Ra­joy ca­lien­ta la ci­ta con Sán­chez acu­sán­do­lo de no de­fen­der a Es­pa­ña

El mi­nis­tro del In­te­rior la lía al vin­cu­lar un Eje­cu­ti­vo PSOE-Po­de­mos con ETA

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada - RA­MÓN GO­RRIA­RÁN

Con­si­de­ra que una coa­li­ción PP-PSOE-Ciu­da­da­nos es «lo de­mo­crá­ti­co. Lo otro no lo es» Los sin­di­ca­tos apo­yan un Go­bierno con Po­de­mos y los em­pre­sa­rios di­cen que no lo te­men

Ha­bía po­cas po­si­bi­li­da­des de en­ten­di­mien­to en­tre Ma­riano Ra­joy y Pe­dro Sán­chez en su reunión de ma­ña­na, pe­ro aho­ra no hay ca­si nin­gu­na. El pre­si­den­te del Go­bierno acu­só ayer al lí­der socialista de des­mar­car­se de uno de los con­sen­sos bá­si­cos de la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra, la de­fen­sa de la uni­dad de Es­pa­ña an­te el de­sa­fío se­ce­sio­nis­ta de Ca­ta­lu­ña. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE ha­bría ro­to es­te acuer­do, se­gún Ra­joy, con su pre­ten­sión de for­mar Go­bierno con Po­de­mos y ayu­da­do por los se­pa­ra­tis­tas. No fue un ca­len­tón ver­bal del je­fe del Eje­cu­ti­vo en la reunión con los se­na­do­res del PP. Dis­tin­tos miem­bros del Go­bierno lan­za­ron en un in­ter­va­lo de ho­ras se­rias des­ca­li­fi­ca­cio­nes en el mis­mo sen­ti­do.

El pre­si­den­te con­si­de­ró que la me­jor prue­ba de que el can­di­da­to socialista a la in­ves­ti­du­ra ha aban­do­na­do la uni­dad cons­ti­tu­cio­na­lis­ta es que en el do­cu­men­to del PSOE pa­ra la ne­go­cia­ción «no ha­bla pa­ra na­da del problema más im­por­tan­te que tie­ne Es­pa­ña, la ame­na­za in­de­pen­den­tis­ta de Ca­ta­lu­ña». Ra­joy tam­bién lla­mó la aten­ción so­bre el he­cho de que Sán­chez no fi­je en­tre sus gran­des prin­ci­pios el re­cha­zo al de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción, al­go que es «una enor­me irres­pon­sa­bi­li­dad» y que, en su opi­nión, es un pea­je a Po­de­mos pa­ra se­llar un pac­to. En cam­bio, pro­si­guió el pre­si­den­te, des­pa­cha «en un ren­glón» la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. Una par­que­dad, a su jui­cio, que es­con­de sus no pu­bli­ci­ta­das in­ten­cio­nes. Pe­ro Sán­chez, pro­si­guió, no va a lle­var a ca­bo sus pla­nes con la Carta Mag­na por­que «no tie­ne vo­tos» pa­ra cam­biar­la sin el PP, y esa co­la­bo­ra­ción no la va a te­ner. Los po­pu­la­res pue­den blo­quear en el Con­gre­so la crea­ción de la po­nen­cia de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal por­que su apro­ba­ción re­quie­re el apo­yo de dos ter­cios de la Cá­ma­ra y el PP, con sus 123 es­ca­ños, tie­ne seis más que la mi­no­ría de blo­queo. Ade­más, cuen­ta con ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Se­na­do pa­ra con­ge­lar­la.

«Lo sen­sa­to y ra­zo­na­ble», di­jo, es la alianza de PP, PSOE y Ciu­da­da­nos que él mis­mo pro­pu­so des­de el día si­guien­te a las elec­cio­nes, y no «la bro­ma» de los so­cia­lis­tas con «los po­pu­lis­tas» de Pa­blo Igle­sias y «los se­pa­ra­tis­tas». Su pro­pues­ta, sub­ra­yó Ra­joy, es «la de­mo­crá­ti­co» por­que re­fle­ja el vo­to de los ciu­da­da­nos; «la otra no lo es», di­jo, es una amal­ga­ma de «dis­cre­pan­cias ideo­ló­gi­cas y de in­te­rés dis­pa­res» que ha­rá im­po­si­ble go­ber­nar.

Ra­joy tam­po­co de­jó una ren­di- ja al acuer­do del PSOE con Ciu­da­da­nos por­que pa­ra que fruc­ti­fi­que ne­ce­si­ta el apo­yo o, al me­nos, la abs­ten­ción de los po­pu­la­res. El PP, ase­gu­ró, «no va a en­trar en ese jue­go» y no va a vo­tar a fa­vor de la in­ves­ti­du­ra de Sán­chez ni se va a abs­te­ner. El úni­co Go­bierno po­si­ble, in­sis­tió, de­be «es­tar pre­si­di­do por el PP». Re­sul­tó lla­ma­ti­vo que no in­di­vi­dua­li­za­rá en él mis­mo, pe­ro fuen­tes del par­ti­do re­co­men­da­ron no sa­car con­clu­sio­nes de esa elu­sión por­que Ra­joy es y se­rá el can­di­da­to del PP.

«Agua de ma­yo» pa­ra ETA

Na­da más aca­bar su ás­pe­ro dis­cur­so, uno de sus co­la­bo­ra­do­res, el se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes con las Cor­tes, Jo­sé Luis Ay­llón, le­yó en las pa­la­bras del pre­si­den­te que plan­tea­ba una dis­yun­ti­va al can­di­da­to socialista: «ser un trai­dor a su país» si pac­ta con Po­de­mos, o un «fra­ca­sa­do po­lí­ti­co» si no lo lo­gra. An­tes de su in­ter­ven­ción fue el mi­nis­tro del In­te­rior el en­car­ga­do de car­gar las tin­tas y aler­tó de que el en­ten­di­mien­to de los so­cia­lis­tas con el par­ti­do de Pa­blo Igle­sias y el PNV se­rá «le­tal» pa­ra Es­pa­ña, pe­ro se­ría «agua de ma­yo» pa­ra ETA por­que con­lle­va «una agen­da ocul­ta» que, en­tre otras me­di­das, in­clu­ye el acer­ca­mien­to de los pre­sos te­rro­ris­tas al País Vasco. Es­tas pa­la­bras pro­vo­ca­ron un alud de crí­ti­cas de todos los par­ti­dos y el PSOE exi­gió ex­pli­ca­cio­nes ur­gen­tes en el Con­gre­so.

Ra­joy no quie­re nin­gún acuer­do con Sán­chez, sal­vo que se su­bor­di­ne a sus pla­nes. Como es cons­cien­te de que no lo va a ha­cer, aña­die­ron, in­ten­ta di­bu­jar el peor de los fu­tu­ros si fruc­ti­fi­ca el acuer­do con Po­de­mos con la es­pe­ran­za de que sea el pro­pio PSOE el que fre­ne el pac­to pa­ra ir a unas nue­vas elec­cio­nes.

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

La car­ga de Ra­joy con­tra Sán­chez en el Se­na­do fue re­pli­ca­da por otros di­ri­gen­tes del PP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.