Ma­tas asu­me los de­li­tos me­no­res, pe­ro cul­pa del gra­ve a Ur­dan­ga­rin y Pe­po­te

Con­fie­sa que con­tra­tó al ex­du­que pa­ra ga­nar­se los fa­vo­res de la Ca­sa Real

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - MEL­CHOR SAIZ-PAR­DO

Ti­ró de la man­ta, pe­ro ni mu­cho me­nos has­ta el fi­nal. Lo su­yo no fue un es­trip­tís ju­di­cial com­ple­to. So­lo una con­fe­sión a me­dias. Ad­mi­tió su ma­la ges­tión y sus con­tra­tos a de­do pa­ra fa­vo­re­cer a Iña­ki Ur­dan­ga­rin con el fin de ga­nar­se el fa­vor de la Ca­sa Real. In­clu­so, pi­dió una suer­te de per­dón. Pe­ro la con­fe­sión de Jau­me Ma­tas no fue la de un ver­da­de­ro arre­pen­ti­do. Se pre­sen­tó como víc­ti­ma del cu­ña­do de Fe­li­pe VI y, so­bre to­do, cul­pó a sus su­bor­di­na­dos de ha­ber ce­rra­do con­tra­tos ile­ga­les con el Ins­ti­tu­to Nóos. Su con­fe­sión se tor­nó por mo­men­tos en ex­cul­pa­to­ria, es­pe­cial­men­te cuan­do acu­só al ex­di­rec­tor de Deportes, Pe­po­te Ballester, de ha­ber me­ti­do a Ur­dan­ga­rin en las ins­ti­tu­cio­nes. Aho­ra que­da por sa­ber si esa con­fe­sión light le val­drá, como pre­ten­de, pa­ra que la Fis­ca­lía le re­duz­ca de on­ce a unos cua­tro años su pe­ti­ción de pe­na. El pac­to no es­tá ce­rra­do del to­do y el he­cho cier­to es que Ma­tas ha re­co­no­ci­do la pre­va­ri­ca­ción y el frau­de, pe­ro no el ter­cer de­li­to: la mal­ver­sa­ción de los 2,5 mi­llo­nes que las ins­ti­tu­cio­nes ba­lea­res en­tre­ga­ron al Ins­ti­tu­to Nóos sos­la­yan­do las mí­ni­mas nor­mas de le­ga­li­dad.

El impu­tado no se an­du­vo con ro­deos. Con­fe­só sin am­ba­ges que uno de los mo­ti­vos prin­ci­pa­les pa­ra ad­ju­di­car a la em­pre­sa del ex­du­que el se­gui­mien­to del equi­po ci­clis­ta Illes Balears y la ce­le­bra­ción de los Illes Balears Fó­rum del 2005 y del 2006 fue ga­nar­se el fa­vor de la Ca­sa Real. «Nos in­tere­sa­ba es­tar bien con el se­ñor Ur­dan­ga­rin y es­pe­cial­men­te con la fa­mi­lia real», ad­mi­tió. «El se­ñor Ballester es­ta­ba lo­co por que­dar bien con la fa­mi­lia real y con­mi­go», fue la pri­me­ra an­da­na­da que lan­zó al arre­pen­ti­do Pe­po­te Ballester, al que bá­si­ca­men­te cul­pó de to­do. «Era el que pa­ga­ba y el que po­día pa­gar, el que fir­ma­ba las ac­tas». In­si­nuó in­clu­so que el ex­re­ga­tis­ta olím­pi­co era el to­po de Zar­zue­la en Pal­ma y que él, y so­lo él, fue el que dio ba­rra li­bre a los des­ma­nes del ex­du­que y su so­cio en las is­las. «Ballester te­nía la ex­clu­si­vi­dad de la re­la­ción con Iña­ki Ur­dan­ga­rin. Nun­ca de­jó que tu­vie­ra con­tac­to con­mi­go sino a tra­vés de él. Era muy ce­lo­so de esa re­la­ción. Era el hom­bre de la Ca­sa Real en el Go­bierno ba­lear des­de su nom­bra­mien­to, da­da su re­la­ción co­ral con to­da la fa­mi­lia teal», afir­mó.

El con­se­gui­dor

Ballester se con­vir­tió en la prin­ci­pal víc­ti­ma de Ma­tas en su in­ten­to de sal­var­se. Pe­ro tam­bién Ur­dan­ga­rin sa­lió muy mal pa­ra­do. El ex­pre­si­den­te de­fi­nió al ma­ri­do de la in­fan­ta como un «con­se­gui­dor, in­ter­me­dia­rio o fa­ci­li­ta­dor» en ope­ra­cio­nes como la de con­ver­tir el equi­po ci­clis­ta Ba­nes­to en el Illes Balears, por lo que co­bró un «pea­je o co­mi­sión». Le die­ron la ofi­ci­na de se­gui­mien­to del pro­yec­to. O sea, 300.000 eu­ros, una vez más sin con­cur­so pú­bli­co.

Ma­tas, es­ta vez sí como co­la­bo­ra­dor de la Fis­ca­lía, se de­di­có a asae­tear a Ur­dan­ga­rin pa­ra pro­bar que fue es­te quien en­ga­ñó al Go­bierno ba­lear. El ex­po­lí­ti­co del PP in­sis­tió en que Ur­dan­ga­rin siem­pre pre­sen­tó Nóos como una «ins­ti­tu­ción sin áni­mo de lu­cro». Y que él le cre­yó a pies jun­ti­llas. «Es­tá­ba­mos an­te una em­pre­sa pre­si­di­da por Ur­dan­ga­rin, era im­pen­sa­ble que pu­die­ra su­ce­der cual­quier co­sa ex­tra­ña», di­jo a mo­do de dis­cul­pa.

La de­cla­ra­ción per­fec­ta­men­te me­di­da del hom­bre que ri­gió los des­ti­nos de Ba­lea­res du­ran­te dos le­gis­la­tu­ras (1996-1999 y 2003-2007) tu­vo una cla­rí­si­ma lí­nea ro­ja: no im­pli­car a na­die de la Ca­sa Real más allá de Ur­dan­ga­rin. Así, ne­gó de ma­ne­ra ta­jan­te que Juan Car­los I le lla­ma­ra pa­ra pe­dir­le que be­ne­fi­cia­ra a su yerno. El pun­to ál­gi­do de la ho­ra y me­dia de Jau­me Ma­tas an­te el mi­cró­fono fue su su­pues­to ac­to de con­tri­ción, ahí sí em­bu­ti­do en el tra­je de arre­pen­ti­do. «Vis­to lo vis­to, fa­lló es­tre­pi­to­sa­men­te el con­trol y la jus­ti­fi­ca­ción del gas­to. Y es aquí dón­de yo asu­mo la res­pon­sa­bi­li­dad. Yo di la au­to­ri­za­ción pa­ra con­tra­tar es­te pro­yec­to. Asu­mo mi cul­pa­bi­li­dad por no ga­ran­ti­zar que el di­ne­ro de los ciu­da­da­nos de Ba­lea­res se gas­ta­ba en lo que real­men­te se ha­cía. Des­co­no­cía la tra­mi­ta­ción, pe­ro in­sis­to que asu­mo mi res­pon­sa­bi­li­dad. Asu­mo la res­pon­sa­bi­li­dad, aunque de­bían ha­ber si­do otros los que con­tro­la­ran el pro­yec­to. Na­die me ad­vir­tió». Un ‘mea cul­pa’, avi­san des­de An­ti­co­rrup­ción, aún in­com­ple­to. Marco An­to­nio Te­jei­ro, el con­ta­ble arre­pen­ti­do de la tra­ma Nóos, de­di­có ayer va­rias ho­ras a ex­pli­car la cas­ca­da de ama­ños con­ta­bles de las em­pre­sas de Iña­ki Ur­dan­ga­rin y Die­go To­rres. Des­de las so­cie­da­des en el ex­tran­je­ro al uso de «di­ne­ro en­ne­gre­ci­do» en so­bres por par­te de los dos so­cios, pa­san­do por em­plea­dos fan­tas­mas. En­tre la in­fi­ni­dad de irre­gu­la­ri­da­des, Te­jei­ro hi­zo hin­ca­pié en que Ai­zoon, la so­cie­dad que com­par­ten Cris­ti­na de Bor­bón y su ma­ri­do, con­tra­tó una de­ce­na de em­plea­dos fic­ti­cios con un do­ble ob­je­ti­vo de­frau­da­to­rio: apa­ren­tar que la so­cie­dad pan­ta­lla usa­da por el ma­tri­mo­nio pa­ra sus su­pues­tos frau­des fis­ca­les te­nía una ac­ti­vi­dad real y lo­grar exen­cio­nes de Ha­cien­da por la con­tra­ta­ción de per­so­nal. En­tre esos em­plea­dos fic­ti­cios, ex­pli­có, es­ta­ban fa­mi­lia­res di­rec­tos del pro­pio Ur­dan­ga­rin, así como el per­so­nal de ser­vi­cio em­plea­do en la ca­sa de los ex­du­ques de Pal­ma.

Se­gún el arre­pen­ti­do, las irre­gu­la­ri­da­des de la tra­ma que di­ri­gían el cu­ña­do del je­fe del Es­ta­do y Die­go To­rres (cu­ña­do del pro­pio Te­jei­ro) fue­ron in­nu­me­ra­bles. En­tre ellas, el blan­queo ma­si­vo de ca­pi­ta­les, a tra­vés de pa­gos con so­bres de «di­ne­ro en­ne­gre­ci­do» al ex­du­que y To­rres, pro­ce­den­te de la si­mu­la­ción de esos con­tra­tos fal­sos. Ade­más, «se en­via­ban fac­tu­ras a ver si co­la­ban» a las ad­mi­nis­tra­cio­nes. Se­gún Te­jei­ro, su cu­ña­do le dio las ins­truc­cio­nes pa­ra hin­char los gas­tos que se en­do­sa­ban a las ins­ti­tu­cio­nes. «Hay que jus­ti­fi­car gas­tos; aho­ra me­te­mos cua­tro de aquí, dos de aquí. Te­le­fó­ni­ca, via­jes... Íba­mos su­man­do gas­tos». «No ha­bía gas­tos su­fi­cien­te­men­te pa­ra jus­ti­fi­car» las fac­tu­ras que se en­do­sa­ron a las ad­mi­nis­tra­cio­nes y, en par­ti­cu­lar, a la Ge­ne­ra­li­tat va­len­cia­na.

CATI CLADERA EFE

Ma­tas re­co­no­ció la pre­va­ri­ca­ción, pe­ro cul­pó de la mal­ver­sa­ción a sus su­bor­di­na­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.