Ga­li­cia tie­ne 492 desfibriladores en lu­ga­res pú­bli­cos y se re­gu­la­rá su ins­ta­la­ción obli­ga­to­ria

Su uso es cla­ve en los pri­me­ros mi­nu­tos tras un pa­ro car­día­co

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - E. ÁL­VA­REZ

La co­mu­ni­dad ga­lle­ga cuen­ta con un re­gis­tro de desfibriladores se­mi­au­to­má­ti­cos (DE­SA) en es­pa­cios pú­bli­cos, como cen­tros co­mer­cia­les, po­li­de­por­ti­vos o es­ta­dios. Ac­tual­men­te hay 492, pe­se a que la Ad­mi­nis­tra­ción sa­ni­ta­ria no es­ta­ble­ce su ins­ta­la­ción obli­ga­to­ria en lu­ga­res con mu­cha afluen­cia de gen­te, como re­cla­man mu­chos sec­to­res. Y es que se es­ti­ma que el uso de es­tas tec­no­lo­gías en los pri­me­ros cin­co mi­nu­tos tras su­frir una pa­ra­da car­día­ca in­cre­men­ta has­ta el 90 % las po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia.

Sa­ni­da­de ase­gu­ra que, pe­se a no con­tar con la nor­ma­ti­va has­ta aho­ra, pre­pa­ra un de­cre­to que re­gu­la la obli­ga­to­rie­dad de es­tos dis­po­si­ti­vos en de­ter­mi­na­das ubi­ca­cio­nes pú­bli­cas. En el 2000 ya se ela­bo­ró una nor­ma que ca­li­fi­can de pio­ne­ra, pa­ra ex­pli­car el uso de los DE­SA por par­te del per­so­nal no mé­di­co, mien­tras que en el 2005 se pu­bli­có un nue­vo de­cre­to pa­ra ac­tua­li­zar el an­te­rior e in­cor­po­rar me­di­das so­bre la ins­ta­la­ción de los desfibriladores, la for­ma­ción del per­so­nal que de­ba usar­lo y el re­gis­tro de los mis­mos, del que se en­car­ga la Fun­da­ción 061.

De mo­men­to hay cua­tro au­to­no­mías que ya tie­nen nor­ma­ti­va obli­gan­do a la ins­ta­la­ción de desfibriladores aunque los cri­te­rios son dis­pa­res. Así, en el País Vasco se es­ta­ble­ce un afo­ro mí­ni­mo de 700 per­so­nas pa­ra obli­gar a que se in­cor­po­ren es­tos apa­ra­tos, mien­tras que en Ca­na­rias se ele­va a más de mil. En An­da­lu­cía, por ejem­plo, si se tra­ta de ins­ta­la­cio­nes de­por­ti­vas se exi­ge una ca­pa­ci­dad mí­ni­ma de 500 per­so­nas, pe­ro en el ca­so de es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos lo ele­va a cin­co mil. Ca­ta­lu­ña es la cuarta co­mu­ni­dad que lo ha re­gu­la­do, en una lí­nea si­mi­lar a An­da­lu­cía en lo re­fe­ren­te a las ci­fras.

En el 2009 el Go­bierno cen­tral apro­bó un Real De­cre­to pa­ra que las co­mu­ni­da­des pu­die­sen re­gu­lar la im­plan­ta­ción de los desfibriladores en lu­ga­res pú­bli­cos. Un jo­ven ou­ren­sano, de ini­cia­les M. S. R., fue iden­ti­fi­ca­do en la ma­dru­ga­da del mar­tes de car­na­val en la pla­za Ma­yor de Ou­ren­se cuan­do iba dis­fra­za­do como ti­ti­ri­te­ro y con una pan­car­ta en la que se leía «Go­ra Al­ka-ETA», en alu­sión a los en­car­ce­la­dos en Ma­drid por una re­pre­sen­ta­ción tea­tral con idén­ti­co men­sa­je y que ayer fue­ron pues­tos en li­ber­tad con car­gos. La Po­li­cía Na­cio­nal con­fir­mó que la iden­ti­fi­ca­ción de es­ta per­so­na se reali­zó en la ma­dru­ga­da del 9 de fe­bre­ro, a las 1.45 ho­ras en la Pla­za Ma­yor y que se en­tre­ga­ron di­li­gen­cias en el juz­ga­do de guar­dia por un su­pues­to de­li­to de enal­te­ci­mien­to del te­rro­ris­mo que ten­drá que di­lu­ci­dar el ór­gano com­pe­ten­te, la Au­dien­cia Na­cio­nal.

Fue el Ob­ser­va­to­rio pa­ra a De­fen­sa dos De­rei­tos e Li­ber­da­des, Es­cul­ca, quien dio a co­no­cer el he­cho, co­mu­ni­ca­do por una ex­con­ce­ja­la ou­ren­sa­na que lo pre­sen­ció. Se­rá es­te co­lec­ti­vo el que de­ci­da có­mo in­ter­ve- nir pa­ra ayu­dar al afec­ta­do tras en­tre­vis­tar­se con él, se­gún ex­pli­có El­vi­ra Souto, miem­bro de la jun­ta di­rec­ti­va. M. S. R. de­cli­nó ha­cer nue­vas ma­ni­fes­ta­cio­nes a es­te pe­rió­di­co y se re­mi­tió a las va­lo­ra­cio­nes que ha­ga Es­cul­ca. Es­te ob­ser­va­to­rio de de­re­chos ci­vi­les re­cha­za es­ta ac­tua­ción po­li­cial y la com­pa­ra con las prohi­bi­cio­nes que ha­bía en los tiem­pos del fran­quis­mo du­ran­te el car­na­val.

Ximena Gon­zá­lez, ex­con­ce­ja­la del BNG que se pu­so en con­tac­to con Es­cul­ca tras ver lo ocu­rri­do, ex­pli­có que el jo­ven iba dis­fra­za­do de ti­ti­ri­te­ro con otros com­pa­ñe­ros que iban de otros per­so­na­jes como mon­jas o pre­si­dia­rios. Afir­ma que la po­li­cía les pi­dió los da­tos a los cua­tro y que al iden­ti­fi­ca­do le in­di­ca­ron que iban a po­ner su ca­so en co­no­ci­mien­to del juez. De mo­men­to, el jo­ven no ha re­ci­bi­do co­mu­ni­ca­ción ju­di­cial. Ayer, du­ran­te el en­tie­rro de la sar­di­na en Ou­ren­se, un gru­po de vein­te per­so­nas se con­cen­tra­ron en la mis­ma pla­za con el car­tel «go­raMa­rio­ne­ta».

J. M. C.

Des­fi­bri­la­dor en Carballo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.