¿Por qué na­die la vio lle­gar?

Fer­nan­do Sal­ga­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opi­nión -

Ape­nas dos me­ses des­pués del nau­fra­gio de Leh­man Brot­hers, la reina Isa­bel II de In­gla­te­rra in­ter­pe­ló a un ra­ci­mo de pres­ti­gio­sos eco­no­mis­tas con­gre­ga­dos en la Lon­don School of Eco­no­mics: «¿Por qué na­die vio lle­gar la cri­sis?». En­tre los po­cos que con­si­guie­ron far­fu­llar al­gu­na res­pues­ta, ci­tan las cró­ni­cas al es­pa­ñol Luis Ga­ri­cano, el ac­tual gu­rú de Ciu­da­da­nos, quien al pa­re­cer con­tes­tó: «En ca­da mo­men­to ha­bía al­guien que con­fia­ba en al­gún otro y to­dos pen­sa­ban que es­ta­ban ha­cien­do lo co­rrec­to».

Es­ta vez es dis­tin­to. Abun­dan las vo­ces que, des­de ha­ce me­ses, aler­tan del riesgo de una tor­men­ta per­fec­ta que se es­ta­ría en­gen­dran­do en Chi­na y otros paí­ses emer­gen­tes. Los in­di­cios se mul­ti­pli­can. Las bol­sas se des­plo­man y los in­ver­so­res, des­pa­vo­ri­dos, hu­yen con su di­ne­ro a bus­car re­fu­gio en el oro o los bo­nos ale­ma­nes. Re­pun­tan las pri­mas de riesgo en los paí­ses de la pe­ri­fe­ria eu­ro­pea, a pe­sar de las cons­tan­tes in­yec­cio­nes su­mi­nis­tra­das por el BCE. La ban­ca —la ita­lia­na, so­bre to­do, pe­ro tam­bién el co­lo­so ale­mán Deuts­che Bank— vuel­ve a mos­trar grie­tas en su sol­ven­cia. La co­ti­za­ción de las ma­te­rias pri­mas cae en pi­ca­do y el co­mer­cio mun­dial em­pie­za a con­traer­se. Ya so­lo nos falta que Es­ta­dos Uni­dos suba los ti­pos de in­te­rés y que Chi­na de­va­lúe drás­ti­ca­men­te su mo­ne­da pa­ra en­te­rar­nos de lo que va­le un pei­ne.

Se en­cien­den las alar­mas allende las fron­te­ras, pe­ro en España no nos en­te­ra­mos. Es­ta­mos a otra co­sa. Ni el Go­bierno, mu­do y en pre­ca­rio —en fun­cio­nes—, ni los par­ti­dos po­lí­ti­cos, en­fras­ca­dos en el reparto de cuo­tas de po­der, pa­re­cen ad­ver­tir las se­rias amenazas que aso­man por el ho­ri­zon­te. Tal vez han in­terio­ri­za­do la pro­pa­gan­da ofi­cial, con­si­de­ran irre­ver­si­ble la re­cu­pe­ra­ción in­ci­pien­te y creen que el tu­mor no atra­ve­sa­rá los Pi­ri­neos. Co­mo en el 2008, cuan­do se pre­veía que la tor­men­ta se­ría pa­sa­je­ra e ino­cua, por­que nos pro­te­gía un só­li­do sis­te­ma fi­nan­cie­ro. «Spain is dif­fe­rent!» , que de­cía el es­lo­gan tu­rís­ti­co de Fra­ga Iri­bar­ne.

¿Co­mo en el 2008, he di­cho? Mu­cho peor, por­que nues­tro sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co que­dó he­cho tri­zas por ocho años de cri­sis. Te­ne­mos aho­ra 2,6 mi­llo­nes de em­pleos me­nos y 600.000 mi­llo­nes de deu­da pú­bli­ca más. Te­nía­mos en el 2007 el ma­yor su­pe­rá­vit fis­cal de la de­mo­cra­cia y te­ne­mos aho­ra el se­gun­do ma­yor dé­fi­cit de Eu­ro­pa. Te­nía­mos en­ton­ces re­cur­sos pú­bli­cos y mar­gen pa­ra amor­ti­guar los gol­pes de la cri­sis y nos ha­lla­mos aho­ra con las ma­nos ata­das e in­de­fen­sos. Cam­po abo­na­do pa­ra la ca­tás­tro­fe si se pro­pa­ga otra pan­de­mia glo­bal.

Fren­te al aná­li­sis ago­re­ro, hay tam­bién quie­nes con­si­de­ran in­fun­da­do el alar­mis­mo. Los nu­ba­rro­nes exis­ten, pe­ro so­lo anun­cian una ré­pli­ca pos­tre­ra del te­rre­mo­to acae­ci­do en el 2008. In­clu­so hay quien sos­tie­ne que, en el peor de los ca­sos, España es­qui­va­rá una nue­va re­ce­sión y po­drá de­cir lo que Il­sa a Rick en Ca­sa­blan­ca: «El mun­do se derrumba y nosotros nos enamo­ra­mos». Oja­lá acier­ten y yo es­té to­tal­men­te equi­vo­ca­do. No se ima­gi­nan cuán­to lo de­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.