La Li­ga y la Po­li­cía sos­tie­nen que el con­trol de los ul­tras si­gue sien­do la asig­na­tu­ra pen­dien­te pa­ra erra­di­car la vio­len­cia

La Voz de Galicia (Ourense) - - Deportes - AMA­DOR GÓ­MEZ

El con­trol de los ul­tras y de las en­tra­das des­ti­na­das a los gru­pos vio­len­tos en la éli­te con­ti­núan sien­do las gran­des asig­na­tu­ras pen­dien­tes de la Li­ga y de las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do. Así lo ase­gu­ra el di­rec­tor ge­ne­ral de la Po­li­cía. «Te­ne­mos que se­guir tra­ba­jan­do en es­tos dos as­pec­tos, aunque vamos por el buen ca­mino», re­co­no­ció Ig­na­cio Co­si­dó cuan­do ya se ha cum- pli­do más de un año de la muer­te de Francisco Ja­vier Romero Ta­boa­da a ma­nos del Fren­te Atlé­ti­co, «un ase­si­na­to que ha con­se­gui­do cam­biar la per­cep­ción del fút­bol es­pa­ñol pa­ra con­se­guir un en­torno desea­do», se­gún se enor­gu­lle­ce en pro­cla­mar el se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra el De­por­te, Miguel Car­de­nal.

«Par­tía­mos de un ger­men de vio­len­cia fí­si­ca, como fue la muer­te de un afi­cio­na­do, y de una vio­len­cia muy ele­va­da en los es­ta­dios de fút­bol, y am­bas se han re­du­ci­do mu­chí­si­mo», des­ta­có Ja­vier Te­bas tras la clau­su­ra de la V edi­ción del Se­mi­na­rio de Se­gu­ri­dad e In­te­gri­dad en el Fút­bol Pro­fe­sio­nal. Sin em­bar­go, el má­xi­mo res­pon­sa­ble de la Po­li­cía des­ta­có que «aunque ha ha­bi­do una dis­mi­nu­ción sen­si­ble en el nú­me­ro de in­ci­den­tes res­pec­to a la par­ti­ci­pa­ción en al­ter­ca­dos en ac­tos ra­cis­tas y xe­nó­fo­bos, que aho­ra son pun­tua­les, hay al­gu­nos as­pec­tos a me­jo­rar, ya que en otros ca­sos los in­ci­den­tes han cre­ci­do». «Te­ne­mos la me­jor Li­ga y una de las más se­gu­ras del mundo, pe­ro el con­trol de los vio­len­tos, de la venta de en­tra­das y las me­jo­res téc­ni­cas de se­gu­ri­dad en los es­ta­dios con­ver­ti­rán el es­pa­ñol en un fút­bol ca­da vez más se­gu­ro», ad­mi­tió Ig­na­cio Co­si­dó, mien­tras los ra­di­ca­les con­ti­núan ins­ta­la­dos en las gra­das de los es­ta­dios y se si­guen pro­du­cien­do re­yer­tas, afor­tu­na­da­men­te es­po­rá­di­cas, en­tre gru­pos de hin­chas ri­va­les.

Pa­ra evi­tar des­pla­za­mien­tos ma­si­vos de ul­tras sin con­trol po­li­cial y des­coor­di­na­ción en el re­par­to de lo­ca­li­da­des, la LFP ha apro­ba­do ya «un re­gla­men­to muy im­por­tan­te de venta de en­tra­das de­di­ca­do a afi­cio­nes vi­si­tan­tes que ha si­do un avan­ce», se­gún Ja­vier Te­bas, pa­ra quien, aunque en Pri­me­ra Di­vi­sión exis­ten ca­sos evi­den­tes de en­tor­pe­cer la la­bor de las au­to­ri­da­des, no es pre­ci­so pre­sio­nar más a los clu­bes pa­ra po­ten­ciar su ayu­da con­tra la vio­len­cia, «por­que la co­la­bo­ra­ción de los clu­bes es ab­so­lu­ta y com­ple­ta».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.