Pa­blo Igle­sias de­ja sin po­de­res a Rio­boo, que in­sis­te en que no aban­do­na

La Voz de Galicia (Ourense) - - Portada -

Un men­sa­je en­via­do por la apli­ca­ción de men­sa­je­ría Te­le­gram a los 72 miem­bros del con­se­jo ciu­da­dano es­ta­tal por la se­cre­ta­ria de Coor­di­na­ción Eje­cu­ti­va de Po­de­mos, Án­ge­la Ballester, des­en­ca­de­nó a las po­cas ho­ras de ha­ber di­suel­to la di­rec­ción del par­ti­do en Ga­li­cia que el pro­pio Pa­blo Igle­sias cor­ta­se to­da po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­ca­ción no ofi­cial de su equi­po con Breo­gán Rio­boo y con Jo­sé Ra­món Blan­co, el res­pon­sa­ble de la or­ga­ni­za­ción en Can­ta­bria, don­de tam­bién una ges­to­ra se ha­rá car­go del par­ti­do. Al ad­ver­tir Ballester que pa­ra «evi­tar ma­len­ten­di­dos» se li­mi­ta­rán las co­mu­ni­ca­cio­nes con los dos se­cre­ta­rios au­to­nó­mi­cos a men­sa­jes «por una vía es­tric­ta­men­te for­mal», Pa­blo Igle­sias pro­ce­dió de in­me­dia­to, como ad­mi­nis­tra­dor del gru­po de Te­le­gram (si­mi­lar a What­sapp) de los 72 car­gos del par­ti­do, a eli­mi­nar a am­bos de di­cha red in­ter­na, tras lo que él mis­mo se dio de ba­ja tam­bién con el nú­me­ro de mó­vil que usa­ba en los úl­ti­mos años, al pa­sar a uti­li­zar el que como diputado le ha si­do en­tre­ga­do en las Cor­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.