San­ders ob­tie­ne el apo­yo de los in­de­pen­dien­tes

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional -

La al­ta par­ti­ci­pa­ción de ayer in­di­ca que los co­lec­ti­vos que ha­bi­tual­men­te no acu­den a vo­tar, como los jó­ve­nes, es­ta vez sí lo hi­cie­ron. En­tre es­tos es don­de el se­na­dor que se au­to­de­fi­ne socialista tie­ne más par­ti­da­rios, in­clui­das las mu­je­res me­no­res de 30 años de las que tres de ca­da cua­tro lo apo­ya­ron. Tam­bién ob­tu­vo tres de ca­da cua­tro vo­tan­tes no ins­cri­tos en nin­gún par­ti­do (in­de­pen­dien­tes), que fue­ron el 40 % . Aunque con por­cen­ta­jes me­no­res, San­ders lo­gró ma­yo­rías en todos los co­lec­ti­vos, ex- cep­to en­tre las mu­je­res ma­yo­res de 65 años y los más ri­cos. «Es­te es el co­mien­zo de una re­vo­lu­ción po­lí­ti­ca», pro­cla­mó tras co­no­cer su vic­to­ria. Y, cier­ta­men­te, una gran ma­yo­ría de los apo­yos que con­ci­ta pro­ce­den del des­con­ten­to ciu­da­dano con la cla­se po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal y de su ca­pa­ci­dad pa­ra pre­sen­tar­se como al­ter­na­ti­va al es­ta­blish­ment.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas del es­ta­do, ade­más de su ve­cin­dad con Ver­mont, de don­de es ori­gi­na­rio el se­na­dor, tam­bién ex­pli­can el re­sul­ta­do. Es uno de los es­ta­dos más blan­cos de Es­ta­dos Uni­dos, por lo que las ur­nas no re­fle­jan las di­fi­cul­ta­des de San­ders pa­ra lle­gar a las mi­no­rías. El can­di­da­to de­di­ca­rá las pró­xi­mas se­ma­nas pre­ci­sa­men­te a acer­car­se a es­tos gru­pos y ya pu­so ayer ma­nos a la obra en Har­lem, don­de or­ga­ni­zó un ac­to con el re­ve­ren­do Al Shar­pton, uno de los lí­de­res in­dis­cu­ti­bles de la co­mu­ni­dad afro­ame­ri­ca­na. ton, tras el desas­tre del mar­tes, pa­ra re­cu­pe­rar te­rreno. Ella es la cla­ra fa­vo­ri­ta tan­to de los afro­ame­ri­ca­nos como de los his­pa­nos y los si­guien­tes es­ta­dos en vo­tar son Ca­ro­li­na del Sur, con una po­bla­ción ma­yo­ri­ta­ria­men­te ne­gra, y Nevada, don­de vi­ven un gran nú­me­ro de la­ti­nos.

Tam­bién le fa­vo­re­ce la pro­xi­mi­dad del su­per­mar­tes, el día en el que vo­tan con­jun­ta­men­te un buen nú­me­ro de es­ta­dos del sur. Pe­ro pa­ra ga­nar ne­ce­si­ta tam­bién con­se­guir al me­nos una par­te del apo­yo ju­ve­nil que ha lo­gra­do San­ders. Ben­ja­min Ne­tan­yahu quie­re le­van­tar una ba­rre­ra que ro­dee Is­rael pa­ra pro­te­ger­se «de los de­pre­da­do­res» que lo ro­dean en Orien­te Me­dio, se­gún anun­ció el pri­mer mi­nis­tro en una vi­si­ta a la fron­te­ra con Jor­da­nia. Ne­tan­yahu pu­do ver los pri­me­ros cin­co ki­ló­me­tros de la va­lla que Is­rael em­pe­zó a le­van­tar en sep­tiem­bre, que ten­drá 30 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud. En­tre sus ob­je­ti­vos es­tá el de pro­te­ger el ae­ro­puer­to en cons­truc­ción en el va­lle de Tim­na.

Is­rael apues­ta por va­llas y mu­ros ki­lo­mé­tri­cos pa­ra de­fen­der­se y, se­gún de­cla­ra­cio­nes del lí­der con­ser­va­dor, el Go­bierno tra­ba­ja en un plan mul­ti­mi­llo­na­rio a va­rios años vis­ta pa­ra se­llar del to­do las fron­te­ras y con­cluir el tra­za­do del mu­ro de Cis­jor­da­nia. Ya exis­ten tra­mos ce­rra­dos en las fron­te­ras con Egip­to, Lí­bano y el te­rri­to­rio si­rio ocu­pa­do des­de 1967, ade­más de la ver­ja de se­pa­ra­ción con Ga­za y el mu­ro co­men­za­do en el 2002 en Cis­jor­da­nia, de­cla­ra­do «ile­gal» por el Tri­bu­nal Pe­nal In­ter­na­cio­nal en el 2004.

Pe­se a los lla­ma­mien­tos de la ONU a su des­man­te­la­mien­to, los is­rae­líes si­guen ade­lan­te y cuan­do la ba­rre­ra es­té fi­na­li­za­da cu­bri­rá una dis­tan­cia es­ti­ma­da de 720 ki­ló­me­tros.

Saeb Ere­kat, je­fe ne­go­cia­dor pa­les­tino, com­pa­ró es­tos pla­nes con los de los lí­de­res que di­ri­gie­ron la Su­dá­fri­ca del apart­heid.

AN­DREW RENNEISEN AFP

San­ders char­la con el re­ve­ren­do Al Shar­pton en el Syl­via’s Res­tau­rant de Har­lem.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.