Los kur­dos de Si­ria ten­san la cuer­da en­tre Tur­quía y EE.UU.

Er­do­gan critica a Oba­ma y man­tie­ne ce­rra­das las fron­te­ras

La Voz de Galicia (Ourense) - - Internacional - LAU­RA FER­NÁN­DEZ PA­LO­MO

No fue­ron acep­ta­dos por la opo­si­ción si­ria en las con­ver­sa­cio­nes frus­tra­das de Ginebra por su pro­xi­mi­dad con el ré­gi­men. Tur­quía no los quie­re cer­ca de sus fron­te­ras y con­tie­ne su expansión con una zo­na de se­pa­ra­ción en­tre Afrin y Ko­ba­ne, al nor­te de Ale­po. Pe­ro aho­ra los kur­dos es­tán apro­ve­chan­do la avan­za­di­lla del ré­gi­men, con el apo­yo ru­so, pa­ra ga­nar po­si­cio­nes en el nor­te, y quie­nes son el prin­ci­pal alia­do de EE.UU. con­tra el Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) su­po­nen otro es­co­llo más en la ma­ra­ña de alian­zas que mue­ve el con­flic­to si­rio. «Oi­ga Es­ta­dos Uni­dos, ¿es­tán us­te­des de nues­tro la­do o del la­do de las or­ga­ni­za­cio­nes te­rro­ris­tas Par­ti­do de la Unión De­mo­crá­ti­ca (PYD) y YPG (bra­zo ar­ma­do)?», car­gó ayer el pre­si­den­te tur­co, Re­cep Tay­yip Er­do­gan, con­tra la alianza que man­tie­ne Oba­ma.

Pa­ra Tur­quía el PYD es la ex­ten­sión si­ria de Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del Kur­dis­tán (PKK), mi­li­cia na­cio­na­lis­ta con la que lle­va en­fren­ta­da 40 años a la que con­si­de­ra una «or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta», como la ca­li­fi­can tam­bién EE.UU. y la UE. Pe­ro Was­hing­ton la des­vin­cu­la de su con­flic­to in­terno, he­cho que ha lle­va­do al mi­nis­te­rio tur­co de Ex­te­rio­res a con­vo­car al em­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se cuan­do pre­ci­sa­men­te se in­ten­si­fi­can los en­fren­ta­mien­tos en­tre An­ka­ra y el PKK en Di­yar­ba­kir al su­r­oes­te tur­co. Sin em­bar­go, Oba­ma pri­ma que ha­yan si­do la úni­ca fuer­za efec­ti­va con­tra el Ca­li­fa­to, tan­to en Si­ria como Irak, mien­tras Mos­cú y An­ka­ra uti­li­za­ban los bom­bar­deos con­tra el EI pa­ra no­quear a sus ad­ver­sa­rios lo­ca­les.

En es­ta gran ofen­si­va de Ru­sia y Da­mas­co, por la que la ONU te­me que 300.000 per­so­nas que­den cer­ca­das en Ale­po, las YPG no han du­da­do en aliar­se por es­tra­te­gia, pa­ra com­ba­tir a los gru­pos is­la­mis­tas y ex­ten­dien­do sus co­ne­xio­nes, lo que no per­mi­ti­rá Tur­quía que les tie­ne prohi­bi­do des­pla­zar­se des­de Afrin ha­cia la par­te oc­ci­den­tal. Es de­cir, ha­cia la his­tó­ri­ca Ro­ja­va, don­de han co­men­za­do a asen­tar sus as­pi­ra­cio­nes de au­to­no­mía des­de que arre­ba­ta­ran Ko­ba­ne del con­trol de los yiha­dis­tas en ju­nio de 2015. Las fuer­zas kur­das han co­la­bo­ra­do tam­bién con las re­cien­tes vic­to­rias del ré­gi­men si­rio ro­dean­do a los re­bel­des del es­te y en la ocu­pa­ción de las ciu­da­des chiíes de Zah­ra y Nubl.

La po­bla­ción, que se sien­te ata­ca­da por todos los fren­tes, es­pe­cial­men­te des­de el cie­lo con la avia­ción ru­sa, hu­ye con lo pues­to. An­ka­ra ase­gu­ró ayer que no lle­ga­ron nue­vos des­pla­za­dos a la fron­te­ra que man­tie­ne ce­rra­da y que no la rea­bri­rá. «He­mos re­ci­bi­do has­ta aho­ra en nues­tro ho­gar a tres mi­llo­nes de si­rios e ira­quíes. ¿A cuán­tos has re­ci­bi­do tú? ¿En qué país?», re­pro­chó Er­do­gan a Na­cio­nes Uni­das. Mi­les de per­so­nas, en­tre 30.000 y 60.000, han que­da­do des­pla­za­das, pe­ro Tur­quía apues­ta por alo­jar­los en un nue­vo cam­pa­men­to den­tro de Si­ria, con ca­pa­ci­dad pa­ra 70.000 per­so­nas de Ale­po. Des­de el ini­cio de la cam­pa­ña, a prin­ci­pios de fe­bre­ro, el Ob­ser­va­to­rio Si­rio de De­re­chos Hu­ma­nos ha do­cu­men­ta­do más de 500 muer­tes en­tre los que, al me­nos, un cen­te­nar son ci­vi­les.

BULENT KILIC AFP

Si­rios es­pe­ran­do a po­der cru­zar la fron­te­ra tur­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.