So­lo en ocho paí­ses europeos hay más de­sigual­dad edu­ca­ti­va que en Es­pa­ña

Los es­tu­dian­tes de co­le­gios pú­bli­cos du­pli­can las ra­tios de ba­jo ren­di­mien­to en Ma­te­má­ti­cas de los co­le­gios con­cer­ta­dos y tri­pli­can las de cen­tros pri­va­dos

La Voz de Galicia (Ourense) - - Sociedad - SA­RA CARREIRA

Fran­cia es uno de los ocho paí­ses europeos que ofre­ce unas ci­fras edu­ca­ti­vas más de­sigua­les que Es­pa­ña, y tal vez eso ex­pli­ca los pro­ble­mas de in­te­gra­ción que hay en su seno. Y es que a am­bos la­dos de los Pi­ri­neos ser in­mi­gran­te y po­bre es un fac­tor de ries­go pa­ra fra­ca­sar en Ma­te­má­ti­cas: en Es­pa­ña, el 43 % de los hi­jos de in­mi­gran­tes tie­ne ba­jo ni­vel en ma­tes fren­te al 21 % de la po­bla­ción no in­mi­gran­te; en Fran­cia, el 44 % fren­te al 18.

Es­ta es una de las mu­chas con­clu­sio­nes del in­for­me pre­sen­ta­do ayer por la OCDE ba­jo el tí­tu­lo Es­tu­dian­tes de ba­jo ren­di­mien­to, por qué se que­dan atrás y có­mo se les pue­de ayu­dar pa­ra que ten­gan éxi­to. En es­te es­tu­dio, que se ba­sa en los da­tos de la prue­ba PI­SA del 2012, se in­di­ca que Es­pa­ña es uno de los Es­ta­dos de la UE con me­nor equi­dad y en el que el na­ci­mien­to to­da­vía mar­ca el éxi­to en la es­cue­la.

Aler­ta la OCDE de que el Es­ta­do no ha he­cho na­da pa­ra co­rre­gir es­ta de­ri­va, o lo que ha he­cho es cla­ra­men­te in­su­fi­cien­te. Y ofre­ce un dato que re­fren­da es­ta con­clu­sión: el 30 % de los alum­nos de 15 años que van a ins­ti­tu­tos en Es­pa­ña tie­ne ba­jo ren­di­mien­to en Ma­te­má­ti­cas; es­te por­cen­ta­je ba­ja al 15 % si se tra­ta de cen­tros con­cer­ta­dos y al 10 % si es­tu­dian en co­le­gios pri­va­dos.

En Eu­ro­pa es­ta di­fe­ren­cia en­tre ri­cos-po­bres exis­te, pe­ro en mu­chos paí­ses —Fin­lan­dia, Liech­tens­tein, Ho­lan­da o Sui­za— es de 15 pun­tos (en Shang­hái o Hong Kong, de 10); en Es­pa­ña, más de 30. En la UE, so­lo Gre­cia, Li­tua­nia, Lu­xem­bur­go, Fran­cia, Por­tu­gal, Es­lo­va­quia, Ru­ma­nía y Bul­ga­ria es­tán peor.

Los da­tos ofre­ci­dos ayer por la OCDE in­clu­yen las otras prue­bas PI­SA, que son Lec­tu­ra y Cien­cias, pe­ro en es­tos asun­tos la si­tua­ción de los jó­ve­nes es más igual. Al pa­re­cer, el ren­di­mien­to en Ma­te­má­ti­cas tie­ne mu­cho que ver con la au­to­es­ti­ma de los jó­ve­nes, y por eso es re­la­ti­va­men­te fá­cil me­jo- rar las ra­tios. La OCDE da una se­rie de con­se­jos a la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va —des­de alum­nos a Ad­mi­nis­tra­ción, pa­san­do por pa­dres y pro­fe­so­res— que se ba­sa en dos pi­la­res: de­tec­ción pre­coz de los pro­ble­mas y más re­cur­sos pa­ra quie­nes los ne­ce­si­tan. Des­de el Go­bierno se ha re­cal­ca­do la pri- me­ra par­te, es de­cir, la opor­tu­ni­dad de las lla­ma­das re­vá­li­das de ter­ce­ro y sex­to de pri­ma­ria pa­ra en­con­trar dón­de es­tán los fa­llos; de los re­cor­tes en edu­ca­ción no ha ha­bi­do co­men­ta­rios.

La OCDE es bas­tan­te op­ti­mis­ta: en­tre el 2003 y el 2012, Bra­sil, Ale­ma­nia, Ita­lia, Mé­xi­co, Po­lo­nia, Por­tu­gal, la Fe­de­ra­ción Ru­sa, Tú­nez y Tur­quía re­du­je­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te sus ni­ve­les de ba­jo ren­di­mien­to; lo úni­co que se re­pi­tió en es­tos paí­ses —de cul­tu­ras, es­truc­tu­ras y si­tua­cio­nes eco­nó­mi­cas muy di­fe­ren­tes— fue la de­ci­sión po­lí­ti­ca de me­jo­rar la edu­ca­ción.

SANTI M. AMIL

En mu­chos co­le­gios ga­lle­gos se es­fuer­zan por en­se­ñar Ma­te­má­ti­cas de for­ma más ame­na.

Ha­cer de la lu­cha con­tra el ba­jo ren­di­mien­to una prio­ri­dad edu­ca­ti­va; di­se­ñar es­tra­te­gias que atien­dan los fac­to­res que hay de­trás del ba­jo ren­di­mien­to; iden­ti­fi­car a los alum­nos y cen­tros con pro­ble­mas y dar­les re­cur­sos ex­tra; ela­bo­rar sis­te­mas de diag­nós­ti­co pre­coz y apo­yos pa­ra los alum­nos que lo ne­ce­si­ten; re­du­cir la ta­sa de re­pe­ti­ción; per­mi­tir a los pro­fe­so­res desa­rro­llar me­to­do­lo­gías pa­ra la di­ver­si­dad; ga­ran­ti­zar la au­to­no­mía de los cen­tros; y eva­luar los cam­bios.

De­ben te­ner ex­pec­ta­ti­vas al­tas pa­ra todos los alum­nos; or­ga­ni­zar apo­yos pa­ra los que los ne­ce­si­ten; sen­tir­se in­te­gra­dos en el cen­tro y dar ejem­plo; ofre­cer ac­ti­vi­da­des ex­tra­es­co­la­res; y ani­mar a los pa­dres a par­ti­ci­par en el co­le­gio.

Ani­mar a sus hi­jos pa­ra que se es­fuer­cen; co­men­tar ca­da día con ellos lo que pa­sa en el co­le; ofre­cer­les un lu­gar pa­ra es­tu­diar; ayu­dar­les en los de­be­res; y par­ti­ci­par en las ac­ti­vi­da­des del cen­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.