El pre­si­den­te ga­lle­go ex­hi­be un de­cá­lo­go de re­ce­tas como ba­lan­ce y el PS­deG lo si­túa «en ac­ti­tu­de de par­ti­da»

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - DO­MIN­GOS SAMPEDRO

En los úl­ti­mos años de su man­da­to, el ex­pre­si­den­te Ma­nuel Fra­ga con­vi­vió con un de­ba­te abier­to en va­rios fren­tes, que te­nía más que ver con su edad y su con­ti­nui­dad al fren­te de la Xun­ta y del PP ga­lle­go que con las po­lí­ti­cas pro­mo­vi­das des­de el Go­bierno. Y a Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo em­pe­zó a ocu­rrir­le ayer al­go pa­re­ci­do. Por pri­me­ra vez, las du­das que se cier­nen so­bre el fu­tu­ro in­me­dia­to del je­fe del Eje­cu­ti­vo se con­vir­tie­ron en ma­te­ria de dis­cu­sión en el Par­la­men­to ga­lle­go, des­pués de que el por­ta­voz de los so­cia­lis­tas, Jo­sé Luis Mén­dez Ro­meu, acu­sa­ra al pro­pio pre­si­den­te de «ali­men­tar des­ca­ra­da­men­te» las es­pe­cu­la­cio­nes, pues di­jo que es­ta­ba «en ac­ti­tu­de de par­ti­da» ha­cia otros des­ti­nos.

El pro­ce­so de re­no­va­ción ini­cia­do por el PP ga­lai­co, que ten­drá su pri­me­ra pa­ra­da en mar­zo, con la re­no­va­ción de las di­rec­cio­nes pro­vin­cia­les, pe­ro que con­ti­nua­rá en abril con el re­cam­bio de la di­rec­ción au­to­nó­mi­ca, a la que Fei­joo no con­fir­mó to­da­vía si vol­ve­rá a op­tar, ele­va­ron es­te asun­to al cen­tro del de­ba­te po­lí­ti- co en Ga­li­cia. ¿Con­ti­nua­rá Fei­joo o se plan­ta? He ahí la cues­tión.

Mén­dez Ro­meu apro­ve­chó la se­sión de con­trol par­la­men­ta­ria al pre­si­den­te de la Xun­ta pa­ra si­tuar­lo cla­ra­men­te en la pa­rri­lla de sa­li­da pa­ra otros co­me­ti­dos, pe­ro lo hi­zo pa­ra afear que mien­tras es­to ocu­rre anun­cia «ob­xec­ti­vos pa­ra o ano 2020 e que moi­tas ve­ces su­po­ñen re­gre­sar aos da­tos do 2009», es­pe­cial­men­te en ma­te­ria de em­pleo.

Es más, el por­ta­voz socialista se es­for­zó en mos­trar a un Fei­joo au­sen­te ya del día a día e in­ca­paz de man­te­ner una la­bor po­lí­ti­ca cen­tra­da en Ga­li­cia. «Le­va oi­to me­ses en ac­ti­tu­de de par­ti­da», con el re­sul­ta­do de que «a súa po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca é un fra­ca­so», pues in­sis­tió en que des­de el año 2009 se re­gis­tra­ron «138.000 ocu­pa­dos me­nos e 60.000 pa­ra­dos máis».

El je­fe del Eje­cu­ti­vo pre­fi­rió no en­trar en el de­ba­te so­bre su fu­tu­ro. «Pen­so que ten máis in­tere­se fa­lar de economía», di­jo, tras lo cual se dis­pu­so a ha­cer una es­pe­cie de ba­lan­ce de sus sie­te años al fren­te de la Xun­ta. Es más, pa­ra de­jar cons­tan­cia en el dia­rio de se­sio­nes, or­de­nó su ba­lan­ce en un de­cá­lo­go bien es­truc­tu­ra­do, que —di­jo— era «im­po­si­ble en un go­bierno socialista». Di­cho de­cá­lo­go es una es­pe­cie de tes­ta­men­to po­lí­ti­co que Fei­joo traía es­cri­to en un pa­pel y que re­ci­tó en unos po­cos se­gun­dos: «A economía cre­ce, bai­xa o pa­ro, su­be a afi­lia­ción, so­ben as ex­por­ta­cións, so­be o ín­di­ce de pro-

SAN­DRA ALON­SO

Fei­joo, ayer, en una in­ter­ven­ción en el Par­la­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.