Un me­ca­nis­mo de pro­pa­gan­da

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - Ela­dio Jar­dón Ex­per­to en Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca

Las re­des so­cia­les son una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta de co­mu­ni­ca­ción y mu­chos po­lí­ti­cos la abra­zan en cam­pa­ña, pe­ro ese en­tu­sias­mo ini­cial aca­ba di­lu­yén­do­se con pos­te­rio­ri­dad a me­di­da que va pa­san­do el tiem­po. Ocu­rre con los per­fi­les par­ti­cu­la­res de los car­gos elec­tos e in­clu­so con los que los par­ti­dos uti­li­zan de for­ma ofi­cial. Por po­ner un ejem­plo, en me­dio de la in­ten­sa gue­rra in­ter­na del PSOE, la cuen­ta de la agru­pa­ción pro­vin­cial de los so­cia­lis­tas ad­mi­tía re­cien­te­men­te en un tuit que ha­bían es­ta­do inac­ti­vos (sin pu­bli­car na­da en ab­so­lu­to) des­de el 4 de ju­nio del año 2015, jus­to des­pués de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, has­ta el 4 de di­ciem­bre del mis­mo año, jus­to an­tes de la cam­pa­ña de las ge­ne­ra­les.

La Voz de Ga­li­cia ha que­ri­do che­quear la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca de los ou­ren­sa­nos en Twit­ter to­man­do como re­fe­ren­cia a los dipu­tados na­cio­na­les ele­gi­dos en aque­llos co­mi­cios y se con­fir­ma cla­ra­men­te la im­por­tan­cia de esa red pa­ra la co­mu­ni­ca­ción elec­to­ral. Ex­cep­tuan­do al ve­te­rano Celso Del­ga­do Ar­ce, que no dis­po­ne de per­fil en ella, todos los par­la­men­ta­rios que re­pre­sen­ta­rán a la pro­vin­cia de Ou­ren­se en es­ta le­gis­la­tu­ra crea­ron una cuen­ta jus­to pa­ra te­ner­la ac­ti­va en cam­pa­ña, pe­ro el re­co­rri­do que su ac­ti­vi­dad en Twit­ter ha te­ni­do des­de en­ton­ces ha si­do muy di­ver­so y en la ma­yor par­te de los ca­sos

Mu­chos di­cen que hoy en día ya no hay es­tra­te­gia, sim­ple­men­te hay iner­cia en la po­lí­ti­ca. Los ar­gu­men­tos pa­re­ce que se ago­ta­ron ha­ce ya al­gún tiem­po y los ciu­da­da­nos ya es­tán can­sa­dos de es­cu­char los mis­mos de­ba­tes en los mis­mos for­ma­tos. Los po­lí­ti­cos de siem­pre de­ci­den co­mu­ni­car­se como si es­tu­vie­ran ha­blan­do con la so­cie­dad de siem­pre. Se ol­vi­dan de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, un ac­ti­vo im­por­tan­tí­si­mo pa­ra sus in­tere­ses elec­to­ra­les. Si­guen cre­yen­do que en la co­mu­ni­ca­ción es im­por­tan­te so­lo en el emi­sor, ol­vi­dán­do­se por com­ple­to de lo que los de­más pien­san. Las re­des so­cia­les re­pre­sen­tan la li­ber­tad co­mu­ni­ca­cio­nal en su má­xi­ma ex­pre­sión. Es en es­te in­men­so es­pa­cio don­de los po­lí­ti­cos po­drán en­con­trar res­pues­tas, es jus­to en las re­des don­de los ciu­da­da­nos pue­den in­ter­ac­tuar de la for­ma más pu­ra con sus re­pre­sen­tan­tes. De ahí que es­to no ten­drá que ser una pla­ta­for­ma a la cual te­mer, es una pla­ta­for­ma que hay que en­ten­der, com­pren­der y ges­tio­nar de for­ma in­te­li­gen­te. Es­to sue­na muy sen­ci­llo, pe­ro las re­des so­cia- les son más que una ac­ción, son una ac­ti­tud. De­man­dan men­sa­jes bien es­truc­tu­ra­dos, dis­ci­pli­na, crea­ti­vi­dad al má­xi­mo por­que es­to ya de­jo de ser co­mu­ni­ca­ción sin feed­back, se tra­ta de so­cie­da­des abier­tas y trans­pa­ren­tes, de ga­nar adep­tos, de que «me quie­ran» an­tes de que «me com­pren». Hoy la ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos si­gue sin en­ten­der las ven­ta­jas de las re­des so­cia­les y so­lo se cen­tran en sus rie­gos, que por cier­to tam­bién son ate­rra­do­res, pe­ro la cla­ve es­tá en ser una per­so­na an­tes que un po­lí­ti­co, en mos­trar afi­cio­nes y opi­nio­nes bien sin­te­ti­za­das, en ha­blar el idio­ma de los ciu­da­da­nos. Estamos en ple­na era de la in­for­ma­ción, las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se in­for­man y ac­túan en In­ter­net más que en cual­quie­ra de los me­dios tra­di­cio­na­les y el efec­to vi­ral de un men­sa­je de 140 ca­rac­te­res bien co­mu­ni­ca­do pue­de ser in­con­te­ni­ble. Po­de­mos de­cir que aquel po­lí­ti­co que no uti­li­ce la tec­no­lo­gía en pleno si­glo XXI, no quie­re co­mu­ni­car­se con los ciu­da­da­nos y, por lo tan­to, no es un buen po­lí­ti­co. Si la cla­se po­lí­ti­ca es­tá tan des­pres­ti­gia­da es por su es­ca­sa ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car. Las re­des so­cia­les pue­den em­pe­zar a lim­piar la tan afec­ta­da ima­gen de los po­lí­ti­cos en el mundo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.