El fra­ca­so de la paz pa­ra Si­ria

Yash­mi­na Shaw­ki

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

s muy fá­cil ini­ciar una gue­rra, pe­ro aca­bar con ella, eso es ha­ri­na de otro cos­tal. La his­to­ria es­tá ja­lo­na­da de en­fren­ta­mien­tos que han du­ra­do dé­ca­das, has­ta que uno o todos los con­ten­dien­tes, ago­ta­dos y cons­cien­tes de que no po­dían aguan­tar, aca­ba­ron por pac­tar la paz. Por lo tan­to, y aunque nos gus­ta­ría pen­sar lo con­tra­rio, la paz no de­pen­de de la jus­ti­cia de los mo­ti­vos que pro­vo­ca­ron la gue­rra, sino de la re­sis­ten­cia.

Así, aunque los con­ten­dien­tes en la gue­rra si­ria pa­re­cían ago­ta­dos, la en­tra­da de los agen­tes in­ter­na­cio­na­les ha cam­bia­do la si­tua­ción. Gra­cias a la par­ti­ci­pa­ción ru­sa, el ban­do de Bas­har al Asad es­tá ga­nan­do te­rreno a gran ve­lo­ci­dad. Y aunque es in­dis­cu­ti­ble que lo­grar la paz es el ob­je­ti­vo a al­can­zar lo an­tes po­si­ble, la vic­to­ria de Al Asad, pe­se a ser más desea­ble que la de los gru­pos is­la­mis­tas, si­gue sien­do un re­sul­ta­do de­plo­ra­ble. Pue­de que Al Asad re­pre­sen­te la es­ta­bi­li­dad, pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar que fue la cau­sa del ini­cio de la gue­rra ci­vil. Al Asad es un dic­ta­dor que he­re­dó la pre­si­den­cia de su pa­dre, un gol­pis­ta ti­rá­ni­co y cruel que se man­tu­vo en el po­der a ba­se de apli­car un ré­gi­men del te­rror. Más aún, Al Asad so­lo re­pre­sen­ta a una mi­no­ría de la di­ver­sa so­cie­dad si­ria. Su per­ma­nen­cia en la si­lla pre­si­den­cial como ins­tru­men­to pa­ra lo­grar la paz y una po­si­ble tran­si­ción ha­cia la de­mo­cra­cia es in­via­ble. Al Asad y los que le apo­yan sa­ben que es im­pro­ba­ble lo­grar un pac­to al es­ti­lo ye­me­ní pa­ra de­jar el po­der. Por otra par­te, la opo­si­ción no is­la­mis­ta no pue­de per­mi­tir­se un acuer­do que no ofrez­ca jus­ti­cia a los cien­tos de mi­les de per­so­nas cas­ti­ga­das por el ré­gi­men y a los mi­llo­nes que lle­van su­frien­do la gue­rra. Su de­rro­ta mi­li­tar, por otra par­te, su­pon­dría que to­das las muer­tes, to­da la des­truc­ción, no han ser­vi­do pa­ra na­da. No sor­pren­de, pues, que las con­ver­sa­cio­nes de Ginebra ha­yan vuel­to a fra­ca­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.