Del he­cho al di­cho en el po­der y la po­lí­ti­ca

Uxío Labarta

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

En la ac­tua­li­dad, for­ma­ción de Go­bierno apar­te, man­dan Pu­jol y su he­ren­cia, o Ri­ta Bar­be­rá y su afo­ra­mien­to ex­pan­di­do. Tam­bién los ti­ti­ri­te­ros en­car­ce­la­dos, no por el al­can­ce de la acu­sa­ción sino por el pe­li­gro de re­in­ci­dir u ocul­tar prue­bas, cuan­do in­ves­ti­ga­dos en Ban­kia y de­ri­va­dos u otros des­ma­nes nun­ca tal su­frie­ron. O un mi­nis­tro adi­vi­nan­do el in­te­rés de ETA. Pe­ro to­das ellas son cues­tio­nes o cau­sas en el ca­mino de la Jus­ti­cia, sin que po­pu­la­res o con­ver­gen­tes sufran, sino que afir­man: «He­mos per­mi­ti­do a los tri­bu­na­les ac­tuar con­tra la corrupción» (sic).

Pe­ro, al tiem­po, la de­ci­sión de Pa­blo Igle­sias de di­sol­ver la di­rec­ción ga­lle­ga de Po­de­mos si­túa los pro­ble­mas de un par­ti­do nue­vo que se pre­di­ca ale­ja­do de los vie­jos mo­dos.

La es­tra­te­gia te­rri­to­rial de Po­de­mos en las mu­ni­ci­pa­les, en las que re­nun­cia­ba a par­ti­ci­par con sus si­glas, po­dría de­ri­var­se de una asu­mi­da de­bi­li­dad or­ga­ni­za­ti­va, como pa­ra­pe­to an­te una lle­ga­da de mi­li­tan­tes y cua­dros de otros par­ti­dos, o pa­ra pro­te­ger la pro­pia mar­ca an­te malos re­sul­ta­dos. A na­die se le es­ca­pa que es­ta es­tra­te­gia se pre­sen­ta­ba com­ple­ja y di­fu­sa. Tan­to pa­ra su or­ga­ni­za­ción ba­sa­da en ins­cri­tos e ins­cri­tas de los que de­pen­de la to­ma de de­ci­sio­nes, como por los des­ajus­tes que un con­fu­so asen­ta­mien­to te­rri­to­rial po­día pro­vo­car en­tre ta­les de­ci­sio­nes y la po­de­ro­sa di­rec­ción cen­tral.

Aun así, los re­sul­ta­dos de las amal­ga­mas elec­to­ra­les per­mi­tie­ron al­can­zar go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les y re­gio­na­les, lo que le dio a Po­de­mos po­der y re­fe­ren­cia pa­ra con­ver­tir­los a ellos y a sus con­fluen­cias en una fuer­za po­lí­ti­ca de cin­co mi­llo­nes de vo­tos en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Sin em­bar­go, Po­de­mos no re­suel­ve en Ga­li­cia y otros te­rri­to­rios sus pro­ble­mas or­ga­ni­za­ti­vos y de li­de­raz­go. El ca­so ga­lle­go es pa­ra­dig­má­ti­co por los tur­bu­len­tos pro­ce­sos, con di­mi­sio­nes y aban­do­nos de los car­gos ele­gi­dos por las ba­ses, e in­clu­so de los coop­ta­dos, que cul­mi­na con la se­lec­ción de candidatos pa­ra las lis­tas de En Ma­rea y las desave­nen­cias po­lí­ti­cas en­tre Rio­boo y Pa­blo Igle­sias, re­suel­tas con la sus­pen­sión de los ór­ga­nos de di­rec­ción y la re­sis­ten­cia en su pues­to, cual Ca­ro­lo o Ma­ría Pi­ta, del ac­tual se­cre­ta­rio ge­ne­ral.

De los desacuer­dos po­lí­ti­cos ape­nas se ha ver­ba­li­za­do una es­tra­te­gia de man­te­ner En Ma­rea por par­te de Pa­blo Igle­sias pa­ra las elec­cio­nes ga­lle­gas, y la opo­si­ción a ello de Rio­boo. Qui­zá sos­te­ni­da en una po­si­ción es­cép­ti­ca de bue­na par­te de los ins­cri­tos e ins­cri­tas de Ga­li­cia.

Del he­cho al di­cho que­da la ilu­sión con que cua­tro­cien­tos mil ga­lle­gos si­tua­ron a En Ma­rea como se­gun­da fuer­za po­lí­ti­ca, y la in­cer­ti­dum­bre con la que una or­ga­ni­za­ción blan­di­ta, pe­ro fuer­te­men­te de­pen­dien­te de su po­der cen­tral, como es Po­de­mos, re­suel­va tan­to des­en­cuen­tro.

Si tal su­ce­de con los li­de­raz­gos, ¿qué se­rá con un pro­gra­ma aún por apa­re­cer, o con las ac­cio­nes de go­bierno? En cual­quier ca­so, Ga­li­cia, en­ve­je­ci­da y des­po­bla­da, a la que le vie­nen de vie­jo ta­les for­mas de go­bierno, qui­zá pu­die­ra se­guir re­sis­tien­do. ¿Pe­ro cuán­to?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.