Los arre­pen­ti­dos del ca­so Nóos se en­sa­ñan con Iña­ki Ur­dan­ga­rin y Ma­tas, el ex­pre­si­den­te ba­lear

La Voz de Galicia (Ourense) - - España - MEL­CHOR SAIZ-PAR­DO

Se es­pe­ra­ba que pu­sie­ran a Iña­ki Ur­dan­ga­rin y a Jau­me Ma­tas con­tra las cuer­das, pe­ro no tan­to. El ca­rru­sel de arre­pen­ti­dos de la tra­ma ba­lear del ca­so Nóos se en­sa­ñó en la se­sión de ayer con el cu­ña­do de Fe­li­pe VI y el ex­pre­si­den­te ba­lear. Uno tras otro in­sis­tie­ron en que to­do es­ta­ba ama­ña­do. En que Jau­me Ma­tas dio «ór­de­nes drás­ti­cas y di­rec­tas» de ad­ju­di­car al ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na por ser quién era.

Así el Ins­ti­tu­to Nóos em­pe­zó a tra­ba­jar pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca gra­cias a sim­ples «con­tra­tos ver­ba­les» sin so­por­te le­gal al­guno. Al fi­nal, por ese sis­te­ma de ad­ju­di­ca­ción a de­do y a me­di­da, Ur­dan­ga­rin y Die­go To­rres se lle­va­ron 2,5 mi­llo- nes del era­rio pú­bli­co de las is­las.

Ayer de­cla­ra­ron tres de los al­tos car­gos del Go­bierno de Ma­tas per­te­ne­cien­tes a los dos de­par­ta­men­tos que li­bra­ron los fon­dos pa­ra Nóos: Gon­za­lo Ber­nal Gar­cía, ex­ge­ren­te de la Fun­da­ción Illes­port; Miguel Ángel Bo­net, exa­se­sor ju­rí­di­co del Ins­ti­tu­to Ba­lear de Tu­ris­mo (Iba­tur) y Juan Car­los Alia Pino, ex­ge­ren­te de Iba­tur. Los tres han lle­ga­do a una suer­te de pre­pac­tos con la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción pa­ra re­ba­jar las pe­ti­cio­nes pe­nas de has­ta tre­ce años de cár­cel a cam­bio de sus con­fe­sio­nes. Y al me­nos, Ber­nal y Bo­net, cum­plie­ron so­bra­da­men­te. «La elec­ción de Nóos fue por­que de­trás es­ta­ba la per­so­na de Iña­ki Ur­dan­ga­rin». «Era una con­tra­ta­ción irre­gu­lar. La ins­truc­ción que te­nía­mos era con­tra­tar a Nóos y tu- vi­mos el problema de que ha­bía que ha­cer li­ci­ta­ción pe­ro ya ha­bía un acuer­do ver­bal», ex­pli­có sin re­pa­ros Ber­nal, abun­dan­do en la idea de que la su­pues­ta fun­da­ción sin áni­mo de lu­cro fue be­ne­fi­cia­da por­que al fren­te de la mis­ma ha­bía una per­so­na de la Ca­sa Real.

Ac­to de con­tri­ción

Una ria­da de mi­llo­nes pa­ra Ur­dan­ga­rin sin que hu­bie­ra si­quie­ra po­si­bi­li­dad de dis­cu­tir la can­ti­dad, como ya re­ve­ló en la se­sión de lu­nes el ex­di­rec­tor de Deportes ba­lear, Pe­po­te Ballester. «El pre­cio me vino im­pues­to. No se ne­go­ció en nin­gún mo­men­to el im­por­te del con­ve­nio», ad­mi­tió Ber­nal an­tes de re­co­no­cer que muy pro­ba­ble­men­te Nóos no hu­bie­ra si­do ele­gi­da com­pi­tien­do en un con­cur­so pú­bli­co.

Si con­tun­den­te fue Ber­nal, más aún lo fue Bo­net, el úni­co pre­so de es­te pro­ce­so por una condena de des­vió de fon­dos an­te­rior. El ase­sor ju­rí­di­co que des­de el Go­bierno ba­lear que te­nía ha­ber pa­ra­do los pies a Ma­tas con sus des­ma­nes pa­ra fa­vo­re­cer a Ur­dan­ga­rin sal­tán­do­se la le­ga­li­dad, no so­lo ti­ró de la man­ta, sino que ade­más hi­zo ac­to de con­tri­ción pú­bli­co. «Quie­ro apro­ve­char pa­ra pe­dir per­dón por­que de­be­ría ha­ber­me opues­to a la con­tra­ta­ción de ver­bal (de Nóos). Fue un error gra­ví­si­mo por el que pi­do per­dón; de­be­ría ha­ber­me opues­to aun a ries­go de ser des­pe­di­do. No lo hice y me arre­pien­to tre­men­da­men­te».

Y tras el arre­pen­ti­mien­to, la con­fe­sión. El abo­ga­do ha­bló de có­mo el Go­bierno ba­lear se es­me­ró en dar «apa­rien­cia le­gal» a sus ad­ju­di­ca­cio­nes irre­gu­la­res del pa­tro­ci­nio del equi­po ci­clis­ta Illes Balears a fa­vor de Nóos. «Era una co­sa or­de­na­da, he­cha. Y sin po­si­bi­li­dad de dis­cu­sión», re­su­mió Bo­net.

ATIEN­ZA EFE

Jau­me Ma­tas de­cla­ra hoy en el jui­cio del ca­so Nóos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.