Pu­jol de­cla­ra que es­tá al mar­gen de los ne­go­cios rea­li­za­dos por su hi­jo ma­yor

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

con un re­ce­so pa­ra «des­can­sar». A sus 85 años, Pu­jol se to­mó su tiem­po pa­ra ex­pli­car­le al juez Jo­sé de la Ma­ta lo que ya de­ta­lló en el juz­ga­do de Bar­ce­lo­na que abrió la cau­sa y en el Par­la­men­to ca­ta­lán. Cuan­do su pa­dre falleció en 1980 he­re­dó 140 mi­llo­nes de pe­se­tas pa­ra «pro­te­ger» a la fa­mi­lia en un mo­men­to po­lí­ti­co «de­li­ca­do», ya que ese mis­mo año ac­ce­dió a la Pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat. Ese di­ne­ro se mul­ti­pli­có como los pa­nes y los pe­ces en la si­guien­te dé­ca­da has­ta al­can­zar los 500 mi­llo­nes de pe­se­tas. El ha­ce­dor de es­tas ex­po­nen­cia­les ga­nan­cias fue un «ges­tor ban­ca­rio» que rein­ver­tía en An­do­rra mien­tras él se de­di­ca­ba a go­ber­nar Ca­ta­lu­ña. So­bre es­ta ges­tión no pre­sen­tó documentación ni ex­trac­tos ban­ca­rios, so­lo su pa­la­bra.

Los fis­ca­les Fer­nan­do Ber­me­jo y Be­lén Suá­rez con­tra­ata­ca­ron con la sos­pe­cha de que el di­ne­ro del le­ga­do era en reali­dad una do­na­ción de 200 mi­llo­nes de pe­se­tas que hi­zo de ac­cio­nes de Ban­ca Ca­ta­la­na a una fun­da­ción, pe­ro el acu­sa­do res­pon­dió que no. Otra ro­tun­da ne­ga­ción sa­lió de su bo­ca cuan­do los acu­sa­do­res pú­bli­cos le cues­tio­na­ron si la so­cie­dad de su mu­jer, Hi­dro­plan, ase­so­ró al­gu­na vez a la Ge­ne­ra­li­tat sien­do él pre­si­den­te.

El in­te­rro­ga­to­rio subió va­rios gra­dos cuan­do sa­lió a la pa­les­tra la fi­gu­ra del pri­mo­gé­ni­to de los Pu­jol Fe­rru­so­la. Se­gún el pa­dre, no se­ría has­ta prin­ci­pios de los no­ven­ta cuan­do la fa­mi­lia acor­dó que Jor­di fue­ra quien ad­mi­nis­tra­ra las fi­nan­zas fa­mi­lia­res. A par­tir de en­ton­ces se hi­zo el si­len­cio so­bre có­mo de bien tra­ba­jó Ju­nior pa­ra in­cre­men­tar la for­tu­na. «Ig­no­ro cual­quier de­ta­lle so­bre lo que hi­cie­ra mi hi­jo a pos­te­rio­ri. Es­toy al mar­gen de sus ne­go­cios», de­cla­ró ayer el ex­pre­si­den­te a pre­gun­tas del juez.

«No me sien­to or­gu­llo­so»

La es­tra­te­gia del di­ri­gen­te de CiU y la del res­to de sus hi­jos in­ves­ti­ga­dos, Jo­sé y Pe­re, o an­tes Mi­reia y Mar­ta, ha si­do en­do­sar al pri­mo­gé­ni­to el con­trol ab­so­lu­to de las fi­nan­zas. Una ma­ne­ra de de­ri­var la res­pon­sa­bi­li­dad en una so­la per­so­na, que, vis­to lo vis­to, no pa­re­ce des­ca­be­lla­da. Es­te dis­po­ne de documentación pa­ra jus­ti­fi­car la mul­ti­pli­ca­ción de los bie­nes, es­tá por ver si to­das las ope­ra­cio­nes, y nin­gún tes­ti­mo­nio en con­tra que sus­ten­te los in­di­cios que tie­ne An­ti­co­rrup­ción o el juez De la Ma­ta: que su­pues­ta­men­te re­ci­bía co­mi­sio­nes ile­ga­les de em­pre­sas que con­tra­ta­ban con la Ge­ne­ra­li­tat. Es más, un cons­truc­tor que de­cla­ró ayer ad­mi­tió que le que pa­gó 400.000 eu­ros por su in­ter­me­dia­ción «le­gal» en un pro­yec­to de ca­sas de lu­jo en Ibi­za.

Pa­ra an­ti­ci­par­se a los acon­te­ci­mien­tos, el pro­pio Jor­di Pu­jol Fe­rru­so­la, de 57 años, de­cla­ra­rá hoy como in­ves­ti­ga­do a pe­ti­ción pro­pia. Ten­drá que acla­rar el ori­gen de 11 mi­llo­nes de eu­ros y neu­tra­li­zar los in­di­cios de que «or­ques­ta­ron una es­tra­te­gia pa­ra desa­rro­llar ne­go­cios eco­nó­mi- cos, ge­ne­rar ré­di­tos, ocul­tar­los y dis­tri­buir­los» como si se tra­ta­ra de una «or­ga­ni­za­ción».

El as­pec­to de la dis­tri­bu­ción de las ga­nan­cias no es me­nor y el juez le pre­gun­tó a su pa­dre por ello. Pe­ro es­te con­tes­tó que des­co­no­ce esa cir­cuns­tan­cia y «si era por re­la­cio­nes de ne­go­cios, fi­nan­cie­ras o fra­ter­na­les». Pu­jol in­ten­tó asi­mis­mo ex­pli­car por qué se atri­bu­yó en un do­cu­men­to apor­ta­do a la Ban­ca Reig de An­do­rra la ti­tu­la­ri­dad de una cuen­ta con dos mi­llo­nes que, se­gún el acu­sa­do, era en reali­dad de su pri­mo­gé­ni­to. Di­jo que re­dac­tó ese do­cu­men­to como fa­vor pa­ra ayu­dar­le en un pro­ce­so de se­pa­ra­ción de su ex­mu­jer, de lo que ad­mi­tió que no se sen­tía «or­gu­llo­so». Tras con­cluir su com­pa­re­cen­cia, la Fis­ca­lía no pi­dió nin­gu­na me­di­da cau­te­lar pa­ra el ma­tri­mo­nio.

BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ

Pu­jol y su esposa, Mar­ta Fe­rru­so­la, de­cla­ra­ron por pri­me­ra vez en la Au­dien­cia Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.