La ma­dre de Ca­me­ron de­sa­prue­ba sus re­cor­tes

Pres­ta su fir­ma a una cam­pa­ña pa­ra evi­tar el cie­rre de cen­tros pa­ra ni­ños por ra­zo­nes pre­su­pues­ta­rias

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - RI­TA ÁL­VA­REZ TU­DE­LA

Por un día la ma­dre del pri­mer mi­nis­tro, Da­vid Ca­me­ron, ro­bó el pro­ta­go­nis­mo que sue­le te­ner su hi­jo en la por­ta­da de los dia­rios bri­tá­ni­cos. La cul­pa la tie­ne su fir­ma en una pe­ti­ción pa­ra evi­tar el cie­rre de cen­tros pa­ra ni­ños en su cir­cuns­crip­ción, afec­ta­da por los re­cor­tes pre­su­pues­ta­rios pues­tos en mar­cha por el pri­mer mi­nis­tro.

«La ma­dre de Ca­me­ron lu­cha con­tra los re­cor­tes de los to­ries», de­cía en gran­des ti­tu­la­res la por­ta­da del ta­bloi­de Daily Mi­rror. Acom­pa­ña­ba la crónica con una fo­to de am­bos y la abría con el di­cho de que «una ma­dre sa­be siem­pre lo que más con­vie­ne a un hi­jo».

Tras ejer­cer 30 años como ma- gis­tra­da, a sus 81 años, Mary Ca­me­ron no aprue­ba la de­ci­sión de su vás­ta­go, que su­pon­drá el cie­rre de 44 cen­tros pú­bli­cos pa­ra los más pe­que­ños en la cir­cuns­crip­ción de Wit­ney, en el sur de In­gla­te­rra. Una me­di­da con la que el con­se­jo de ges­tión de los con­ser­va­do­res cal­cu­la que se po­drán aho­rrar unos ocho mi­llo­nes de li­bras den­tro de su plan de re­du­cir el dé­fi­cit na­cio­nal.

Mary Ca­me­ron con­fir­mó al pe­rió­di­co que efec­ti­va­men­te ha­bía fir­ma­do el ma­ni­fies­to en con­tra, pe­ro no qui­so ha­cer más de­cla- ra­cio­nes. No ha­cía fal­ta, los he­chos ha­blan por si so­los y la pe­ti­ción ya cuen­ta con el res­pal­do de unos 10.000 ciu­da­da­nos. La pos­tu­ra de la pro­ge­ni­to­ra po­dría sor­pren­der a mu­chos, pe­ro no es la pri­me­ra vez que se opo­ne a las po­lí­ti­cas del par­ti­do que li­de­ra su hi­jo. En el 2013 mos­tró su apo­yo al ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual a pe­sar de la opo­si­ción de las ba­ses con­ser­va­do­ras.

Los pa­dres ob­tie­nen en los cen­tros que se quie­ren ce­rrar ase­so­ra­mien­to gra­tui­to so­bre el cui­da­do de los pe­que­ños, pe­ro tam- bién edu­ca­ción prees­co­lar. Pa­ra Jill Huish, que es­tá a car­go de la cam­pa­ña pa­ra evi­tar los cie­rres, lo su­ce­di­do mues­tra que «la aus­te­ri­dad pro­fun­da es­tá afec­tan­do con re­cor­tes a los ciu­da­da­nos más vul­ne­ra­bles». Por ello, ve de lo más nor­mal que in­clu­so la ma­dre de Ca­me­ron ha­ya to­ma­do car­tas en el asun­to.

En la pe­ti­ción, el gru­po lla­ma­do 38 De­grees ex­po­ne que los cen­tros des­ti­na­dos pa­ra sus hi­jos «son un sal­va­vi­das pa­ra los nue­vos pa­dres que con­fían en los re­cur­sos lo­ca­les, por lo que el apo­yo es ne­ce­sa­rio en el mo­men­to en el que más se ne­ce­si­ta».

Sin em­bar­go, las au­to­ri­da­des lo­ca­les van más allá y no ven el re­cor­te como un he­cho pun­tual. Se­gún la­men­tan, la fi­nan­cia­ción que re­ci­ben del Go­bierno se ha vis­to re­cor­ta­da en un 40% des­de que Ca­me­ron pu­so un pie en Dow­ning Street por pri­me­ra vez, allá por ma­yo de 2010. Los tra­ba­ja­do­res mu­ni­ci­pa­les afec­ta­dos por los re­cor­tes pla­nean ir a una huel­ga de 24 ho­ras la semana que vie­ne. No es­tán se­gu­ros de que Ca­me­ron re­ca­pa­ci­te y dé mar­cha atrás en sus pla­nes pe­se a que cuen­tan con el apo­yo de su ma­dre. El equi­po ar­gen­tino de Antropología Fo­ren­se ha con­clui­do que los 43 nor­ma­lis­tas [es­tu­dian­tes de ma­gis­te­rio] de Ayot­zi­na­pa no fue­ron in­ci­ne­ra­dos en el ba­su­re­ro mu­ni­ci­pal de Co­cu­la por­que no hay evi­den­cias cien­tí­fi­cas que lo res­pal­den, tum­ban­do así la ver­sión ofi­cial de las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas. Los fo­ren­ses ar­gen­ti­nos pre­sen­ta­ron ayer su in­for­me, se­gún el cual en­tre la ma­dru­ga­da del 26 y la del 27 de sep­tiem­bre de 2014, cuan­do se su­po­ne que si­ca­rios de Gue­rre­ros Uni­dos ase­si­na­ron y que­ma­ron a los nor­ma­lis­tas en Co­cu­la, no hu­bo un fue­go de la mag­ni­tud ne­ce­sa­ria pa­ra cal­ci­nar a los jó­ve­nes. El por­ta­voz del equi­po ex­pli­có que, gra­cias a las imá­ge­nes cap­ta­das por los sa­té­li­tes, han ave­ri­gua­do que la zo­na que­ma­da en el cen­tro del ba­su­re­ro se de­be a la su­ce­sión de in­cen­dios ori­gi­na­dos des­de 2012 has­ta la ac­tua­li­dad.

S. LOCK EFE

Ca­me­ron con su ma­dre Mary en el tor­neo de Wim­ble­don.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.