La Ja­ne Goo­dall ou­ren­sa­na

Pro­ta­go­nis­ta «É tre­men­da a se­me­llan­za que os pri­ma­tes te­ñen con nós», ase­gu­ra la jo­ven

La Voz de Galicia (Ourense) - - Ourense - MAR­TA VÁZQUEZ

Su per­fil es muy po­co ha­bi­tual en­tre los jó­ve­nes, más dis­pues­tos a ma­tri­cu­lar­se en ca­rre­ras que pro­me­ten rá­pi­das opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les. Ella de­ci­dió ir ha­cia su vo­ca­ción y por eso tras es­tu­diar la ca­rre­ra de Bio­lo­gía, op­tó por ma­tri­cu­lar­se en un más­ter en pri­ma­to­lo­gía.

Y así es como Su­sa­na Rodríguez Fa­ri­ña (Ou­ren­se, 1992) en­tró en con­tac­to di­rec­to con el mundo de los pri­ma­tes, un ám­bi­to en el que es­pe­ra po­der desa­rro­llar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. «Sem­pre me gus­ta­ron os ani­mais e an­tes de ir á uni­ver­si­da­de es­ti­ven de­ba­ten­do en­tre es­tu­dar bio­lo­xía ou ve­te­ri­na­ria. O te­ma dos pri­ma­tes xur­diu des­pois, du­ran­te a carreira. Aín­da que sem­pre sen­tín moi­ta sim­pa­tía por eles por la se­me­llan­za que te­ñen con nós, ne­se tem­po des­cu­brín a pri­ma­tó­lo­gos im­por­tan­tes como Jor­di Sa­ba­ter Pí e, so­bre to­do, Ja­ne Goo­dall», ex­pli­ca Su­sa­na, quien a tra­vés de las his­to­rias de esos per­so­na­jes fue des­cu­brien­do su ver­da­de­ra vo­ca­ción. Y fue así como ter­mi­nó es­tu­dian­do un más­ter en Pri­ma­to­lo­gía, im­par­ti­do por la Fun­da­ción Mo­na, un cen­tro de re­cu­pe­ra­ción de pri­ma­tes, y la Universitat de Girona.

«A di­fe­ren­za dou­tros mes­tra­dos, es­te ten apli­ca­ción prác­ti­ca 100 % por­que tra­ba­lla­mos con ani­mais e po­des ir po­ñen­do en prác­ti­ca o que vas apren­den­do», ex­pli­ca la jo­ven, que du­ran­te ese tiem­po de for­ma­ción tu­vo con­tac­to di­rec­to con los chim­pan­cés y ma­ca­cos re­co­gi­dos en el cen­tro de re­cu­pe­ra­ción, al que lle­gan ani­ma­les pro­ce­den­tes del trá­fi­co ile­gal o de la in­dus­trial del en­tre­te­ni­mien­to. «Xe­ral­men­te che­gan des­pois de que ha­xa de­nun­cias e as au­to­ri­da­des os de­co­mi­sen, pe­ro non hai un or­ga­nis­mo efi­caz que se de­di­que a re­vi­sar es-

La ou­ren­sa­na Su­sa­na Rodríguez es­tu­dió bio­lo­gía y des­pués hi­zo un más­ter en Pri­ma­to­lo­gía.

Des­cu­brió su pa­sión por el mundo de los pri­ma­tes al co­no­cer la his­to­ria de Ja­ne Goo­dal y Jor­di Sa­ba­ter Pí.

Quie­re via­jar a Áfri­ca pa­ra co­no­cer el há­bi­tat de los pri­ma­tes y tra­ba­jar pa­ra po­der evi­tar que se ex­tin­gan. te ti­po de si­tua­cións de for­ma efi­caz», ex­pli­ca Su­sa­na, que la­men­ta la fal­ta de con­cien­cia­ción que exis­te to­da­vía so­bre es­te ti­po de ra­zas, a me­nu­do uti­li­za­das con fi­nes po­co lí­ci­tos. «Non son mas­co­tas, te­ñen que vi­vir no seu há­bi­tat», ad­vier­te. Pre­ci­sa­men­te, pa­ra evi­tar que se ex­tin­gan cuan­do no pue­den vi­vir en sus zo­nas ha­bi­tua­les, los programas for­ma­ti­vos pro­por­cio­nan a es­tu­dian­tes como Su­sa­na los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios pa­ra po­ner en mar­cha es­tra­te­gias de reha­bi­li­ta­ción.

Di­fe­ren­te per­so­na­li­dad

Gran co­no­ce­do­ra ya de es­tas es­pe­cies, la ou­ren­sa­na ase­gu­ra que le lla­ma mu­cho la aten­ción que, al igual que ocu­rre con las per­so­nas, los pri­ma­tes pre­sen­tan gran­des di­fe­ren­cias de ca­rác­ter y per­so­na­li­dad en­tre unos y otros. «Aín­da que moi­ta xen­te non o en­ten­de, te­ñen un­ha per­so­na­li­da­de moi di­fe­ren­tes. Uns son to­tal­men­te in­tro­ver­ti­dos e ou­tros to­do o con­tra­rio, moi ex­tra­ver­ti­dos, é tre­men­da a se­me­llan­za que te­ñen con nós», re­co­no­ce la pri­ma­tó­lo­ga, que tam­bién afir­ma que es­tos ani­ma­les tie­nen un sen­ti­do de la jus­ti­cia «bas­tan­te mar­ca­do».

Mien­tras es­pe­ra una opor­tu­ni- dad la­bo­ral, Su­sa­na colabora en ac­ti­vi­da­des como la char­la desa­rro­lla­da re­cien­te­men­te en el cam­pus —or­ga­ni­za­da por Sus­ti­nea— en la que ha­bló so­bre las consecuencias que tie­ne en la Re­pú­bli­ca del Con­go el uso in­dis­cri­mi­na­do de te­lé­fo­nos mó­vi­les que se ha­ce en oc­ci­den­te. «A ex­plo­ta­ción do col­tán es­tá a su­po­ñer a des­tru­ción da sel­va e pro­vo­cou a apa­ri­ción de con­fli­tos bé­li­cos», ad­vier­te Su­sa­na, que re­cuer­da que los go­ri­las y los chim­pan­cés es­tán en pe­li­gro de ex­tin­ción. «Non só se es­tá des­truín­do o seu há­bi­tat. Hai que re­cor­dar que os pri­ma­tes son fon­te de ali­men­ta­ción pa­ra as co­mu­ni­da­des lo­cais, que se se­guen ex­por­tan­do como ani­mais de com­pa­ñía e se con­ti­núan em­pre­gan­do en ritos de bru­xe­ría», ex­pli­ca la jo­ven, a quien le gus­ta­ría de­di­car su ca­rre­ra a tra­ba­jar por la su­per­vi­ven­cia de es­tas es­pe­cies.

AN­TO­NIO COR­TÉS

Su­sa­na Rodríguez, du­ran­te su es­tan­cia en el cam­pus pa­ra dar una con­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.