Ayun­ta­mien­to ma­dri­le­ño: lo gra­ve es el «con­ce­to»

Ro­ber­to L. Blan­co Val­dés

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

In­dis­cu­ti­ble ver­dad: na­die de­fi­nió me­jor que el gran Man­qui­ña, con su reflexión de fi­ní­si­mo es­ti­lis­ta («Aquí hay una cues­tión: el con­ce­to es el con­ce­to »), la idea motor que per­mi­te en­ten­der el ma­re­mág­num en que nau­fra­ga el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid. Por­que ¿qué tie­nen en co­mún los es­cán­da­los de la fa­mo­sa ca­bal­ga­ta de Merlín, la obs­ce­na re­ti­ra­da de al­gu­nos su­pues­tos sím­bo­los fran­quis­tas y el ig­no­mi­nio­so es­pec­tácu­lo de los ti­ti­ri­te­ros anar­quis­tas?

Pues el con­ce­to. El que hay de­trás de to­das esas me­te­du­ras de pa­ta, que obli­gan a Car­me­na a es­tar to­do el día dis­cul­pán­do­se. Un con­ce­to que con­sis­te en la de­li­ran­te con­vic­ción de que el ob­je­ti­vo del po­der no es re­sol­ver pro­ble­mas sino ad­mi­nis­trar sin ce­sar la ideo­lo­gía sec­ta­ria (infantil o in­de­cen­te) de los que man­dan.

Al equi­po de go­bierno de Ma­drid la ca­bal­ga­ta pue­de pa­re­cer­le reac­cio­na­ria: pues bien, sus miem­bros de­cli­nan su pre­sen­cia y todos tan con­ten­tos. Pe­ro, como han de ser­vir a todos los ciu­da­da­nos, en­tre los que hay mu­chos que, cre­yen­tes o no, con­si­de­ran la ca­bal­ga­ta una res­pe­ta­ble tra­di­ción, el de­ber de la cor­po­ra­ción mu­ni­ci­pal es or­ga­ni­zar­la sin con­ver­tir­la en una mas­ca­ra­da. Como es su de­ber dis­tin­guir, a la ho­ra de cum­plir la ley de la me­mo­ria his­tó­ri­ca, en­tre víc­ti­mas y ver­du­gos, al mar­gen de que las víc­ti­mas sean re­li­gio­sos car­me­li­tas fu­si­la­dos por un ban­do o, por ejem­plo, sin­di­ca­lis­tas fu­si­la­dos por el otro. Por eso la re­ti­ra­da de la pla­ca que en un ce­men­te­rio de Ma­drid re­cor­da­ba a los pri­me­ros no es un error: es una ma­ni­fes­ta­ción de sec­ta­ris­mo ideo­ló­gi­co que, a es­tas al­tu­ras (80 años des­pués de co­men­za­da la gue­rra) re­sul­ta una in­de­cen­cia pa­to­ló­gi­ca. Ese mis­mo sec­ta­ris­mo es el que ex­pli­ca que en­tre todos los gru­pos de tí­te­res exis­ten­tes en Es­pa­ña la Con­ce­ja­lía de Cul­tu­ra ma­dri­le­ña ha­ya ele­gi­do a uno re­la­cio­na­do des­de ha­ce tiem­po con gru­pos anar­quis­tas, que con­si­de­ra una di­ver­sión pa­ra los ni­ños ahor­car a un juez, apu­ña­lar a un po­li­cía, vio­lar a una mon­ja o ex­hi­bir una pan­car­ta con el le­ma Go­ra Al­ka-ETA. To­do, como pue­de ver­se, muy edu­ca­ti­vo.

En reali­dad, si la pro­pa­gan­da ideo­ló­gi­ca sec­ta­ria fue­ra un per­ver­sión po­lí­ti­ca del Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, la gra­ve­dad del asun­to es­ta­ría con­tro­la­da. Ocu­rre, sin em­bar­go, que el problema re­si­de en la for­ma de en­ten­der el ejer­ci­cio del po­der por los gru­pos emer­gen­tes re­la­cio­na­dos de un mo­do u otro con Po­de­mos, con­ven­ci­dos de su su­pe­rio­ri­dad mo­ral y de su de­re­cho a ejer­cer el más tor­pe di­ri­gis­mo au­to­ri­ta­rio: el que ex­pli­ca tam­bién la re­ti­ra­da del bus­to del an­te­rior je­fe del Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal de la fa­cha­da de la ca­sa con­sis­to­rial fe­rro­la­na o la ini­cial ne­ga­ti­va de la inefa­ble con­ce­ja­la de Igual­dad del Ayun­ta­mien­to co­ru­ñés a subvencionar la tra­di­cio­nal ca­rre­ra de la mu­jer por­que a su ex­ce­len­cia ¡no le gus­ta­ba el co­lor rosa ele­gi­do por las or­ga­ni­za­do­ras pa­ra las par­ti­ci­pan­tes!

¿Se ima­gi­nan al ideó­lo­go de to­da es­ta bár­ba­ra lo­cu­ra de vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno? Tie­nen razón, es mu­cho me­jor no ima­gi­nár­se­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.