Un ex­di­rec­tor de TVE, en­car­ga­do del área de te­le­vi­sión de Se­cuo­ya

La Voz de Galicia (Ourense) - - Alta Definición -

El gru­po Se­cuo­ya re­fuer­za su cú­pu­la de ca­ra a la pró­xi­ma pre­sen­ta­ción de su ca­nal de TDT, que em­pe­za­rá a emi­tir en pri­ma­ve­ra y ten­drá una pro­gra­ma­ción de cor­te fa­mi­liar. El di­rec­ti­vo de Se­cuo­ya Ja­vier Va­le­ro se­rá el di­rec­tor del nue­vo ca­nal de TDT, mien­tras que el ex­di­rec­tor de TVE San­tia­go Gon­zá­lez se­rá el en­car­ga­do de di­ri­gir el área de Te­le­vi­sión del gru­po de co­mu­ni­ca­ción.

Todos los años la mis­ma pe­lí­cu­la. Pri­me­ro, una semana (¡que di­go una semana, un mes!) ato­si­gán­do­nos con los pre­pa­ra­ti­vos de una ga­la que es un quie­ro y no pue­do, por­que ni es­to es Holly­wood, ni aquí hay una in­dus­tria del ci­ne —por lo me­nos, una in­dus­tria in­de­pen­dien­te y que no vi­va de las sub­ven­cio­nes—. Des­pués, la ce­re­mo­nia en sí, lar­ga, abu­rri­da, ten­sa y con mo­men­tos son­ro­jan­tes, el peor es­ca­pa­ra­te pa­ra un co­lec­ti­vo que vi­ve del es­pec­tácu­lo y di­ce re­pre­sen­tar al sép­ti­mo ar­te. Y por úl­ti­mo, ya lo estamos vien­do, el día des­pués: el pre­sen­ta­dor que se arre­pien­te de ha­ber ido, la patronal de los ya­tes que se ofen­de por un chis­te, las ma­las ca­ras de al­gu­nos in­vi­ta­dos, crí­ti­cas e in­sul­tos en las re­des so­cia­les... To­do em­pe­zó cuan­do los ac­to­res se arro­ga­ron una re­pre­sen­ta­ción que no te­nían (me­jor que hu­bie­ran mon­ta­do un par­ti­do) y uti­li­za­ron los Go­ya como pla­ta­for­ma po­lí­ti­ca. En vez de una ce­le­bra­ción, con­vir­tie­ron el even­to en una reivin­di­ca­ción. No es ele­gan­te in­vi­tar a un mi­nis­tro pa­ra leer­le la car­ti­lla de­lan­te de mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res. Y lue­go es­tá el guión, ¿es la fies­ta del ci­ne o el club de la co­me­dia? Un chascarrillo por mi­nu­to, una pu­lli­ta por aquí, un exa­brup­to por allá. Pe­ro, un año más, los Go­ya no tu­vie­ron ni piz­ca de gra­cia. Twit­ter em­pe­zó ayer a se­lec­cio­nar y mos­trar los con­te­ni­dos más re­le­van­tes pa­ra ca­da usua­rio, lo que po­ne fin al es­tric­to or­den cro­no­ló­gi­co con el que es­truc­tu­ra­ba has­ta aho­ra su ti­me­li­ne. Pri­me­ro fue un ru­mor, lue­go un ex­pe­ri­men­to re­du­ci­do, pe­ro ya es una reali­dad: Twit­ter le me­te mano al ti­me­li­ne de los usua­rios pa­ra mos­trar­les tuits re­le­van­tes, no so­lo una su­ce­sión de pu­bli­ca­cio­nes or­de­na­das por fe­cha y ho­ra de pu­bli­ca­ción.

El cam­bio, que ha si­do cri­ti­ca­do por los usua­rios más in­ten­si­vos de Twit­ter des­de que em­pe­zó a per­fi­lar­se, se­rá op­cio­nal: la red so­cial acla­ra que la vi­sua­li­za­ción de ese con­te­ni­do se­lec­cio­na­do po­drá des­ac­ti­var­se. La ne­ce­si­dad de re­du­cir el rui­do y de ha­cer más ac­ce­si­ble y atrac­ti­va la pla­ta­for­ma de mi­cro­blog­ging ha mo­ti­va­do es­ta ma­nio­bra, que aca­ba con ca­si diez años de so­be­ra­nía del or­den cro­no­ló­gi­co.

Con el cam­bio anun­cia­do ayer, los pri­me­ros tuits que vea un usua­rio se­rán una se­lec­ción fil­tra­da por un al­go­rit­mo en fun­ción de la po­pu­la­ri­dad, no los úl­ti­mos con­te­ni­dos pu­bli­ca­dos por aque­llos tui­te­ros a quie­nes si­gue. Tras ese com­pen­dio au­pa­do por la red so­cial, que no se di­fe­ren­cia vi­sual­men­te del res­to del ti­me­li­ne, apa­re­ce­rá la tra­di­cio­nal cas­ca­da or­de­na­da por mo­men­to de pu­bli­ca­ción. El nú­me­ro de tuits se­lec­cio­na­dos se­rá ma­yor cuan­tas más cuen­tas si­ga el usua­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.