­ta­da, de­va­lua­da e em­po­bre­ci­da», y asu­mió, en nom­bre de su gru­po, el com­pro­mi­so de «de­rro­gar e subs­ti­tuír con ca­rác­ter in­me­dia­to» es­te tex­to en cuan­to ten­gan la opor­tu­ni­dad de re­gre­sar al Go­bierno.

Ana Pon­tón, en nom­bre del BNG, coin­ci­dió en re­mar­car que la ley «na­ce mor­ta» por la fal­ta de pun­tos de en­cuen­tro con la opo­si­ción, como un ejem­plo más del «ur­ba­nis­mo mu­tan­te» que en su opi­nión re­pre­sen­ta el PP con los con­tan­tes cam­bios nor­ma­ti­vos. Res­pon­de a un «mo­de­lo ob­so­le­to, in­efi­cien­te, in­sos­ti­ble e fra­ca­sa­do», apun­tó a su vez el vi­ce­por­ta­voz de la coa­li­ción AGE, An­tón Sán­chez, mien­tras Con­sue­lo Mar­tí­nez (Gru­po Mix­to) tam­bién au­gu­ró que «du­ra­rá pou­co» por in­com­ple­ta.

Des­de el PP, Jai­me Cas­ti­ñei- ra pu­so en va­lor el es­fuer­zo he­cho por su gru­po pa­ra ne­go­ciar el tex­to, en tan­to que se acep­ta­ron 75 en­mien­das de la opo­si­ción, mien­tras que otras 45 fue­ron transac­cio­na­das. Es más, ne­gó que la nor­ma se apro­ba­ra en so­li­ta­rio, pues di­jo que na­ce «co apoio» de mi­les de ga­lle­gos y de los co­lec­ti­vos con los que fue dis­cu­ti­da pre­via­men­te.

La pro­pia Bea­triz Ma­to, con­se­llei­ra de Or­de­na­ción do Te­rri­to­rio, pu­so en va­lor el tex­to que, en su opi­nión, per­mi­ti­rá «con­tar cun­ha Ga­li­cia or­de­na­da, sos­ti­ble, ca­paz de cre­cer e de ser com­pe­ti­ti­va», a la vez que pu­so el acen­to en que el tex­to per­mi­ti­rá que los con­ce­llos que ca­re­cen de pla­nea­mien­to pue­dan do­tar­se del mis­mo con los me­dios que la Xun­ta pon­drá a su dis­po­si­ción. Es­tas son las prin­ci­pa­les no­ve­da­des que in­cor­po­ra la ley:

PLA­NEA­MIEN­TO La fi­gu­ra del plan bá­si­co mu­ni­ci­pal.

La Xun­ta crea a tra­vés de es­ta ley la fi­gu­ra del pla­nea­mien­to bá­si­co con el fin de ex­ten­der la nor­ma­ti­va ur­ba­nís­ti­ca a los mu­ni­ci­pios de me­nos de 5.000 ha­bi­tan­tes. En la ac­tua­li­dad, so­lo el 26 % de los con­ce­llos dis­po­nen de nor­ma­ti­va ur­ba­nís­ti­ca adap­ta­da a la le­yes au­to­nó­mi­cas, mien­tras que al­go más del 73 % de los mu­ni­ci­pios ga­lle­gos —prin­ci­pal­men­te los pe­que­ños, o bien no dis­po­nen de pla­nea­mien­to o bien no es­tá adap­ta­do, al­go que se pre­ten­de co­rre­gir aho­ra.

RE­GU­LA­CIÓN Le­ga­li­za­ción ma­si­va de edi­fi­ca­cio­nes.

Uno de los as­pec­tos ca­pi­ta­les de la nue­va Lei do So­lo es que per­mi­ti­rá re­co­no­cer mi­les de vi­vien­das y de na­ves in­dus­tria­les que fue­ron edi­fi­ca­das an­tes de que los con­ce­llos co­rres­pon­dien­tes se do­ta­ran de pla­nea­mien­to ur­ba­nís­ti­co. La nor­ma per­mi­ti­rá que esas edi­fi­ca­cio­nes pa­sen a es­tar den­tro de or­de­na­ción, apor­tan­do ma­yor se­gu­ri­dad jurídica a los par­ti­cu­la­res y pro­pie­ta­rios de plan­tas in­dus­tria­les que ac­tual­men­te tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra uti­li­zar su pa­tri­mo­nio como ga­ran­tía hi­po­te­ca­ria o a la ho­ra de tra­mi­tar li­cen­cias de re­for­mas o de am­plia­ción. Que­dan fue­ra, eso sí, las edi­fi­ca­cio- nes ubi­ca­das en zo­nas ver­des o en sue­lo de uso pú­bli­co.

SUE­LO RÚS­TI­CO Re­duc­ción de la su­per­fi­cie mí­ni­ma ur­ba­ni­za­ble.

La ley apues­ta por el sue­lo rús­ti­co como es­pa­cio pro­duc­ti­vo y su­pri­me las ca­te­go­rías de pro­tec­ción agro­pe­cua­ria y fo­res­tal. Los con­ce­llos se­rán los en­car­ga­dos de au­to­ri­zar las edi­fi­ca­cio­nes en ese sue­lo, don­de ade­más de las vin­cu­la­das al sec­tor primario tam­bién po­drán ins­ta­lar­se ce­men­te­rios y de­pu­ra­do­ras. Ade­más, en la cons­truc­ción en el ru­ral se re­du­ce la su­per­fi­cie mí­ni­ma ur­ba­ni­za­ble de los 5.000 a los 2.000 me­tros cua­dra­dos.

FEÍS­MO Obli­ga­ción de re­ma­tar las fa­cha­das.

El tex­to reite­ra la obli­ga­ción de re­ma­tar las obras inaca­ba­das, es­pe­cial­men­te en su as­pec­to ex­te­rior, pa­ra com­ba­tir el feís­mo. Es más, un re­gla­men­to pos­te­rior fi­ja­rá un ré­gi­men de san­cio­nes pa­ra com­ba­tir las obras inaca­ba­das, aunque se­rán los con­ce­llos los en­car­ga­dos de ac­tuar con­tra los par­ti­cu­la­res.

ILUS­TRA­CIÓN PI­LAR CA­NI­CO­BA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.