El tiem­po es oro

Ma­ría Xo­sé Porteiro

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

La bue­na ges­tión del tiem­po es uno de los va­lo­res más apre­cia­dos en la so­cie­dad ac­tual. Or­ga­ni­za­mos las agen­das pa­ra dis­fru­tar, in­clu­so, del dol­ce far nien­te. Si en la vi­da co­ti­dia­na es así, qué de­cir de las consecuencias que pue­de te­ner que nues­tros go­ber­nan­tes, o as­pi­ran­tes, uti­li­cen y mi­dan bien al­go que va más allá del tiem­po, en­ten­di­do como una di­men­sión. Ha­blo de los tiem­pos. Y ya me en­tien­den.

Sán­chez e Igle­sias per­te­ne­cen a la mis­ma ge­ne­ra­ción. Coin­ci­den en ras­gos su­ti­les que les in­cli­nan a ro­zar, ron­dar o me­ter­se de hoz y coz en la po­lí­ti­ca socialista. Uno, por­que sus ini­cia­les son las del PS y otro, por­que su coin­ci­den­cia ono­más­ti­ca con el fun­da­dor pa­re­ce pre­des­ti­nar­lo. Son gra­cie­tas que nos lle­van a una son­ri­sa que com­pen­se los enojos por un com­por­ta­mien­to ca­si pue­ril, de di­ri­gen­tes preo­cu­pa­dos por los ges­tos y el «y tú más» an­tes que por la reali­dad que les to­ca ad­mi­nis­trar. Dan ga­nas de dar­les unas co­lle- jas y de­cir­les «ven­ga, al ta­jo, que el tiem­po es po­co y la mies es mu­cha...». Es pe­ren­to­rio que ti­ren de in­te­li­gen­cia y em­pa­tía pa­ra cons­truir un pro­yec­to a prue­ba de las in­men­sas pre­sio­nes a que se ve­rán so­me­ti­dos, no va­ya a ser que se cum­pla la má­xi­ma ne­ce­dad del sor­do que no quie­re ver lo que el cie­go no quie­re oír.

Aún hay tiem­po pa­ra la es­pe­ran­za, pe­ro de­ben reac­cio­nar con la agi­li­dad, al­tu­ra y ca­pa­ci­dad que exi­ge su re­to: dar a Es­pa­ña un Go­bierno que sea la al­ter­na­ti­va po­si­ble pa­ra vol­ver a te­ner co­se­cha en el de­sier­to que nos de­ja la po­lí­ti­ca ul­tra­con­ser­va­do­ra de la úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra. Han de sen­tar­se pa­ra ne­go­ciar lo po­si­ble, lo ver­da­de­ra­men­te ur­gen­te. Na­da de­be con­ta­mi­nar el diá­lo­go: ni Puig­de­mont en su bur­bu­ja, ni que el PP ame­na­ce con blo­quear el Se­na­do, por­que eso no im­pe­di­rá la re­cu­pe­ra­ción de los de­re­chos arre­ba­ta­dos y la dig­ni­dad de un país so­me­ti­do a cua­ren­te­na so­cial. Una vez re­cu­pe­ra­do lo im­pres­cin­di­ble, ya se abor­da­rá lo im­po­si­ble y la po­lí­ti­ca al­can­za­rá la al­tu­ra que los de­más in­ter­lo­cu­to­res quie­ran dar­le. En­ton­ces se­rá la ho­ra de ha­blar de Es­pa­ña; aho­ra es el tiem­po del pue­blo, de la ciu­da­da­nía. Pa­blo, Pe­dro, tie­nen el de­ber mo­ral de pac­tar una agen­da so­cial de eje­cu­ción in­me­dia­ta, con la de­ro­ga­ción de le­yes opro­bio­sas pa­ra la edu­ca­ción, la sa­ni­dad, el tra­ba­jo, la jus­ti­cia, la li­ber­tad de ex­pre­sión, la dig­ni­dad sa­la­rial y con­tra la im­pu­ni­dad de los ban­cos pa­ra lu­crar­se con los desahu­cios... Pe­ro tam­bién con la apro­ba­ción de otras que blin­den de­re­chos irre­nun­cia­bles que en es­tos cua­tro años he­mos vis­to sal­tar por los ai­res. Que­den la arro­gan­cia de Igle­sias y la ex­qui­si­tez de Sán­chez pa­ra otros me­nes­te­res, estamos en tiem­po de ha­ri­na y agua: aho­ra exis­te una opor­tu­ni­dad real. En una nue­va con­vo­ca­to­ria elec­to­ral in­me­dia­ta, no sa­be­mos si la ha­brá. Que­da­rá so­bre sus hom­bros la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­ber­nos di­la­pi­da­do el ma­yor te­so­ro que la vi­da nos da: tiem­po pa­ra vi­vir­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.