Ex­car­ce­lan a los dos ti­ti­ri­te­ros, pe­ro de­ben com­pa­re­cer todos los días en el juz­ga­do

La Voz de Galicia (Ourense) - - España -

guar­dia les man­dó a pri­sión in­con­di­cio­nal 96 ho­ras an­tes por ries­go de fu­ga y de reite­ra­ción de­lic­ti­va, hi­zo po­si­ble que los dos ti­ti­ri­te­ros ya es­tén en li­ber­tad pro­vi­sio­nal, ya que el ma­gis­tra­do les im­pu­so du­ras me­di­das cau­te­la­res como com­pa­re­cen­cias dia­rias en el juz­ga­do más pró­xi­mo a su ca­sa, fi­ja­ción de do­mi­ci­lio, re­ti­ra­da de pa­sa­por­te y prohi­bi­ción de sa­lir del te­rri­to­rio na­cio­nal. La pri­me­ra cau­te­lar no se co­no­cía en el tri­bu­nal cen­tral des­de que el me­ce­nas chino Gao Ping fue­ra ex­car­ce­la­do por la ope­ra­ción Em­pe­ra­dor.

El juez ad­mi­tió el re­cur­so de re­for­ma pre­sen­ta­do por la de­fen­sa de los miem­bros de la com­pa­ñía Tí­te­res des­de Aba­jo. Tras el in­for­me fa­vo­ra­ble de la Fis­ca­lía de la Au­dien­cia Na­cio­nal, la mis­ma que el sá­ba­do apo­yó la pri­sión in­con­di­cio­nal, Mo­reno cambió su cri­te­rio so­bre la si­tua­ción pro­ce­sal de los acu­sa­dos. En so­lo cua- tro días con­clu­yó que ha dis­mi­nui­do el ries­go de fu­ga por­que han jus­ti­fi­ca­do te­ner arrai­go fa­mi­liar, es de­cir un do­mi­ci­lio fi­jo en Gra­na­da y tra­ba­jo co­no­ci­do, y de reite­ra­ción de­lic­ti­va al ha­ber­se in­cau­ta­do «ju­di­cial­men­te» su ma­te­rial y ha­ber­se res­cin­di­do sus con­tra­tos. Un as­pec­to con­tro­ver­ti­do por­que la Po­li­cía re­qui­só los gui­ño­les el mis­mo vier­nes de la pro­yec­ción y an­tes de que de­cla­ra­ran an­te el juez, es de­cir, ya en ese mo­men­to se po­día va­lo­rar la im­po­si­bi­li­dad de re­in­ci­dir.

Pe­se a que Raúl, de 34 años, y Alfonso, de 29, ya es­tán en su ca­sa el pro­ce­di­mien­to pe­nal no aca­ba aquí, ya que se si­guen en­fren- ta­do a has­ta sie­te años de pri­sión En su au­to, el juez man­tu­vo que con la di­fu­sión en la re­pre­sen­ta­ción de una pan­car­ta que re­za­ba Go­ra Al­ka-ETA, como par­te de la fic­ción en la que un po­li­cía fa­bri­ca­ba una prue­ba en con­tra de un de­te­ni­do, enal­te­cie­ron el te­rro­ris­mo con men­cio­nes ex­plí­ci­tas a ETA o Al Qai­da. «Se es­tá ala­ban­do o jus­ti­fi­can­do he­chos te­rro­ris­tas ba­jo la co­ber­tu­ra de una obra con gui­ño­les que no su­po­ne por sí mis­mo una des­pe­na­li­za­ción de la re­fe­ri­da con­duc­ta», ase­gu­ró.

En cuan­to al de­li­to en ejer­ci­cio de las li­ber­tad pú­bli­cas, Mo­reno sub­ra­yó que los he­chos co- me­ti­dos por los de­te­ni­dos pue­den cons­ti­tuir «una pro­vo­ca­ción al odio» y sub­ra­yó que «la li­ber­tad de ex­pre­sión no pue­de ofre­cer co­ber­tu­ra al lla­ma­do dis­cur­so del odio», es de­cir, una in­ci­ta­ción di­rec­ta a la vio­len­cia.

Po­co an­tes de co­no­cer­se su li­ber­tad, la al­cal­de­sa de Ma­drid, Ma­nue­la Car­me­na, mos­tró su sa­tis­fac­ción por la «gran no­ti­cia». Mien­tras que des­de Ga­ne­mos Ma­drid, par­ti­do al que per­te­ne­ce la delegada de Cul­tu­ra, Ce­ci­lia Ma­yer, le re­pro­cha­ron su «es­ca­sa va­len­tía» en de­fen­sa de los de­te­ni­dos, y unos 200 per­so­nas se con­cen­tra­ron en Ci­be­les al gri­to de «son ar­tis­tas, no te­rro­ris­tas».

EFE

Alfonso Lá­za­ro (iz­quier­da) y Raúl Gar­cía, a la de­re­cha, se abra­zan a sus fa­mi­lia­res tras sa­lir de pri­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.