Cuan­do el nom­bre del Ibex se in­vo­ca en vano

Xo­sé Luís Ba­rrei­ro Ri­vas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Es­toy se­gu­ro de que en­tre los di­ri­gen­tes del Ibex 35 na­die ha pe­di­do que un Go­bierno de mi­no­rías ab­so­lu­tas, im­pro­vi­sa­do, opor­tu­nis­ta y con fuer­tes des­ajus­tes en sus res­pec­ti­vas de­ma­go­gias se ha­ga car­go del país. Y por eso de­duz­co que ni al em­pre­sa­rio que asó la man­te­ca —que se­gu­ra­men­te exis­te y tie­ne be­ne­fi­cios— se le ha ocu­rri­do pe­dir que Sán­chez y Ri­ve­ra se que­den con la subas­ta, y que, da­da la mi­se­ria de 130 dipu­tados que po­drían apo­yar­les, sea Ra­joy el que acep­te sui­ci­dar­se, se pon­ga las ore­je­ras de bu­rro y el ca­pi­ro­te de ton­to, y obli­gue al PP a es­ta­bi­li­zar di­cha co­yun­da, has­ta que el po­der les per­mi­ta con­vo­car unas elec­cio­nes a su me­di­da y pro­me­ter­nos una Es­pa­ña en la que nun­ca se pon­ga el sol.

Los em­pre­sa­rios del Ibex 35 pue­den asar la man­te­ca, por­que de eso na­die es­tá li­bre. Pe­ro no son tan graciosos como pa­ra com­pe­tir con Ze­nón en ha­cer pa­ra­lo­gis­mos y apo­rías en las que pa­rez­ca que­dar de­mos- tra­do que los úni­cos go­bier­nos es­ta­bles y efi­ca­ces son los que na­cen de mi­no­rías aco­mo­da­ti­cias y am­bi­cio­sas, mien­tras a las ma­yo­rías se les exi­ge ha­cer­se a un la­do pa­ra fa­ci­li­tar que una ma­ce­do­nia de par­ti­dos di­ri­ja la re­ge­ne­ra­ción y la re­for­ma del sis­te­ma.

Ello no obs­tan­te, si yo fue­se ase­sor del Ibex 35, les acon­se­ja­ría ha­cér­se­lo ver. Por­que, aunque me pa­re­ce im­po­si­ble que los em­pre­sa­rios del Ibex di­gan ta­ma­ñas ton­te­rías e irra­cio­na­li­da­des, es evi­den­te que un pe­rió­di­co de Ma­drid pu­do de­cir que las di­cen, atre­vién­do­se a usar el ar­gu­men­to de au­to­ri­dad sin iden­ti­fi­car al per­so­na­je que ha­bló, y con­si­guien­do que bue­na par­te de la opi­nión pú­bli­ca y de la cla­se po­lí­ti­ca los crea y se pon­gan a ha­cer in­fan­ti­les elu­cu­bra­cio­nes. Por eso es ob­vio que el Ibex 35 tie­ne un problema.

Yo su­pon­go que los di­ri­gen­tes del Ibex 35 no quie­ren me­ter­se en po­lí­ti­ca. Por­que si esa fue­se su es­tra­te­gia ten­drían una aso­cia­ción cons­ti­tui­da pa­ra di­ri­gir­los, un ga­bi­ne­te con po­li­tó­lo­gos ex­pe­ri­men­ta­dos y for­ma­dos, se de­ja­rían ver mu­cho an­tes de es­ta cri­sis y ten­drían pro­pues­tas que, le­jos de ali­men­tar las al­can­ta­ri­llas del opor­tu­nis­mo y la te­me­ri­dad, ha­bla­rían en se­rio de có­mo se pue­de go­ber­nar una na­ción que ne­ce­si­ta man­te­ner­se en el club de los paí­ses só­li­dos, pre­de­ci­bles, ri­gu­ro­sos, europeos y orien­ta­dos.

Por eso me asus­ta com­pro­bar que en nom­bre del Ibex 35 se pue­de de­cir cual­quier ton­te­ría. Por­que a la gen­te, por lo que se ve, to­do le pa­re­ce creí­ble, y por­que a na­die le re­sul­ta ex­tra­ño que un ba­ti­bu­rri­llo ge­ne­ra­do por unas elec­cio­nes plan­tea­das en cla­ve ne­ga­ti­va —ti­rar un Go­bierno sin hi­lar otro— sea el ideal de al­gún je­rar­ca del Ibex que, gra­cias a un pe­rió­di­co de Ma­drid, se con­vier­te en ac­tor anó­ni­mo de es­te es­per­pen­to. Pe­ro la nie­bla, cuan­do cae, no dis­tin­gue en­tre la Ca­ña­da Real y Puer­ta de Hie­rro, y cuan­do en po­lí­ti­ca se ha­cen tan­tas ma­cha­das, es inevi­ta­ble que el Ibex apor­te su gra­ni­to de are­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.