Una dis­cu­sión por un pe­rro de­sem­bo­ca en un ata­que ho­mó­fo­bo en San­tia­go

Un ma­tri­mo­nio gay fue agre­di­dog porp dos hom­bres q que lo si­guie­rong has­ta el hospital

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia - XURXO MEL­CHOR Ro­ber­to agra­de­ció en las re­des so­cia­les las mues­tras de apo­yo y de preo­cu­pa­ción tras la agre­sión que de­nun­cia­ron y de­cli­nó ha­cer más en­tre­vis­tas an­te la gra­ve­dad de las le­sio­nes.

To­do co­men­zó por una dis­cu­sión por un pe­rro, pe­ro desem­bo­có en una agre­sión que pa­ra las víc­ti­mas, An­to­nio y Ro­ber­to, un ma­tri­mo­nio que re­si­de en San­tia­go, fue un ata­que ho­mó­fo­bo en to­da re­gla que ha ter­mi­na­do con el pri­me­ro de ellos con gol­pes en la ca­ra que in­clu­so le di­fi­cul­tan el ha­bla.

El in­ci­den­te tu­vo lu­gar el pa­sa­do lu­nes so­bre las 21 ho­ras. An­to­nio fue a ha­cer la com­pra al su­per­mer­ca­do de la ca­de­na Fa­mi­lia que hay en la com­pos­te­la­na ca­lle Ga­le­ras. Apro­ve­chó pa­ra pa­sear a su pe­rro, pe­ro cuan­do lle­gó al es­ta­ble­ci­mien­to y qui­so atar al ani­mal en la puer­ta se en­con­tró con que allí ha­bía otro can suel­to y te­mió de­jar so­la a su mas­co­ta. En­tró en la tien­da y pre­gun­tó si al­guien ha­bía de­ja­do suel­to al can lla­man­do la aten­ción so­bre la ne­ce­si­dad de atar­los en la en­tra­da pa­ra evi­tar pro­ble­mas. «Ne­se in­tre e sen me­diar pa­la­bra un ho­me sal­tou por ri­ba da cai­xa re­xis­tra­do­ra e pe­gou­lle cos dous pu­ños na ca­ra», de­nun­cia Ro­ber­to, el ma­ri­do de An­to­nio.

Ahí no aca­bó la co­sa. Tras ese pri­mer gol­pe, An­to­nio co­men­zó a ser ob­je­to de in­sul­tos por par­te de su agre­sor, de en­tre 40 y 50 años de edad, y de otro va­rón que lo acom­pa­ña­ba. Esas des­ca­li­fi­ca­cio­nes, que fi­gu­ran en el ates­ta­do que reali­zó la Po­li­cía Na­cio- nal, es­ta­ban to­das cen­tra­das en la op­ción se­xual del agre­di­do. Se­gún fi­gu­ra en la de­nun­cia, en el su­per­mer­ca­do se pu­die­ron oír fra­ses del ti­po «te crees el due­ño de la ca­lle, ma­ri­cón de mier­da» que, ase­gu­ra Ro­ber­to, «todos os pre­sen­tes pui­de­ron ou­vir e su­po­ño que as cá­ma­ras de se­gu­ri­da­de do es­ta­ble­ce­men­to ta­mén gra­va­rían a agre­sión».

An­to­nio lla­mó a la co­mi­sa­ría y a su ma­ri­do. Los pu­ñe­ta­zos que le ha­bían da­do en la ca­ra le ha­bían he­cho san­grar «po­lo que aín­da ti­vo que es­coi­tar in­sul­tos como si­do­so de mer­da, aín­da me vas contaxiar», re­la­ta Ro­ber­to, que lle­gó an­tes que la po­li­cía al su­per­mer­ca­do y tu­vo tam­bién que so­por­tar in­sul­tos ho­mó­fo­bos. Cuan­do se pre­sen­ta­ron los agen­tes, to­ma­ron de­cla­ra­ción a los pre­sen­tes e iden­ti­fi­ca­ron a los dos hom­bres que, se­gún los de­nun- cian­tes, ha­bían pro­ta­go­ni­za­do un ata­que que ca­li­fi­can de «bru­tal» y que con­si­de­ran que «o úni­co mo­ti­vo foi a ho­mo­fo­bia e o ma­chis­mo des­tas per­soas, o te­ma do can foi un sim­ple pre­tex­to», ex­pli­ca la pa­re­ja del agre­di­do.

Es­col­ta­dos por los mé­di­cos

Una vez que lle­gó la am­bu­lan­cia, Ro­ber­to de­ci­dió que su ma­ri­do fue­se al hospital y él fue has­ta ca­sa «pa­ra dei­xar alí o can e re­unir­me des­pois con An­to­nio», ex­pli­ca. Cuan­do lle­gó al Pun­to de Aten­ción Con­ti­nua­da (PAC) del Clí­ni­co vio que en las in­me­dia­cio­nes tam­bién es­ta­ban, se­gún ase­gu­ra, los dos agre­so­res. «Foi saír a fu­mar un ci­ga­rro e xa co­me­za­ron a in­sul­tar­me, así que ti­ven que en­trar de no­vo e nos per­se­gui­ron po­los co­rre­do­res ata que An­to­nio se aga­chou nun­ha sa­la e ata un­ha mé­di­ca ti­vo que evi­tar que en­tra­ran», afir­ma Ro­ber­to, que aña­de que la po­li­cía tu­vo que vol­ver a pre­sen­tar­se en el PAC «e de alí ti­ve­mos que saír ca­se que es­col­ta­dos por mé­di­cos, en­fer­mei­ros e os gar­das de se­gu­ri­da­de, por­que eles se­gui­ron in­sul­tán­do­nos e amea­zán­do­nos ata que en­tra­mos ao ta­xi».

Co­lec­ti­vos como Ul­treia LGTBI, 7 Co­res Com­pos­te­la o el PS­deG-PSOE, así como el Concello de San­tia­go y su al­cal­de, Mar­ti­ño No­rie­ga, han con­de­na­do el ata­que que tam­bién con­si­de­ran un ac­to ho­mó­fo­bo. Tam­bién el con­se­llei­ro de Edu­ca­ción, Ro­mán Rodríguez, y la dipu­tada na­cio­na­lis­ta Car­me Adán con­de­na­ron la agre­sión. El con­se­llei­ro, ade­más, re­cor­dó que Ga­li­cia im­pul­só una ley que pro­mo­cio­na la igual­dad de tra­to y la no dis­cri­mi­na­ción por iden­ti­dad de gé­ne­ro y avan­zó que tra­ba­jan en un pro­to­co­lo pa­ra cues­tio­nes de iden­ti­dad de gé­ne­ro.

El re­la­to. Ro ag so m ap pr tr ag de ha en an gr la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.