«En Lu­xor vamos a re­cons­truir un co­lo­so de ala­bas­tro de 200 to­ne­la­das»

La Voz de Galicia (Ourense) - - El Tiempo - ALFONSO AN­DRA­DE

El pro­yec­to in­ter­na­cio­nal pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de los co­lo­sos de Mem­nón y el tem­plo fu­ne­ra­rio de Ame­no­fis III in­cor­po­ró en el 2004 al ar­queó­lo­go Miguel Ángel Ló­pez Mar­cos, que di­ri­ge la re­cons­truc­ción de la es­ta­tua­ria co­lo­sal. Es­te ga­lle­go de adop­ción que se ocu­pa en Mu­xía de la re­cu­pe­ra­ción de la Pe­dra de Aba­lar jun­to a la fir­ma Te­rra-Ar­queos, aca­ba de ate­rri­zar en Lu­xor pa­ra afron­tar su de­ci­mo­ter­ce­ra cam­pa­ña egip­cia, en la que asu­mi­rá un re­to his­tó­ri­co: la pri­me­ra re­cons­truc­ción de un co­lo­so de ala­bas­tro.

—¿Qué di­fi­cul­ta­des pre­sen­ta es­ta in­gen­te ta­rea?

—El co­lo­so de ala­bas­tro se­ría el pri­me­ro de la pa­re­ja co­rres­pon­dien­te al ter­cer pi­lono de en­tra­da al tem­plo de Ame­no­fis III en Lu­xor. Allí vamos a re­cons­truir por pri­me­ra vez un co­lo­so de ala­bas­tro, de 200 to­ne­la­das, ya que no hay nin­gu­na es­cul­tu­ra tan gran­de en un tem­plo fu­ne­ra­rio. Es un ma­te­rial com­pli­ca­do por la exis­ten­cia de ve­tas de ar­ci­lla y cao­lín que atra­vie­san su for­ma­ción cris­ta­li­na y de­bi­li­tan la es­truc­tu­ra, so­bre to­do al ma­ni­pu­lar los frag­men­tos, de más de 40 to­ne­la­das, o al ta­la­drar pa­ra in­ser­tar es­pi­gas de ace­ro.

—¿Quién fue Ame­no­fis III?

—Su rei­na­do fue pro­ba­ble­men­te el más prós­pe­ro de Egip­to, ya que se ha­bían cul­mi­na­do con éxi­to las cam­pa­ñas ex­pan­si­vas de Tut­mo­sis III y Ame­no­fis II. Cons­tru­yó el ma­yor tem­plo fu­ne­ra­rio, de más de 700 me­tros y con las ma­yo­res es­ta­tuas, pa­ra in­mor­ta­li­zar su glo­ria eter­na.

—¿Qué con­di­cio­nes tie­ne us­ted en Egip­to pa­ra tra­ba­jar des­pués de los úl­ti­mos aten­ta­dos del te­rro­ris­mo is­la­mis­ta?

—Las con­di­cio­nes son las ha­bi­tua­les en es­te ti­po de ac­tua­cio­nes. En cual­quier ca­so, al es­tar en un ba­rrio a las afue­ras, en­tre El Qurna y El Ba­rat, y des­pués de tan­tas cam­pa­ñas, ya so­mos co­no­ci­dos en­tre una po­bla­ción que an­tes vi­vía del tu­ris­mo y aho­ra de­be so­bre­vi­vir prác­ti­ca­men­te con el tra­ba­jo en es­tas cam­pa­ñas de re­cu­pe­ra­ción del pa­tri­mo­nio.

—¿Hay ga­lle­gos en su equi­po?

—De Ga­li­cia soy el úni­co re­pre­sen­tan­te, como ga­lle­go de adop­ción, ya que vi­vo en Ou­ren­se des­de ha­ce más de 15 años. Los com­pa­ñe­ros de ex­ca­va­ción, ale­ma­nes o fran­ce­ses, me pre­gun­tan mu­cho si ha­brá otra cam­pa­ña en el cas­tro de Cas­tro­maior, en el de San Cibrao de Las o en el de Ba­ro­ña, que es el que más im­pre­sio­na por su pai­sa­je úni­co.

—¿Hay al­gu­na vin­cu­la­ción en­tre su la­bor en Egip­to y la que rea­li­za con la Pe­dra de Aba­lar?

—Des­de Lu­xor me lla­man co- mo ar­queó­lo­go y res­tau­ra­dor, es­pe­cia­lis­ta en pie­dra y gran­des es­truc­tu­ras, pa­ra mo­ver y re­cons­truir las es­ta­tuas co­lo­sa­les del tem­plo. Des­de la Xun­ta, pa­ra mo­ver y mu­sea­li­zar el mo­nu­men­to de Mu­xía, así que hay más re­la­ción de lo que pa­re­ce, por cuan­to son gran­des es­truc­tu­ras a des­pla­zar y re­cu­pe­rar. La Pe­dra tie­ne gran va­lor como mo­nu­men­to na­tu­ral de­bi­do a su si­tua­ción en la Cos­ta da Mor­te y a la fuer­te tra­di­ción po­pu­lar.

—¿Qué fal­ta por ha­cer en Mu­xía?

—Es­tá pre­vis­ta la mu­sea­li­za­ción del frag­men­to pe­que­ño en la zo­na del atrio de la iglesia. El gran­de fue lle­va­do has­ta su po­si­ción ori­gi­nal, con la in­cóg­ni­ta de si vol­ve­ría a aba­lar o no. Siem­pre se di­jo que las con­di­cio­nes se da­ban. Si no lle­ga­ra a mo­ver­se, po­dría de­ber­se a que con los tem­po­ra­les se hu­bie­se da­ña­do su úni­co pun­to de apo­yo, ero­sio­na­do qui­zá por el vai­vén del olea­je, o bien a que se hu­bie­se anu­la­do el pre­ca­rio equi­li­brio de un cen­tro de gra­ve­dad ya inexis­ten­te al re­ti­rar las 3,6 to­ne­la­das del frag­men­to del atrio. En ese ca­so, pa­re­ce que se iba a so­pe­sar de nue­vo la idea de pe­gar ese tro­zo pa­ra re­cu­pe­rar el equi­li­brio per­di­do.

—Di­ce el his­to­ria­dor An­tón Cas­tro que la Pe­dra no aba­la por­que es­tá dis­tan­cia­da 45 cen­tí­me­tros de su po­si­ción ori­gi­nal.

—Me asom­bra que la pro­fe­sio­na­li­dad y el gran es­fuer­zo em­plea­dos se echen por tie­rra con es­te ti­po de afir­ma­cio­nes que, por exa­ge­ra­das, pier­den su va­lor. Qui­zá si se hu­bie­ra di­cho que le fal­ta un cen­tí­me­tro, se­ría dis­cu­ti­ble, pe­ro me­dio me­tro… Aunque se­ría más fá­cil pen­sar que no aba­la por­que se han eli­mi­na­do 3.600 ki­los pre­ci­sa­men­te de la pun­ta don­de se ha­cía la pre­sión. Es de­cir, que ade­más de la gen­te que la ha­cía os­ci­lar, ha­rían fal­ta 50 per­so­nas ex­tra pa­ra su­plir el pe­so re­ti­ra­do.

NA­CHO HIL­TI

Ló­pez Mar­cos (a la iz­quier­da), du­ran­te la re­cu­pe­ra­ción de es­ta ca­be­za de Ame­no­fis III.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.