Ra­joy in­ten­ta man­te­ner vi­va su ima­gen de pre­si­den­cia­ble

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

No so­lo se re­uni­rá con Pe­dro Sán­chez. Ma­riano Ra­joy lo ha­rá un día des­pués de en­tre­vis­tar­se con Al­bert Ri­ve­ra y vol­ve­rá a la car­ga, se­gún anun­ció ayer la vi­ce­pre­si­den­ta en fun­cio­nes, con su «ofer­ta» pa­ra un pac­to de Go­bierno que ya sa­be im­po­si­ble. El lí­der del PP in­ten­ta tras­la­dar así el men­sa­je de que su tiem­po no ha pa­sa­do y de que, pe­se a su re­nun­cia a pre­sen­tar­se a la in­ves­ti­du­ra, aún tie­ne po­si­bi­li­da­des de con­ver­tir­se en el pró­xi­mo je­fe del Eje­cu­ti­vo sin que me­dien nue­vas elec­cio­nes.

Es un mo­vi­mien­to en cla­ve ex­ter­na pe­ro tam­bién, y mu­cho, in­ter­na por­que el mo­do en que ha ges­tio­na­do has­ta aho­ra el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes ha de­ja­do per­ple­jo a bue­na par­te del PP, que des­de ha­cía se­ma­nas cues­tio­na­ba su pa­rá­li­sis a la ho­ra de bus­car un acuer­do que le per­mi­tie­ra for­mar Go­bierno. Ra­joy se am­pa­ró el no ina­mo­vi­ble del PSOE, pe­ro al­gu­nas fuen­tes sos­tie­nen que po­día ha­ber ar­ma­do un pac­to con Ciu­da­da­nos pa­ra, des­de la so­li­dez que dan 163 dipu­tados (ya no los 123 del PP en so­li­ta­rio), pre­sio­nar a los so­cia­lis­tas. So­bre to­do, di­cen, sa­bien­do que al­gu­nos his­tó­ri­cos del PSOE veían con bue­nos ojos pac­tar una le­gis­la­tu­ra de re­for­mas cor­ta.

En la se­gun­da ron­da de con­tac­tos, em­pe­zó a co­rrer otra es­pe­cie en los círcu­los po­lí­ti­cos: la po­si­bi­li­dad de que el mo­nar­ca no pro­pu­sie­ra a na­die. Tam­po­co fue así. Fe­li­pe VI op­tó por po­ner en mar­cha el con­ta­dor y por aho­rrar­se una si­tua­ción sin pre­ce­den­tes ni so­lu­ción cons­ti­tu­cio­nal pre­vis­ta. Dio la opor­tu­ni­dad a Sán­chez y es­te la es­tá apro­ve­chan­do al má­xi­mo.

«El pri­me­ro, no el úl­ti­mo»

El des­con­ten­to con la tác­ti­ca de Ra­joy em­pe­zó a ha­cer­se pa­ten­te en las fi­las po­pu­la­res y aho­ra el je­fe del Eje­cu­ti­vo tra­ta de en­men­dar­la. El vi­ce­se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción, Fer­nan­do Mar­tí­nez Maí­llo, ya ar­gu­men­tó que «el par­ti­do no ha aca­ba­do» y que el he­cho de que Pe­dro Sán­chez sea hoy el can­di­da­to a la in­ves­ti­du­ra no quie­re de­cir que sea «el úl­ti­mo» sino que es «el pri­me­ro».

El lí­der del PP, ade­más, de­jó cla­ro que no se so­me­te a la agen­da de quien, como di­cen con tono ofen­di­do en el PSOE, «tie­ne el man­da­to cons­ti­tu­cio­nal de for­mar Go­bierno», al an­te­po­ner su ci­ta con Ri­ve­ra a la «in­vi­ta­ción» de Sán­chez. So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, son­rien­te, ar­gu­men­tó que no es ló­gi­co que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE se mo­les­te por el or­den fi­ja­do, te­nien­do en cuen­ta que él no ha que­ri­do has­ta aho­ra ver­se con Ra­joy y que aho­ra pre­ten­de ha­cer­lo por pu­ro trá­mi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.