Hen­drix y Hän­del, dos ve­ci­nos

Lon­dres abre al pú­bli­co el apar­ta­men­to del gui­ta­rris­ta, puer­ta con puer­ta con la ca­sa don­de el mú­si­co ale­mán vi­vió 240 años an­tes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Cultura - RI­TA ÁL­VA­REZ TU­DE­LA

Dos mú­si­cos tan dis­pa­res como Ji­mi Hen­drix y Geor­ge Frie­drich Hän­del vi­vie­ron, en si­glos di­fe­ren­tes, en ca­sas co­lin­dan­tes en el ba­rrio lon­di­nen­se de May­fair. En sus paí­ses de ori­gen eran una agu­ja en un pa­jar, pe­ro en la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca en­con­tra­ron su hue­co y lo­gra­ron ha­cer­se im­pres­cin­di­bles pa­ra la his­to­ria de la mú­si­ca. Aho­ra, sus se­gui­do­res tie­nen la opor­tu­ni­dad úni­ca de ver las ca­sas de am­bos. Des­de hoy abre el ter­cer pi­so del nú­me­ro 23 en Brook Street, el ho­gar de Hen­drix y su com­pa­ñe­ra Kathy Et­ching­ham en 1968 y 1969. Fue­ron los años de su ma­yor es­plen­dor crea­ti­vo y a tan so­lo un blo­que del que ocu­pó Hän­del, que ya es­ta­ba abier­to pa­ra los vi­si­tan­tes.

A su lle­ga­da a Lon­dres, Hen­drix vi­vía en otra ca­sa, pe­ro no de­ja­ba de to­car y sus ve­ci­nos pro­tes­ta­ron tan­to por el rui­do que ter­mi­na­ron echán­do­los. Kathy dis­pu­so de unos días pa­ra bus­car un nue­vo apar­ta­men­to mien­tras Hen­drix es­ta­ba de via­je en Es­ta­dos Uni­dos. Fi­nal­men­te en­con­tró uno al la­do de don­de vi­vió el mú­si­co ale­mán y que se ajus­ta- ba a su pre­su­pues­to. Les cos­ta­ba ape­nas 30 li­bras a la semana y es­ta­ba en la zo­na de mu­chos lo­ca­les en los que Hen­drix so­lía to­car, por lo que era có­mo­do pa­ra ir a ellos a pie. Lo me­jor es que a los la­dos so­lo ha­bía ne­go­cios y nin­gún ve­cino que se can­sa­se. El mo­des­to apar­ta­men­to no te­nía ca­le­fac­ción, pe­ro no re­sul­tó un problema: ha­cía que pa­sa­sen la ma­yor par­te del tiem­po en su sa­lón-ha­bi­ta­ción, al ca­lor de una es­tu­fa. Ade­más, eran me­ses en los que Hen­drix no pa­ra­ba de dar con­cier­tos en pe­que­ñas lo­ca­li­da­des de to­da In­gla­te­rra, dur­mien­do en una fur­go­ne­ta.

Los vi­si­tan­tes pue­den aho­ra ver esa ha­bi­ta­ción, la jo­ya de la ca­sa, don­de no fal­tan te­lé­fo­nos en el sue­lo, un man­tón de ma­ni­la col­ga­do so­bre la ca­ma, va­rias bo­te­llas de vino Ma­teus Ro­sé y al­gu­na ta­za de té. Sin em­bar­go, no se pue­de su­bir a la se­gun­da plan­ta, don­de es­ta­ban el ba­ño y la co­ci­na, ya que las es­tre­chas es­ca­le­ras que da­ban ac­ce­so es­tán en un es­ta­do que pon­drían en ries­go la se­gu­ri­dad de los vi­si­tan­tes.

Fren­te a la aus­te­ri­dad de Hen­drix, sor­pren­de el es­ti­lo de la vi­vien­da de Hän­del, por la que pa­ga­ba 60 li­bras al año en 1727, cuan­do em­pe­zó a vi­vir en ella de al­qui­ler, pues al ser ciu­da­dano ex­tran­je­ro no le era per­mi­ti­da la com­pra. De he­cho, su nom­bre en ale­mán da­ba más de un que­bra­de­ro de ca­be­za a los ins­pec­to­res en­car­ga­dos de sus pa­pe­les, dan­do lu­gar a mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes en la es­cri­tu­ra.

Tres sir­vien­tes

Hän­del fue uno de los pri­me­ros ar­tis­tas de la épo­ca que se pu­do per­mi­tir vi­vir so­lo. No se le co­no­ce pa­re­ja es­ta­ble o des­cen­den­cia, pe­ro sí que tu­vo has­ta tres sir­vien­tes en ca­sa, en la que des­ta­ca la sa­la en la que se cree que com­pu­so la ma­yo­ría de sus 44 ópe­ras. Mar­tin Wyatt, di­rec­tor del mu­seo del com­po­si­tor, sub­ra­ya la exis­ten­cia de tes­ti­mo­nios de la épo­ca que apun­tan a que en la pe­que­ña sa­la lle­ga­ron a en­sa­yar 30 mú­si­cos, que pa­sa­ban mu­cho ca­lor pe­se a abrir las dos ven­ta­nas. Aho­ra, en las pa­re­des hay re­tra­tos de va­rios de esos mú­si­cos y tam­bién los ins­tru­men­tos que to­ca­ban. Mien­tras, la ha­bi­ta­ción de Hän­del des­ta­ca por una ca­ma con do­sel don­de no po­día fal­tar un ori­nal de ma­de­ra. En ella el com­po­si­tor be­bía cho­co­la­te ca­lien­te con Opor­to, mien­tras un cua­dro re­cuer­da los jar­di­nes de Vaux­hall, don­de hu­bo una es­cul­tu­ra su­ya a ta­ma­ño na­tu­ral, un pri­vi­le­gio que en la épo­ca es­ta­ba re­ser­va­do a mi­li­ta­res y re­yes.

En las fa­cha­das de los edi­fi- cios, dos pla­cas re­don­das azu­les re­cuer­dan a los ilus­tres in­qui­li­nos. La de Hän­del fue una de las pri­me­ras 16 que se apro­ba­ron en 1868, mien­tras que la de Hen­drix fue pues­ta en 1991.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.