Los con­flic­tos de­bi­li­tan a Pa­blo Igle­sias

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo -

En pleno pe­río­do de ne­go­cia­cio­nes pa­ra la for­ma­ción de Go­bierno, y a me­nos de un mes de una se­sión de in­ves­ti­du­ra en la que Po­de­mos se jue­ga la po­si­bi­li­dad en­trar di­rec­ta­men­te en el Eje­cu­ti­vo tras sus pri­me­ras elec­cio­nes ge­ne­ra­les, la for­ma­ción li­de­ra­da por Pa­blo Igle­sias atra­vie­sa una cri­sis or­gá­ni­ca y de li­de­raz­go. Fren­te al fé­rreo con­trol im­pues­to en su na­ci­mien­to por la di­rec­ción na­cio­nal, la or­ga­ni­za­ción se ha di­vi­di­do en va­rios te­rri­to­rios en­tre sec­to­res en­fren­ta­dos que lu­chan por el po­der: los que desafían las ór­de­nes mar­ca­das des­de Ma­drid y quie­nes se mues­tran par­ti­da­rios de la más or­to­do­xa obe­dien­cia a Igle­sias.

Los mo­ti­vos de dis­cor­dia son dis­tin­tos en ca­da co­mu­ni­dad. Vie­nen de le­jos, pe­ro los pac­tos en ayun­ta­mien­tos y co­mu­ni­da­des tras las mu­ni­ci­pa­les y au­to­nó­mi­cas, la con­for­ma­ción de los gru­pos par­la­men­ta­rios tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les y la es­tra­te­gia a se­guir aho­ra en las ne­go­cia­cio­nes con el PSOE pa­ra for­mar Go­bierno han ahon­da­do la cri­sis.

La im­po­si­bi­li­dad de que las con­fluen­cias de Ga­li­cia, Ca­ta­lu­ña y Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na pu­die­ran con­for­mar un gru­po par­la­men­ta­rio pro­pio en el Con­gre­so, al­go a lo que Igle­sias se ha­bía com­pro­me­ti­do, han mos­tra­do tam­bién las grie­tas en las alian­zas te­rri­to­ria­les al­can­za­das por Po­de­mos, que por aho­ra se han sal­da­do con la es­ci­sión de Com­pro­mís, cu­yos dipu­tados aban­do­na­ron el gru­po de Po­de­mos pa­ra in­te­grar­se en el Mix­to. En ca­so de re­pe­tir­se las ge­ne­ra­les, esas alian­zas es­ta­rían en en­tre­di­cho.

El problema pa­ra Igle­sias es que, al mar­gen de las di­fí­ci­les re­la­cio­nes con sus so­cios, los prin­ci­pa­les con­flic­tos in­ter­nos de Po­de­mos se si­túan en al­gu­nas de las co­mu­ni­da­des en las que el par­ti­do y sus con­fluen­cias han ob­te­ni­do me­jo­res re­sul­ta­dos en las pa­sa­das elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Ade­más de en Ga­li­cia, el par­ti­do es­tá di­ri­gi­do por una ges­to­ra en Ca­ta­lu­ña, País Vasco, Can­ta­bria y La Rio­ja. En Ara­gón y An­da­lu­cía, Po­de­mos es­tá li­de­ra­do por los crí­ti­cos a Igle­sias Pa­blo Eche­ni­que y Te­re­sa Rodríguez, que ac­túan ca­da vez con más au­to­no­mía res­pec­to a la di­rec­ción na­cio­nal.

PAÍS VASCO Rup­tu­ra con Igle­sias.

El pa­sa­do mes de no­viem­bre, el lí­der de Po- de­mos en el País Vasco, Ro­ber­to Uriar­te, y otros 19 miem­bros del con­se­jo ciu­da­dano pre­sen­ta­ron su di­mi­sión adu­cien­do sus «desacuer­dos» pro­fun­dos con la di­rec­ción del par­ti­do. El mo­ti­vo fue que la cú­pu­la na­cio­nal en­ca­be­za­da por Pa­blo Igle­sias re­cha­zó los cam­bios que el con­se­jo ciu­da­dano vasco pro­po­nía en las lis­tas ela­bo­ra­das pa­ra elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Fi­nal­men­te, el nú­me­ro dos de Po­de­mos, Íñi­go Erre­jón, im­pu­so su cri­te­rio so­bre Uriar­te, lo que con­du­jo a la rup­tu­ra. Des­de en­ton­ces, la or­ga­ni­za­ción es­tá des­ca­be­za­da en el País Vasco y fun­cio­na con un «equi­po téc­ni­co» nom­bra­do por Igle­sias. El pa­sa­do mar­tes, la di­rec­ción anun­ció que ha­brá pri- ma­rias el 8 de mar­zo. El he­cho de que, al igual que Ga­li­cia, en el País Vasco se ce­le­bren elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas es­te año ahon­da la gra­ve­dad del con­flic­to.

CA­TA­LU­ÑA Dis­tan­cia con Ma­drid.

En Ca­ta­lu­ña, en don­de En Co­mú Po­dem, la alianza for­ma­da por Po­de­mos con Bar­ce­lo­na en Co­mú, fue pri­me­ra fuer­za en las ge­ne­ra­les, la di­rec­ción es­tá tam­bién pen­dien­te de re­no­va­ción des­de el pa­sa­do mes de oc­tu­bre, cuan­do la en­ton­ces lí­der Gem­ma Uba­sart pre­sen­tó la di­mi­sión y aban­do­nó igual­men­te la di­rec­ción na­cio­nal. Aquí la cau­sa ofi­cial fue el mal re­sul­ta­do ob­te­ni­do por Ca­ta­lun­ya Sí que es Pot en las elec­cio­nes ca­ta­la­nas. Pe­ro el mo­ti­vo real era el pro­fun­do desacuer­do de la di­rec­ción en Ca­ta­lu­ña con el ex­ce­si­vo pro­ta­go­nis­mo de Pa­blo Igle­sias e Íñi­go Erre­jón en la cam­pa­ña, que dio una ima­gen de tu­te­la des­de Ma­drid en una co­mu­ni­dad muy sen­si­ble a esa cues­tión. Des­de en­ton­ces, fun­cio­nan con una ges­to­ra.

CAN­TA­BRIA Cisma in­terno.

En Can­ta­bria, Po­de­mos es­tá in­mer­sa en un cisma. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Jo­sé Ra­món Blan­co, afín a Igle­sias, ha desafia­do la pe­ti­ción de di­mi­sión del sec­tor crí­ti­co del con­se­jo ciu­da­dano, aunque anun­cia que en el mes de agos­to pon­drá su car­go a dis­po­si­ción de la mi­li­tan­cia. Pe­ro, an­tes de eso, Blan­co, que fue des­ti­tui­do como je­fe del gru­po par­la­men­ta­rio en la cá­ma­ra re­gio­nal, pi­dió a la di­rec­ción na­cio­nal que di­sol­vie­ra la di­rec­ción en Can­ta­bria y nom­bra­ra una ges­to­ra, a lo que Igle­sias ha ac­ce­di­do.

LA RIO­JA Frau­de en las pri­ma­rias.

En La Rio­ja el problema es otro. El par­ti­do es­tá allí sin di­rec­ción tras de­tec­tar­se un frau­de en las pri­ma­rias pa­ra la can­di­da­tu­ra au­to­nó­mi­ca, en las que se im­pu­so Raúl Au­se­jo. Aho­ra se han con­vo­ca­do unas nue­vas pri­ma­rias que se ce­le­bra­rán el pró­xi­mo 8 de mar­zo y pro­cla­ma­rán nue­vo lí­der. La cri­sis más gra­ve que atra­vie­sa Po­de­mos es sin du­da la de Ca­ta­lu­ña, en don­de es­tá cues­tio­na­da la pro­pia su­per­vi­ven­cia de la or­ga­ni­za­ción con su nom­bre, una vez que la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau, alia­da de Po­de­mos, ha anun­cia­do la crea­ción de su pro­pia fuer­za po­lí­ti­ca al mar­gen de la es­truc­tu­ra del par­ti­do mo­ra­do. Ca­ta­lu­ña es pa­ra Pa­blo Igle­sias una au­to­no­mía cla­ve, en la que la coa­li­ción En Co­mú Po­dem ha su­ma­do 12 de los ac­tua­les 65 dipu­tados con los que cuen­ta Po­de­mos en el Con­gre­so. La po­ten­cia de en Co­mú Po­dem con­di­cio­na en bue­na ma­ne­ra las es­tra­te­gias ne­go­cia­do­ras de Igle­sias con el PSOE, ya que los so­cios ca­ta­la­nes in­sis­ten en exi­gir el com­pro­mi­so de ce­le­brar un re­fe­ren­do de in­de­pen­den­cia pa­ra fir­mar cual­quier pac­to con los so­cia­lis­tas.

El éxi­to en las ge­ne­ra­les de la con­fluen­cia ca­ta­la­na for­ma­da por Po­de­mos lle­gó gra­cias al li­de­raz­go de Ada Co­lau, des­pués de que en las au­to­nó­mi­cas de Ca­ta­lu­ña, en las que la al­cal­de­sa en Bar­ce­lo­na se man­tu­vo al mar­gen de la cam­pa­ña mien­tras Pa­blo Igle­sias se in­vo­lu­cró al má­xi­mo, Ca­ta­lun­ya Sí que es Pot co­se­cha­ra un pé­si­mo re­sul­ta­do. Ese pro­ce­so mi­nó el li­de­raz­go de Igle­sias en Ca­ta­lu­ña y lle­vó a Co­lau a anun­ciar la crea­ción de su pro­pia fuer­za po­lí­ti­ca con as­pi­ra­cio­nes de ga­nar las au­to­nó­mi­cas y re­cha­zan­do crear coa­li­cio­nes y «so­pas de si­glas».

Cons­cien­te de que en­fren­tar­se a Co­lau es im­po­si­ble, Po­de­mos ha op­ta­do por ele­gir pri­me­ro a sus nue­vos lí­de­res en Ca­ta­lu­ña y de­ba­tir des­pués si man­te­ner sus si­glas o re­nun­ciar a ellas pa­ra in­te­grar­se en el par­ti­do de la al­cal­de­sa so­me­tién­do­se a su li­de­raz­go.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­de­mos en Can­ta­bria, afín a Pa­blo Igle­sias, es­ta­ba cues­tio­na­do por la di­rec­ción re­gio­nal del par­ti­do, que exi­gía su di­mi­sión.

El ex­lí­der de Po­de­mos en el País Vasco di­mi­tió en no­viem­bre tras re­cha­zar la di­rec­ción na­cio­nal los cam­bios pro­pues­tos en las lis­tas pa­ra las ge­ne­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.