La me­nor que se des­col­gó con sá­ba­nas que­ría ir a una fies­ta de dis­fra­ces

La ado­les­cen­te, que es­ta­ba cas­ti­ga­da sin sa­lir, per­ma­ne­ce en gra­ve es­ta­do en la uci

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - XO­SÉ CARREIRA

El pa­dre de la me­nor que se en­cuen­tra in­gre­sa­da en cui­da­dos in­ten­si­vos del hospital de Lu­go, de­bi­do a las he­ri­das que su­frió al caer­se al va­cío cuan­do se des­col­ga­ba por unas sá­ba­nas, in­sis­te en que él no le im­pu­so nin­gún cas­ti­go. La po­li­cía si­gue con la in­ves­ti­ga­ción y, por aho­ra, no ce­rró el in­for­me que mo­ti­va­rá que el juez y el fis­cal de­ci­dan so­bre el par­ti­cu­lar, aunque to­do apun­ta a que el asun­to po­dría que­dar ar­chi­va­do por­que los cas­ti­gos, sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes, no cons­ti­tu­yen de­li­to al­guno.

Al­gu­nas ver­sio­nes apun­tan a que pu­do ha­ber si­do al­gu­na per­so­na del en­torno fa­mi­liar de la pe­que­ña la que su­pues­ta­men­te hu­bie­se to­ma­do la de­ci­sión de cas­ti­gar­la sin sa­lir y sin po­der uti­li­zar el mó­vil. No se co­no­ce la razón de ese pre­sun­to cas­ti­go.

Como aún no fue com­ple­ta­da la to­ma de de­cla­ra­cio­nes por par­te de los po­li­cías, tam­po­co se lle­gó a la razón exac­ta por la que la jo­ven, de 14 años, op­tó por ur­dir el plan de des­col­gar­se por la fa­cha­da pos­te­rior del edi­fi­cio en el que vi­ve. Es un in­mue­ble de cin­co pi­sos más un en­tre­sue­lo de bas­tan­te al­tu­ra y un ba­jo. En to­tal, el in­mue­ble tie­ne en­tre 18 y 20 me­tros de al­tu­ra, se­gún cálcu­los es­ti­ma­ti­vos.

Co­bra más fuer­za la teo­ría de que la mu­cha­cha hi­zo el te­me­ra­rio des­cen­so por­que que­ría ir dis­fra­za­da con sus ami­gas. Ade­más, al­gu­nos pri­mos pa­re­ce que ya ha­bían sa­li­do. Los he­chos ocu- rrie­ron a me­dia tar­de del do­min­go de car­na­val. Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién ma­ne­jan la po­si­bi­li­dad de que la mu­cha­cha, que es-

Lu­go ta­ba so­la, ac­tua­se de esa ma­ne­ra pa­ra re­ve­lar­se an­te quien le im­pu­so el su­pues­to cas­ti­go. Pe­ro el plan que pre­pa­ró, como si de una pe­lí­cu­la se tra­ta­se, le sa­lió mal. En al­gún mo­men­to del des­cen­so por las sá­ba­nas, se pre­ci­pi­tó al va­cío. La me­nor sa­bía que la ven­ta­na por la que sa­lió da­ba a una ca­lle muy po­co tran­si­ta­da un do­min­go. El pi­so tie­ne la en­tra­da por otra mu­cho más con­cu­rri­da. Si hu­bie­se uti­li­za­do la fa­cha­da de es­ta par­te rá­pi­da­men­te hu­bie­ra si­do vis­ta por tran­seún­tes o au­to­mo­vi­lis­tas. Pe­ro el pi­so que te­nían al­qui­la­do des­de ha­cía ya unos años sus pa­dres da­ba a la par­te de atrás.

Los in­ves­ti­ga­do­res no sa­ben la al­tu­ra des­de la cual se pu­do caer por­que no hay tes­ti­gos del he­cho. Pu­do ser cuan­do iba por el me­dio de la fa­cha­da o in­clu­so pu­do ocu­rrir que se sol­ta­se cuan­do vio que no le que­da­ba más sá­ba­nas. Es po­si­ble que hi­cie­ra mal los cálcu­los y que es­tas le que­da­ran a más dis­tan­cia del sue­lo de lo que pen­sa­ba. Las sá­ba­nas que anudó que­da­ron apro­xi­ma­da­men­te a una al­tu­ra de cua­tro me­tros con res­pec­to a la ca­lle.

El pa­dre de la pe­que­ña, que fue el úl­ti­mo que sa­lió de ca­sa y su­pues­ta­men­te ce­rró la puer­ta con lla­ve, des­co­no­ce la al­tu­ra de la que ca­yó su hi­ja. Ade­más, ex­pre­só su de­seo de no ha­cer de­cla­ra­cio­nes.

La pe­que­ña, de ori­gen bra­si­le­ño, si­gue en gra­ve es­ta­do. Al­gu­nos de sus alle­ga­dos e in­clu­so com­pa­ñe­ros de co­le­gio, que ayer com­pro­ba­ron que la jo­ven no se ha­bía re­in­cor­po­ra­do a cla­se, es­tán muy preo­cu­pa­dos por su si­tua­ción ya que te­men que pue­dan que­dar­le se­cue­las de­bi­do al gol­pe re­ci­bi­do en la ca­be­za. «Hou­bo un erro e xa es­tá co­rri­xi­do». Así zan­ja­ba ayer el Ayun­ta­mien­to de San­tia­go el he­cho de que des­de su re­gis­tro ge­ne­ral se in­for­ma­se erró­nea­men­te de que ac­ce­der a fo­tos de las mul­tas de los fo­to­rro­jos cos­ta­ba 71 eu­ros. El go­bierno lo­cal reali­zó ayer una re­vi­sión pa­ra ver si ha­bía más ca­sos. Y no los hay, afir­ma, tras una ve­ri­fi­ca­ción que so­lo de­tec­ta ca­sos de los que que­da cons­tan­cia ofi­cial. Sin em­bar­go, La Voz com­pro­bó ha­ce unos días que al me­nos en otra oca­sión se dio esa in­for­ma­ción. El Concello ase­gu­ra que no vol­ve­rá a ocu­rrir y que los fun­cio­na­rios tie­nen cons­tan­cia de que no se co­bra por esas fo­tos. El co­mi­té de em­pre­sa de Trans­por­tes Pe­lle­je­ro e Hi­jos, (em­pre­sa que re­co­ge la ba­su­ra de So­ga­ma), CIG y CC.OO con­vo­ca­ron una huel­ga in­de­fi­ni­da a par­tir del día 15, ya que el nue­vo con­cur­so pú­bli­co no tie­ne en cuen­ta la con­ti­nui­dad de la plan­ti­lla, in­te­gra­da por 69 per­so­nas. La me­di­da tie­ne el aval del co­mi­té de em­pre­sa de So­ga­ma, mien­tras que la di­rec­ción ins­ta a las par­tes a al­can­zar un acuer­do.

Fo­to: Óscar Ce­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.