Mi­la­gro de­mo­grá­fi­co en Muí­ño

El lu­gar, en el des­po­bla­do concello de Zas, tie­ne 18 ni­ños me­no­res de 7 años

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - J. V. LA­DO

La san­gría re­sul­ta im­pa­ra­ble. En 1981 eran 7.329 ve­ci­nos y el año pa­sa­do ape­nas al­can­za­ban los 4.900, con lo que eso su­po­ne en pér­di­da de ser­vi­cios, de fi­nan­cia­ción pa­ra el Concello y de po­si­bi­li­da­des pa­ra sus ha­bi­tan­tes. De he­cho, una de las prin­ci­pa­les obras en pro­yec­to es el ta­na­to­rio.

Pe­ro en me­dio de ese de­sola­dor pa­no­ra­ma, que afec­ta al mu­ni­ci­pio co­ru­ñés de Zas como a prác­ti­ca­men­te to­das las tie­rras in­te­rio­res del ru­ral ga­lle­go, res­plan­de­ce un ca­so po­co me­nos que mi­la­gro­so, el de la pa­rro­quia de Muí­ño que a al­guno le so­na­rá por­que allí se ce­le­bra la co­no­ci­da ro­me­ría de Santa Mar­ga­ri­da.

Tie­nen 18 ni­ños me­no­res de sie­te años re­si­dien­do de ma­ne­ra per­ma­nen­te en la lo­ca­li­dad y cer­ca de otra do­ce­na si se cuen­ta los hi­jos de los lu­ga­re­ños que vi­ven fue­ra y vie­nen los fi­nes de semana o en las fies­tas. Por si fue­ra po­co hay dos fu­tu­ras ma­más am­bas es­pe­ran­do ge­me­los, el Ayun­ta­mien­to des­pués de mu­cho in­sis­tir les va a cons­truir un par­que infantil, aca­ban de crear una aso­cia­ción y ya sue­ñan con re­abrir la es­cue­la des­pués de 15 años.

De he­cho ya la han reabier­to por­que has­ta el mo­men­to so­lo se uti­li­za­ba pa­ra ir a vo­tar, como ates­ti­gua la hu­me­dad de las pa­re­des, y aho­ra es­tá lle­na de co­lo­ri­do, al­bo­ro­zo y, lo más im­por­tan­te, son­ri­sas in­fan­ti­les.

To­da es­ta trans­for­ma­ción co­rre a car­go de A Pi­ta Ce­ga, que así es como se lla­ma el re­cién na­ci­do co­lec­ti­vo de pa­dres, o más bien de ma­dres, por­que como di­ce su pre­si­den­te, Xo­sé Cal­vo: «Aquí quen man­da e de­ci­de to­do son as mu­lle­res, a min pu­xé­ron­me dian­te por­que non te­ño problema pa­ra dar le­ria».

Den­tro de ese cam­bio que tie- nen en mar­cha con un sin­fín de ac­ti­vi­da­des en men­te como cla­ses de mú­si­ca y bai­le, ci­ne de ve­rano e in­clu­so un via­je con los ni­ños, no se han po­di­do en­con­trar con una sor­pre­sa me­jor. «Fo­mos arri­ba que me pa­re­ce que ha­bía anos que non subía nin­guén e re­sul­ta que es­ta­ban todos es­tes xo­gue­tes», di­ce Cal­vo se­ña­lan­do el sue­lo y los es­tan­tes de la es­cue­la lleno de to­do ti­po de ar­ti­lu­gios ochen­te­ros con los que di­ver­tir­se era al­go más que apre­tar un bo­tón. In­clu­so es­tán las dia­po­si­ti­vas pa­ra apren­der los co­lo­res o los ani­ma­les de cuan­do aún exis­tía Prees­co­lar na ca­sa.

Los ni­ños hoy son otros —ayer con­cre­ta­men­te un pe­que­ño ejér­ci­to de su­per­hé­roes, ha­das, ani­ma­les fan­tás­ti­cos y to­da la tro­pa pro­pia de los car­na­va­les— pe­ro las ga­nas de di­ver­tir­se se pa­re­cen mu­cho a las de sus pa­dres cuan­do te­nían la mis­ma edad y pa­ra eso no hay me­jor si­tio que Muí­ño o cual­quier al­dea ga­lle­ga.

Es que «os ra­pa­ces aquí crían­se dou­tra ma­nei­ra que se fo­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.