«Es la pri­me­ra vez que con­si­go cam­biar so­la el ca­nal de la te­le­vi­sión»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad -

Hay quien tie­ne sue­ños tan ex­tra­or­di­na­rios que es di­fí­cil que los ha­ga reali­dad. El de Ma­ría Jo­sé es tan sen­ci­llo, que lo di­fí­cil es en­ten­der que pue­da ser ex­tra­or­di­na­rio: «Mi ma­yor ilu­sión es «con­se­guir lla­mar por te­lé­fono a mi ma­dre y a mis ami­gos». Lo di­ce con un bri­llo de en­tu­sias­mo en la mi­ra­da mien­tras cru­za los de­dos con ra­pi­dez por un ta­ble­ro de co­mu­ni­ca­ción, tác­til, re­ple­to de sím­bo­los, pues ella no tie­ne la fa­cul­tad del ha­bla. Es­tá ra­dian­te, tal vez por­que lle­va más de cua­ren­ta años sin po­der lla­mar por te­lé­fono y aho­ra lo ve a su al­can­ce.

Es una de­pen­dien­te se­ve­ra. La si­lla de rue­das es como una pro­lon­ga­ción de su cuer­po, en el que ma­nos y bra­zos res­pon­den con di­fi­cul­tad. Pe­ro un man­do es­pe­cial, adap­ta­do a sus li­mi­ta­cio­nes, le es­tá cam­bian­do la exis­ten­cia. «Es la pri­me­ra vez en mi vi­da que con­si­go cam­biar so­la el ca­nal de la te­le­vi­sión», con­fir­ma con agi­li­dad en su pa­nel de co­mu­ni­ca­ción. Es­te man­do tam­bién le per- mi­ti­rá res­pon­der al te­lé­fono, al tiem­po que un pro­gra­ma con­vier­te en voz sus in­di­ca­cio­nes.

A su la­do es­tá Je­sús, usua­rio tam­bién de la pri­me­ra vi­vien­da domotizada de Es­pa­ña pa­ra de­pen­dien­tes, la que la Aso­cia­ción de Pa­dres de Per­so­nas con Pa­rá­li­sis Ce­re­bral (As­pa­ce) de A Co­ru­ña ha ins­ta­la­do en Sa­da gra­cias a la co­la­bo­ra­ción de la Fun­da­ción Aman­cio Or­te­ga. En la co­ci­na, Ma­ría Jo­sé en­cien­de la sandwichera des­de su man­do. Je­sús se en­car­ga de los sánd­wi­ches mix­tos. ¡Per­fec­tos! «Y eso que la co­ci­na no es lo mío», bro­mea.

La vi­vien­da, de 56 me­tros cua­dra­dos, es­tá adap­ta­da a las ne­ce­si­da­des de los de­pen­dien­tes. Los usua­rios del cen­tro de día de As­pa­ce pue­den en­tre­nar­se en el uso de es­ta tec­no­lo­gía, pe­ro el pro­yec­to ex­pe­ri­men­tal va más allá. La per­so­na que ten­ga re­cur­sos eco­nó­mi­cos po­drá ins­ta­lar es­tos sis­te­mas en su ca­sa, y ade­más, «no des­car­ta­mos la po­si­bi­li­dad de que use la vi­vien­da gen­te que no es­tá con no­so­tros», avan­za Eu­lo­gio Ló­pez, que es el di­rec­tor de As­pa­ce.

Jo­sé Luis es usua­rio del cen­tro de día des­de ha­ce cua­tro años. Prac­ti­ca en la ca­ma con una ta­ble­ta, y es­tá en­tu­sias­ma­do por­que des­de su or­de­na­dor es ca­paz, por pri­me­ra vez, de pre­pa­rar­se pa­ra dor­mir sin ayu­da. Des­de su dis­po­si­ti­vo apa­ga las lu­ces, ba­ja las per­sia­nas y tum­ba el res­pal­do de la ca­ma. «Pa­ra él es un triun­fo po­ner­se como quie­ra en el col­chón, sin de­pen­der de na­die», va­lo­ra Aroa, te­ra­peu­ta ocu­pa­cio­nal. Jo­sé Luis cul­mi­na el ex­pe­ri­men­to con un en­tu­sias­ta «bue­nas no­ches». Sa­li­mos. Él mis­mo pue­de abrir­nos la puer­ta de ca­sa.

Es­te pro­yec­to tec­no­ló­gi­co va más allá de la vi­vien­da do­mó­ti­ca. En­tre los 110 usua­rios de As­pa­ce hay ni­ños que des­de los 3 años de edad em­pie­zan a tra­ba­jar con or­de­na­do­res. Iker tie­ne 4. Ca­si no ve y, pe­se a ello, per­ci­be los es­tí­mu­los de la pan­ta­lla de un or­de­na­dor que él con­tro­la con la mi­ra­da. A su la­do, chi­cos de to­das las eda­des par­ti­ci­pan del en­troi­do gra­cias a un po­wer point fes­ti­vo que pro­yec­ta imá­ge­nes en la sa­la y que ellos ac­ti­van con va­rios man­dos.

El re­sul­ta­do de es­tos pro­ce­sos tec­no­ló­gi­cos es la ter­ce­ra par­te del pro­yec­to: la in­ser­ción so­cial me­dian­te la in­te­gra­ción de los de­pen­dien­tes en el lo­cal so­cial del cen­tro. Allí, Eli­seo atien­de a los vi­si­tan­tes y pa­sa las lla­ma­das que se re­ci­ben en cen­tra­li­ta, Mó­ni­ca y Gi­se­la pre­pa­ran y sir­ven un ma­ra­vi­llo­so ca­fé de me­dia ma­ña­na, y Da­vid nos cuen­ta el se­cre­to de su tor­ti­lla de pa­ta­ta mien­tras ela­bo­ra unos de­li­cio­sos ca­na­pés de sal­chi­chón y de que­so: «Una se­ño­ra de Be­tan­zos que ga­nó un con­cur­so de tor­ti­llas me di­jo una vez que el se­cre­to es ba­tir los hue­vos con mu­cho ca­ri­ño. ¡Me de­jó fli­pa­do!».

Je­sús pre­pa­ra sánd­wi­ches en la co­ci­na de la vi­vien­da pi­lo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.