La de­pu­ra­ción

Lau­reano Ló­pez

La Voz de Galicia (Ourense) - - Opinión -

Si la ca­ra es el es­pe­jo del al­ma, a Breo­gán Rioo­bo la po­lí­ti­ca le pa­só fac­tu­ra en el al­ma. Com­pa­re­ció Rio­boo al día si­guien­te de ser de­pu­ra­do por el par­ti­do del que aún es res­pon­sa­ble en Ga­li­cia. De­jó cla­ro que no quie­re asu­mir su pro­pia muer­te po­lí­ti­ca, lo cual quie­re de­cir que qui­zás se dis­po­ne a mo­rir ma­tan­do. Rio­boo fue víc­ti­ma del éxi­to de las coa­li­cio­nes tri­par­ti­tas. El lí­der ga­lle­go de Po­de­mos se con­vir­tió en rey sin co­ro­na ni te­rri­to­rio. Como sa­bía que una si­tua­ción así no pue­de pro­lon­gar­se, ata­có por el flan­co dé­bil de la nue­va po­lí­ti­ca: pro­pu­so una con­sul­ta a las ba­ses so­bre la con­ve­nien­cia o no de ir a la Xun­ta so­los o tri­par­ti­tos. La res­pues­ta de los su­yos ha si­do man­dar­lo al in­fierno por­que, ya lo di­jo Pa­blo Igle­sias, «el cie­lo no se to­ma por con­sen­so, se to­ma por asal­to». Cuan­do uno, léa­se Igle­sias o sus alum­nos de aquí, sa­be per­fec­ta­men­te lo que quie­re la gen­te, cuan­do uno se arro­ga día tras día ser la gen­te, lle­ga un mo­men­to en que no ha­ce fal­ta pre­gun­tar a la gen­te. Ha­cer­lo se­ría re­dun­dan­te, pues la gen­te son ellos. Ahí tie­nen el re­sul­ta­do: Rio­boo, com­pues­to y sin des­pa­cho (que de eso tra­ta un po­co es­to), po­lí­ti­ca­men­te de­pu­ra­do por ex­pre­so de­seo de la gen­te.

SER­GIO PÉ­REZ REUTERS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.