Pa­ra qué que­rrán la Mon­cloa

Fer­nan­do Óne­ga

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Cuan­do sea ma­yor, pe­di­ré a los pro­fe­so­res Blan­co Val­dés y Ba­rrei­ro Ri­vas que me di­ri­jan una te­sis doc­to­ral so­bre los po­lí­ti­cos na­cio­na­les, sus am­bi­cio­nes o su ne­ce­si­dad pa­trió­ti­ca de sa­cri­fi­car­se por us­ted y por mí. Es que me in­tri­gan va­rias pre­gun­tas: ¿Por qué que­rrán go­ber­nar en las con­di­cio­nes ac­tua­les? ¿Por qué con­su­men tan­tas ener­gías en lo­grar alian­zas que les per­mi­tan ocu­par la Mon­cloa? ¿Por qué que­rrá se­guir el se­ñor Ra­joy, si se pu­do ha­ber marchado con la glo­ria de ha­ber sa­ca­do a Es­pa­ña de la ban­ca­rro­ta? ¿Por qué que­rrá Pe­dro Sán­chez ser pre­si­den­te, con lo bien que vi­ve de je­fe de la opo­si­ción? ¿Por qué que­rrá Pa­blo Igle­sias la vi­ce­pre­si­den­cia, si es pues­to es­cla­vo y se­gun­dón?

Es que mi­ren us­te­des al­go de lo que su­po­ne po­ner­se a go­ber­nar Es­pa­ña. Te­ne­mos muy gas­ta­da la hu­cha de las pen­sio­nes, de tan­to ti­rar de ella. Des­de Za­pa­te­ro, na­die se preocu- pó de me­ter­le sa­via en for­ma de di­ne­ro. No se hi­zo más que ti­rar de la ubre por aque­llo de que «pa­ra eso es­tá», y ca­da vez que hay que pa­gar una ex­tra a los pen­sio­nis­tas se le pe­ga un mor­dis­co. Ha­ce fal­ta mu­cho va­lor pa­ra arries­gar­se a ser el pre­si­den­te ba­jo cu­yo man­da­to em­pe­za­ron a pe­li­grar las pen­sio­nes.

Te­ne­mos a Bru­se­las vi­gi­lan­do el dé­fi­cit y el en­deu­da­mien­to. El úl­ti­mo re­ca­do de la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha si­do el man­da­to de aho­rrar 8.600 mi­llo­nes de eu­ros/año. Y eso so­lo sig­ni­fi­ca re­cor­tes, des­pués de que los mi­nis­tros de Ra­joy di­je­ran que se ha­bían ter­mi­na­do. Si si­gue go­ber­nan­do el PP, ten­drá que pa­sar la ver­güen­za de des­de­cir­se; si vie­ne la iz­quier­da, a ver có­mo com­pa­gi­nan sus me­di­das de emer­gen­cia so­cial con las exi­gen­cias de Bru­se­las. Es­pe­rar la be­ne­vo­len­cia del apla­za­mien­to, como quie­ren Sán­chez e Igle­sias, es un ejer­ci­cio de bea­tí­fi­ca bon­dad.

En la po­lí­ti­ca pu­ra, el nue­vo Go­bierno ten- drá que em­plear­se a fon­do en con­se­guir con­sen­so pa­ra re­for­mar la Cons­ti­tu­ción y ten­drá que en­fren­tar­se a los in­ten­tos de des­co­ne­xión de Ca­ta­lu­ña, que no re­nun­cia a ser re­pú­bli­ca in­de­pen­dien­te y a cu­yo ob­je­ti­vo se de­di­ca con mís­ti­ca re­li­gio­sa y pa­sión so­be­ra­na. Y los na­cio­na­lis­tas vas­cos ya em­pe­za­ron a pe­dir un nue­vo es­ta­tus. Y la de­fen­sa del de­re­cho a de­ci­dir es la que más ha pro­gre­sa­do en­tre to­das las ideas que hay en el país.

Pa­ra alen­tar to­da­vía más las vo­ca­cio­nes de go­ber­nan­tes, hay quien sos­tie­ne que los vai­ve­nes de las bol­sas anun­cian una pa­rá­li­sis eco­nó­mi­ca glo­bal. Y, por si fal­ta­ra al­go, hay que com­ba­tir el te­rro­ris­mo que sue­ña con re­con­quis­tar Al An­da­lus. ¿Pa­ra qué que­rrán go­ber­nar, si en­ci­ma no pue­den con­tar con un equi­po ho­mo­gé­neo y es­ta­rán ex­pues­tos a caer cual­quier día por una mo­ción de cen­su­ra? Y, so­bre to­do, ¿por qué tan­to es­fuer­zo en im­pe­dir que go­bier­ne otro?

Alfonso, más allá de tu ca­li­dad hu­ma­na, de tu tra­to ca­ri­ño­so y de tu ca­pa­ci­dad pro­fe­sio­nal, en­tre las múl­ti­ples vir­tu­des que ca­rac­te­ri­zan tu per­so­na, es­tá la de tu in­te­li­gen­cia pa­ra vis­lum­brar ha­cia dón­de se di­ri­ge el fu­tu­ro de la sa­ni­dad y gra­cias a ello has po­di­do di­se­ñar e im­pul­sar pro­yec­tos que han mo­der­ni­za­do y lle­va­do al má­xi­mo ni­vel la sa­ni­dad ga­lle­ga y más en con­cre­to el Área del Co­ra­zón.

De todos ellos, que­re­mos re­cor­dar con­ti­go el que pro­mo­vis­te en el año 1990, que fue el des­pe­gue y desa­rro­llo de la ci­ru­gía car­día­ca mo­der­na en A Co­ru­ña. En esa eta­pa tan ilu­sio­nan­te, con unas vi­ven­cias tan es­pe­cia­les, siem­pre es­ta­bas apo­yan­do y fa­ci­li­tan­do la co­la­bo­ra­ción en­tre car­dio­lo­gía y ci­ru­gía y más tar­de la crea­ción de equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­res.

Uno de los me­jo­res ejem­plos de es­tos pro­yec­tos que apa­dri­nas­te es el del pro­gra­ma de tras­plan­te car­día­co, cu­yo éxi­to in­clu­ye, como siem­pre has di­vul­ga­do, un gran es­tí­mu­lo y ti­rón del res­to del hospital en su con­jun­to.

Como sa­bes, jus­to aho­ra se va a ce­le­brar el 25 aniver­sa­rio del pri­mer tras­plan­te car­día­co en Ga­li­cia y nos han in­vi­ta­do como mo­de­ra­do­res de la se­sión prin­ci­pal y con no­so­tros es­ta­rás. Te agra­de­ce­re­mos siem­pre ha­ber apos­ta­do por no­so­tros y traer­nos a tu tie­rra.

Alfonso, nues­tro com­pa­ñe­ro, nues­tro lí­der, nues­tro apo­yo y nues­tro ami­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.