El juez Velasco bus­ca prue­bas so­bre la fi­nan­cia­ción ile­gal del par­ti­do en Ma­drid con cin­co re­gis­tros en las vi­vien­das y des­pa­chos del ex­ge­ren­te de la for­ma­ción y del yerno de Vi­llar Mir

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - MA­TEO BA­LÍN

De nue­vo un re­que­ri­mien­to ju­di­cial de la Au­dien­cia Na­cio­nal. De nue­vo el fo­co en la se­de del PP en la ca­lle Gé­no­va de Ma­drid. De nue­vo una in­ves­ti­ga­ción so­bre su­pues­ta fi­nan­cia­ción irre­gu­lar del par­ti­do, aunque es­ta vez del PP ma­dri­le­ño pre­si­di­do por Es­pe­ran­za Agui­rre. En di­ciem­bre del 2013, el juez Pa­blo Ruz man­dó a la Po­li­cía Na­cio­nal a por documentación re­fe­ri­da a la cau­sa de la ca­ja B a par­tir de la pu­bli­ca­ción de los pa­pe­les de Bár­ce­nas. Y ayer, dos años y dos me­ses des­pués, el juez Eloy Velasco hi­zo lo pro­pio con la Guar­dia Ci­vil, por ter­ce­ra vez, en bus­ca de prue­bas en el marco de la tra­ma Pú­ni­ca, la «gi­gan­tes­ca red de trá­fi­co de in­fluen­cias» en ayun­ta­mien­tos de Ma­drid, Va­len­cia, Mur­cia y León.

Velasco, ti­tu­lar del Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción nú­me­ro 6, abrió el me­lón de la ope­ra­ción con­tra la corrupción mu­ni­ci­pal y re­gio­nal en oc­tu­bre del 2014. En la ac­tua­li­dad hay un cen­te­nar de in­ves­ti­ga­dos, «mu­chos de ellos no re­la­cio­na­dos en­tre sí», y en sep­tiem­bre pa­sa­do el juez di­vi­dió el pro­ce­di­mien­to en do­ce pie­zas se­pa­ra­das pa­ra agi­li­zar la ins­truc­ción, que ha tra­ta­do de lle­var con mu­cho si­gi­lo. Los cin­co re­gis­tros or­de­na­dos ayer for­ma­rían par­te de la oc­ta­va pie­za, re­fe­ri­da a Francisco Gra­na­dos, ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PP de Ma­drid, ac­tual­men­te en pri­sión pre­ven­ti­va, y sus co­la­bo­ra­do­res. El juez in­ves­ti­ga su­pues­to blan­queo de ca­pi­ta­les y cohe­cho. Pa­ra ello, en­vió a agen­tes de Uni­dad Cen­tral Ope­ra­ti­va (UCO) de la Guar­dia Ci­vil a la se­de del PP de Ma­drid. Allí tie­ne to­da­vía su des­pa­cho el ex­ge­ren­te re­gio­nal Beltrán Gu­tié­rrez, el úl­ti­mo sos­pe­cho­so de la Pú­ni­ca, a quien re­gis­tra­ron su or­de­na­dor en su pre­sen­cia y se lle­va­ron documentación. Gu­tié­rrez di­mi­tió de su car­go tras su impu­tación en el ca­so de las tar­je­tas opa­cas de Ca­ja Ma­drid, pe­ro Agui­rre le man­tu­vo como em­plea­do con des­pa­cho has­ta hoy. Lle­va unos 20 años en el PP. Los agen­tes tam­bién en­tra­ron en su do­mi­ci­lio por or­den del juez.

De for­ma pa­ra­le­la, la UCO en­tró en los des­pa­chos la­bo­ra­les y en el do­mi­ci­lio del se­gun­do de los pro­ta­go­nis­tas de los re­gis­tros, Ja­vier Ló­pez Ma­drid, miem­bro del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción del gru­po de cons­truc­ción y ser­vi­cios OHL, y yerno de su pre­si­den­te, Juan Miguel Vi­llar Mir. Una de es­tas in­ter­ven­cio­nes tu­vo lu­gar en su ofi­ci­na ubi­ca­da en To­rre Es­pa­cio, uno de los cua­tro nue­vos ras­ca­cie­los de Ma­drid, pro­pie­dad del Gru­po Vi­llar Mir y don­de tie­ne su se­de OHL. To­das es­tas in­ter­ven­cio­nes, que con­clu­ye­ron ha­cia las 19 ho­ras, se en­mar­can en los re­fe­ri­dos de­li­tos de cohe­cho y blan­queo, pues­to que en el mo­men­to de pro­du­cir­se las pre­sun­tas en­tre­gas del di­ne­ro del em­pre­sa­rio al po­lí­ti­co aún no exis­tía el de fi­nan­cia­ción irre­gu­lar de par­ti­dos po­lí­ti­cos, que lle­gó con la úl­ti­ma re­for­ma pe­nal. El te­ma no es me­nor, ya que la re­la­ción en­tre am­bos sos­pe­cho­sos tie­ne como pun­to fi­nal la ci­ta­da su­pues­ta fi­nan­cia­ción ile­gal del PP de Ma­drid, se­gún fuen­tes ju­rí­di­cas.

Con ayu­da de Mar­ja­li­za

El juez, la fis­ca­la an­ti­co­rrup­ción y los agen­tes de la UCO han sa­ca­do par­ti­do a las ho­ras de re­ve­la­cio­nes del em­pre­sa­rio y con­se­gui­dor de la tra­ma, Da­vid Mar­ja­li­za, mano de­re­cha de Gra­na­dos. Los agen­tes tra­ba­jan des­de no­viem­bre en des­ci­frar las ano­ta­cio­nes lo­ca­li­za­das en la con­ta­bi­li­dad ma­nus­cri­ta de Gra­na­dos, se­gún pu­bli­có ayer el dia­rio di­gi­tal El Es­pa­ñol, mo­ti­vo por el cual se pre­ci­pi­ta­ron los re­gis­tros, se­gún con­fir­ma­ron fuen­tes ju­rí­di­cas. Pa­ra ello con­ta­ron con la co­la­bo­ra­ción de Mar­ja­li­za.

El pa­sa­do 13 de no­viem­bre, es­te re­la­cio­nó an­te el juez las ini­cia­les «JLM» con Ja­vier Ló­pez Ma­drid y las de «BG» con el ex­ge­ren­te del PP au­to­nó­mi­co Beltrán Gu­tié­rrez. En su de­cla­ra­ción, Mar­ja­li­za ma­ti­zó que, pe­se a co­no­cer la co­rres­pon­den­cia de las si­glas, des­co­no­cía si las can­ti­da­des ano­ta­das en el do­cu­men­to de Gra­na­dos se pa­ga­ron real­men­te al PP de Ma­drid. La pre­si­den­ta del PP ma­dri­le­ño, Es­pe­ran­za Agui­rre, re­cha­zó ayer que ha­ya fi­nan­cia­ción ile­gal en la for­ma­ción que pre­si­de des­pués de que la Guar­dia Ci­vil re­gis­tra­ra el des­pa­cho en la se­de del PP del ex­ge­ren­te re­gio­nal de la for­ma­ción, Beltrán Gu­tié­rrez, en el marco de la ope­ra­ción Pú­ni­ca. «No hay in­di­cios, que yo se­pa, ni es­tá pro­ba­do nin­gún ti-

AL­VA­RA­DO EFE

Agui­rre com­pa­re­ció an­te los pe­rio­dis­tas an­te la se­de del PP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.