El pes­que­ro pi­ra­ta «Kun­lun», de­te­ni­do en Se­ne­gal pa­ra com­pro­bar su ban­de­ra

El bu­que, su­pues­ta­men­te vin­cu­la­do a Vidal Ar­ma­do­res, hu­yó en sep­tiem­bre de Tai­lan­dia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Marítima - E. ABUÍN

Ya no se lla­ma­ba Kun­lun. Ni si­quie­ra Tais­han. Lle­gó a Se­ne­gal como Asian Wa­rrior y ban­de­ra de In­do­ne­sia y, se­gún la or­ga­ni­za­ción eco­lo­gis­ta Sea Shep­herd, eso fue lo que pro­vo­có su de­ten­ción en el país afri­cano pa­ra com­pro­bar su ban­de­ra y su cer­ti­fi­ca­ción. La no­ti­cia de su apre­sa­mien­to la di­fun­dió ayer el ca­pi­tán Sid Cha­kra­varty, que par­ti­ci­pa aho­ra a bor­do del Ste­ve Ir­wing en la se­gun­da par­te de la Ope­ra­ción Ice­fish, que tra­ta de fre­nar a los pes­que­ros pi­ra­tas que cap­tu­ran mer­lu­za ne­gra ile­gal­men­te en el an­tár­ti­co.

Y el Kun­lun, que tan­to Sea Shep­herd como otras or­ga­ni­za­cio­nes vin­cu­lan a la com­pa­ñía ri­bei­ren­se Vidal Ar­ma­do­res, es uno de ellos. Fue sor­pren­di­do en enero del 2015 por la Ar­ma­da de Nue­va Ze­lan­da em­plean­do sin pu­dor re­des de en­ma­lle, prohi­bi­das en el área aus­tral. En fe­bre­ro fue des­cu­bier­to por el bar­co Sam Si­mon, de los eco­lo­gis­tas, ha­cien­do lo mis­mo, pe­ro en aguas aus­tra­lia­nas. A fi­na­les de ese mes fue in­ter­cep­ta­do e ins­pec­cio­na­do por la Ma­ri­na aus­tra­lia­na cer­ca de las is­las Co­cos, aunque los ofi­cia­les les per­mi­tie­ron con­ti­nuar su rum­bo.

En mar­zo, el Kun­lun, ya dis­fra­za­do de Tais­han y ban­de­ra de Tai­lan­dia, fue de­te­ni­do en Phu­ket, don­de des­car­gó 182 to­ne­la­das de mer­lu­za ne­gra, va­lo­ra­da en cin­co mi­llo­nes de eu­ros, que ha­bía he­cho pa­sar por me­ro gi­gan­te.

Las au­to­ri­da­des de Tai­lan­dia im­pu­sie­ron al bar­co una mul­ta por esa irre­gu­la­ri­dad, pe­ro tu­vie­ron que de­vol­ver­le la car­ga, que fue de nue­vo em­bar­ca­da en las bo­de­gas del pes­que­ro. Y allí per­ma­ne­ció, fon­dea­do, has­ta sep­tiem­bre, que em­pren­dió la hui­da.

La fu­ga del Tais­han le va­lió el tras­la­do a Bang­kok al je­fe de Adua­nas de Phu­ket y a otros dos ofi­cia­les. La tri­pu­la­ción del pes­que­ro pi­dió au­to­ri­za­ción pa­ra abas­te­cer­se de com­bus­ti­ble con el que man­te­ner con­ge­la­das las 182 to­ne­la­das de pes­ca­do y los fun­cio­na­rios se lo con­ce­die­ron sin caer en la cuen­ta de que con los tan­ques lle­nos de ga­soil te­nía el cam­po li­bre.

Sea Shep­herd no ocul­tó ayer su sa­tis­fac­ción, da­do que la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal, en la que se ha in­vo­lu­cra­do has­ta la In­ter­pol, es­tá de­jan­do fue­ra de com­ba­te a los pi­ra­tas del An­tár­ti­co. Que el bar­co ha­ya si­do de­te­ni­do en Se­ne­gal es, se­gún Cha­kra­varty, una prue­ba de que no ha se­gui­do ope­ran­do en el océano aus­tral. Aho­ra, la or­ga­ni­za­ción cen­tra­rá sus es­fuer­zos en el úl­ti­mo de los 6 ban­di­dos: el Vi­king. Acer­ga y Cer­quei­ros Ga­le­gos si­guen ti­rán­do­se a la ca­ra las ci­fras de ju­rel. Si ha­ce unos días es­ta úl­ti­ma agru­pa­ción re­pli­ca­ba al pre­si­den­te de aque­lla, Jo­sé Blan­co, que la flo­ta de Ri­bei­ra y Agui­ño acu­mu­la­ba el 11,43 % de la cuo­ta de la zo­na IXa —del sur de Fis­te­rra al gol­fo de Cá­diz—, mien­tras que los bar­cos de Por­to­sín aglu­ti­na­ban el 23,57 %, aho­ra es Blan­co el que ha sa­ca­do la cal­cu­la­do­ra pa­ra dar otro ejem­plo del des­equi­li­brio que pro­pi­cia el ac­tual re­par­to de cuo­ta.

Así, el pre­si­den­te de Acer­ga se­ña­la que seis bar­cos de Ri­bei­ra dis­po­nen en to­tal de 1.333.867 ki­los de ju­rel en am­bas zo­nas (IXa y el Can­tá­bri­co) to­tal, con lo que a ca­da uno les co­rres­pon­de 222.311. Mien­tras, los de Por­to­sín tie­nen 2.092.444 ki­los, que re­par­ti­dos en­tre los 24 bar­cos que son to­ca a 87.185 ki­los ca­da uno. Aho­ra bien, como «van en xes­tión con­xun­ta e te­ñen que re­par­tir cos de Vi­go, Ca­ma­ri­ñas, Mal­pi­ca e al­gúns que te­ñen ce­ro co­ta co­rres­pón­de­lles uns 48.000 qui­los».

Blan­co di­ce que «eu nun­ca min­to» y re­ta a Cer­quei­ros Ga­le­gos a «le­var­me ao xul­ga­do se que­ren que llo cla­re­xe».

JEFF WIRTH

El «Kun­lun», aho­ra «Asian Wa­rrior», fue per­se­gui­do por el «Sam Si­mon», de Sea Shep­herd, por la An­tár­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.