La nue­va Lei do So­lo pre­vé mul­tas coer­ci­ti­vas que pue­den su­mar 25.000 eu­ros en 15 me­ses

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - SERAFÍN LO­REN­ZO

La ya su­pe­ra­da Lei do So­lo del 2002 ha de­ja­do a lo lar­go de sus más de 13 años de vi­gen­cia múl­ti­ples prue­bas de un fias­co anun­cia­do. La am­bi­ción de su apues­ta por un ur­ba­nis­mo ri­gu­ro­so que fre­na­ra dé­ca­das de anar­quía cons­truc­ti­va aca­bó sa­can­do los co­lo­res a unas ad­mi­nis­tra­cio­nes ca­ren­tes de los me­dios y la vo­lun­tad pa­ra lle­var­la a la prác­ti­ca.

La au­sen­cia de re­cur­sos téc­ni­cos que­dó de ma­ni­fies­to en el ma­gro ba­lan­ce de con­ce­llos que adap­ta­ron sus pla­nea­mien­tos a la nor­ma 9/2002. Me­nos de un cen­te­nar com­ple­ta­ron una ade­cua­ción que la ley obli­ga­ba a todos a sol­ven­tar an­tes del 2006. Y la de­sidia po­lí­ti­ca se pu­so en evi­den­cia, en­tre otros ám­bi­tos, en el in­cum­pli­mien­to de la re­gu­la­ción del re­ma­te de vi­vien­das con la- dri­llo vis­to. El Go­bierno bi­par­ti­to ins­tó a los con­ce­llos a ejer­cer su com­pe­ten­cia e ins­tar a los pro­pie­ta­rios a rea­li­zar las obras ne­ce­sa­rias. Pe­ro los al­cal­des re­cha­za­ron in­ter­ve­nir. Aho­ra, el Eje­cu­ti­vo de Fei­joo ha apro­ve­cha­do el nue­vo marco le­gal pa­ra vol­ver a la car­ga y tra­tar de co­rre­gir una de las hue­llas inequí­vo­cas del feís­mo. Con una le­gis­la­ción más ex­plí­ci­ta, pe­ro tam­bién con san­cio­nes más con­tun­den­tes pa­ra for­zar su cum­pli­mien­to.

En es­te as­pec­to, la nor­ma que el PP apro­bó el mar­tes en el Par­la­men­to in­cor­po­ra dos no­ve­da­des res­pec­to a la an­te­rior. Por una par­te, con­vier­te en im­po­si­ción lo que has­ta aho­ra era una po­tes­tad del concello pa­ra in­ter­ve­nir. El ob­je­ti­vo es obli­gar a los al­cal­des a re­que­rir de los pro­pie­ta­rios con vi­vien­das sin re­ma­tar que reali­cen los tra­ba­jos ex­te­rio­res pen­dien­tes. Es­te ajus­te nor- ma­ti­vo par­te de la cons­ta­ta­ción de la ne­ga­ti­va de los re­gi­do­res a en­fren­tar­se a sus ve­ci­nos por ese mo­ti­vo. Y el otro cam­bio apun­ta di­rec­ta­men­te a los bol­si­llos de los pro­pie­ta­rios, se­gún la Xun­ta, sin afán re­cau­da­to­rio. La no­ve­dad no es­tá en las mul­tas coer­ci­ti­vas, sino en el in­cre­men­to de sus cuan­tías. A pe­sar de que no se tra­mi­tó nin­gu­na du­ran­te la vi­gen­cia de la nor­ma an­te­rior, la nue­va ele­va el im­por­te mí­ni­mo y con­cre­ta la po­si­bi­li­dad de cur­sar nue­vas san­cio­nes ca­da tri­mes­tre si el pro­pie­ta­rio in­cum­ple la or­den pa­ra eje­cu­tar las obras per­ti­nen­tes. Y en to­do es­to co­rres­pon­de­rá ac­tuar al ayun­ta­mien­to, que es la ad­mi­nis­tra­ción com­pe­ten­te en pri­me­ra ins­tan­cia.

Así, si el due­ño de la vi­vien­da in­cum­ple la or­den de eje­cu­ción en lo re­la­ti­vo al re­ma­te ex­te­rior, el concello pro­ce­de­rá a la eje­cu­ción for­zo­sa con la im­po­si­ción de mul­tas coer­ci­ti­vas cu­yo im­por­te po­drá lle­gar a 10.000 eu­ros des­de un mí­ni­mo de 1.000, fren­te a los 600 de la ley del 2002. Si el pro­pie­ta­rio per­sis­te en su ne­ga­ti­va, el concello po­drá reite­rar ca­da tri­mes­tre unas san­cio­nes que po­drían su­mar 25.000 eu­ros en 15 me­ses: 1.000 de la pri­me­ra, 2.000 de la se­gun­da, 4.000 de la ter­ce­ra, 8.000 de la cuarta y 10.000 de la quin­ta. La cuan­tía to­tal no po­drá su­pe­rar in­di­vi­dual­men­te o en su con­jun­to el 75 % del cos­te de las obras de re­po­si­ción de la edi­fi­ca­ción o de una nue­va cons­truc­ción de ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res. Ade­más, in­cum­plir el de­ber de re­ma­tar las edi­fi­ca­cio­nes es una in­frac­ción le­ve que pue­de con­lle­var una mul­ta de 300 a 6.000 eu­ros. Es­tos im­por­tes se mantienen igual.

Con to­do, la ley de­ja al concello la al­ter­na­ti­va de asu­mir las obras y pa­sar la fac­tu­ra al pro­pie­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.