El am­bi­cio­so en pa­la­cio

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

El jui­cio del ca­so Nóos no se­rá so­lo la apli­ca­ción de la jus­ti­cia a un la­tro­ci­nio con­ti­nua­do de re­cur­sos pú­bli­cos. Se­rá un más­ter de có­mo fun­cio­na en es­te país (y su­pon­go que en todos) la ma­qui­na­ria de las co­rrup­cio­nes. Así lo su­gie­re la de­cla­ra­ción de Pe­po­te Ballester, que fue di­rec­tor de Deportes del go­bierno ba­lear y con­fe­só el tra­to de fa­vor que Iña­ki Ur­dan­ga­rin en­con­tró en aque­lla Ad­mi­nis­tra­ción. Real­men­te, la tra­ma se re­du­ce a al­go muy sen­ci­llo: una am­bi­ción de en­ri­que­cer­se, una idea de có­mo ha­cer­lo sin es­crú­pu­los, un des­ca­ro pa­ra plan­tear­lo y en­con­trar la per­so­na dis­pues­ta a com­pla­cer a quien so­li­ci­ta sus fa­vo­res. A par­tir de esas ba­ses, to­do de­pen­de del tiem­po que el am­bi­cio­so ten­ga pa­ra ama­sar la for­tu­na y de la ha­bi­li­dad pa­ra no de­jar ras­tro.

Esa fue la aven­tu­ra de Ur­dan­ga­rin, un am­bi­cio­so en pa­la­cio. Fue ca­sar­se con hi­ja de rey y des­cu­brir có­mo las vo­lun­ta- des se abrían a su pa­so, igual que el mar a la or­den de Moisés. Pa­só de ser un apre­cia­ble de­por­tis­ta a re­co­ger li­son­jas de la cor­te y pues­tas a su dis­po­si­ción, a las que son tan pro­pi­cios tan­tos in­qui­li­nos del po­der. No­tó có­mo se va­lo­ra­ba su pre­sen­cia y có­mo al­tos ser­vi­do­res pú­bli­cos es­ta­ban dis­pues­tos a la hu­mi­lla­ción por dis­fru­tar o creer que dis­fru­ta­ban de sus va­lo­res. Y des­cu­brió la ma­gia de la reale­za, que te­nía la fuer­za de ren­dir vo­lun­ta­des de­seo­sas de agra­dar y de abrir puer­tas sin lla­ves, como en los cuen­tos de ha­das. So­lo le fal­ta­ba la com­bi­na­ción de la ca­ja fuer­te. Y se la pro­por­cio­nó el pre­si­den­te Jau­me Ma­tas, de Ba­lea­res, tam­bién de vo­ca­ción pa­la­cie­ga, como de­mos­tró en la com­pra de su vi­vien­da de Pal­ma.

Des­pués vi­nie­ron los oro­pe­les: la par­ti­da de pá­del en el pa­la­cio de Ma­ri­vent. ¿Có­mo no iba a ren­dir­se Ma­tas an­te ese ho­nor? ¡In­vi­ta­do a una ama­ble ve­la­da de­por­ti­va en la re­si­den­cia de los re­yes! ¿Quién iba a des­con­fiar de los tra­tos que am­bos es­ta­ban es­ta­ble­cien­do? ¡Pe­ro si uno es je­fe del go­bierno re­gio­nal, de­mo­crá­ti­ca­men­te ele­gi­do! ¡Pe­ro si el otro es yerno del rey! Jun­tos con­su­ma­ban la alianza del po­der. Y Ma­tas se con­ju­ró con­si­go mis­mo pa­ra que a aquel es­bel­to de­por­tis­ta no le fal­ta­se nun­ca na­da de lo que pu­die­ra ne­ce­si­tar. ¿Fi­nan­ciar­le un pro­yec­to in­creí­ble? ¡Fal­ta­ría más, se­ñor du­que! ¿De­cir a sus fun­cio­na­rios que pa­guen cuan­do el se­ñor du­que lo re­cla­me, aunque no ha­ya efec­tua­do su tra­ba­jo? ¡Na­tu­ral­men­te, que el du­que es de al­ta al­cur­nia y lle­va el nom­bre de Pal­ma por el mundo y nun­ca se sa­be lo que se pue­de ne­ce­si­tar!

Así, de esa for­ma tan sen­ci­lla, se te­jió la tra­ma Nóos en su ver­sión ba­lear, se­gún la ex­pli­ca­ción de Pe­po­te Ballester, que sue­na a au­tén­ti­ca como la vi­da mis­ma: un des­ca­ra­do, un ser­vil, una par­ti­da de pá­del y un pa­la­cio pa­ra dar gran­de­za a la am­bien­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.