El fis­cal am­plía a or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal la acu­sa­ción al pri­mo­gé­ni­to de los Pu­jol

El in­ves­ti­ga­do se pre­sen­ta al juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal como un ma­go de las fi­nan­zas

La Voz de Galicia (Ourense) - - A Fondo - MA­TEO BA­LÍN

Que sí, que asu­mió las fi­nan­zas fa­mi­lia­res. Que no, que en nin­gún ca­so co­bró co­mi­sio­nes ile­ga­les por ope­ra­cio­nes que ase­so­ró. La de­cla­ra­ción de Jor­di Pu­jol Fe­rru­so­la ayer en la Au­dien­cia Na­cio­nal, a pe­ti­ción pro­pia, sir­vió pa­ra apun­ta­lar el tes­ti­mo­nio del día an­te­rior de su pa­dre. El ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, in­sis­tió, es­ta­ba «al mar­gen» de sus ne­go­cios e in­ver­sio­nes, con los que lo­gró que la he­ren­cia del abue­lo Flo­ren­ci pa­sa­rá de 850.000 eu­ros a más de tres mi­llo­nes de eu­ros en ape­nas unos años. Se di­bu­jó Jor­di Pu­jol Fe­rru­so­la como un ma­go de las fi­nan­zas, ca­paz de ha­cer ren­ta­ble cual­quier mo­vi­mien­to fi­nan­cie­ro. Fue su abue­lo, an­tes de fa­lle­cer en 1980, quien le en­co­men­dó la ta­rea, se en­tien­de, de en­ri­que­cer a la fa­mi­lia. Veía en él ca­pa­ci­da­des pa­ra sa­car el má­xi­mo ren­di­mien­to a los 180 mi­llo­nes de pe­se­tas que les de­jó como he­ren­cia. Eso sí, en An­do­rra. Los be­ne­fi­cios, de­cla­ró an­te el juez, los re­par­tía en­tre sus seis her­ma­nos y su ma­dre de for­ma «li­bre». To­do se que­dó en pa­la­bre­ría, nin­gún pa­pel o in­for­me do­cu­men­tó su de­cla­ra­ción de tres ho­ras y me­dia. Na­da muy dis­tin­to a lo que ya ha­bía con­fe­sa­do con an­te­rio­ri­dad en se­de ju­di­cial.

Pe­ro, a juz­gar por la pe­ti­ción de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, su dis­cur­so no de­bió re­sul­tar con­vin­cen­te. Be­lén Suá­rez y Fer­nan­do Ber­me­jo so­li­ci­ta­ron al juez Jo­sé de la Ma­ta que le im­pu­sie­ra me­di­das cau­te­la­res —la re­ti­ra­da del pa­sa­por­te y la prohi­bi­ción de sa­lir del te­rri­to­rio na­cio­nal— an­te la gra­ve­dad, re­cal­có, de los de­li­tos que se le impu­tan: por pri­me­ra vez, per­te­nen­cia a or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal y ade­más blan­queo con­ti­nua­do de ca­pi­ta­les, frau­de fis­cal y fal­se­dad do- cu­men­tal. Mien­tras, su abo­ga­do de­fen­sor, Cris­tó­bal Mar­tell, se opu­so a la so­li­ci­tud y re­cor­dó que Jor­di Pu­jol ju­nior ya in­ten­tó, sin éxi­to, en­tre­gar el pa­sa­por­te en di­ciem­bre del año pa­sa­do en los juz­ga­dos de Bar­ce­lo­na don­de en­ton­ces se ins­truía la cau­sa, lo que de­mues­tra, di­jo, que no exis­te rie­go de fu­ga. El juez ten­drá que re­sol­ver aho­ra es­ta so­li­ci­tud.

Ne­ga­ti­va

De la Ma­ta in­te­rro­gó des­de las diez de la ma­ña­na a Jor­di Pu­jol Fe­rru­so­la. El pri­mo­gé­ni­to de quien fue­ra pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat en­tre 1980 y el 2003 se ne­gó a res­pon­der to­da cues­tión so­bre los mo­vi­mien­tos de cuen­tas a par­tir del 2007, ale­gan­do que, como es­pe­ci­fi­ca una co­mi­sión ro­ga­to­ria, la in­for­ma­ción pro­por­cio­na­da por las au­to­ri­da­des de An­do­rra no pue­de em­plear­se pa­ra acu­sar­le de de­li­tos fis­ca­les.

El juez in­ves­ti­ga al ma­tri­mo­nio Pu­jol-Fe­rru­so­la y a cin­co de sus sie­te hi­jos por un de­li­to con­ti­nua­do de blan­queo de ca­pi­ta­les, tras acep­tar la in­ves­ti­ga­ción de un juz­ga­do de Bar­ce­lo­na. De la Ma­ta in­ten­ta ave­ri­guar si el con­jun­to de la fa­mi­lia ha ve­ni­do «or­ques­tan­do du­ran­te años una es­tra­te­gia com­par­ti­da y coor­di­na­da pa­ra desa­rro­llar dis­tin­tos ne­go­cios eco­nó­mi­cos, ge­ne­rar ré­di­tos, ocul­tar­los y dis­tri­buir­los en­tre todos de acuer­do con cri­te­rios es­ta­ble­ci­dos pa­ra con­se­guir el la­va­do de los ac­ti­vos con­se­gui­dos».

Cuen­tas con su ex­mu­jer

El ma­gis­tra­do re­la­ta que el pri­mo­gé­ni­to del clan fa­mi­liar, Jor­di Pu­jol Fe­rru­so­la, y su ex­mu­jer, Mer­cé Gi­ro­nés, son ti­tu­la­res en An­do­rra de va­rias cuen­tas co­rrien­tes cu­ya exis­ten­cia ne­ga­ron y de las em­pre­sas Ini­cia­ti­ves Mar­ke­ting i In­ver­sions, Pro­ject Mar­ke­ting Cat, Ac­ti­ve Tras­la­tion e In­ter Ro­sa­rio Port Ser­vi­ces, que fac­tu­ra­ron más de 11 mi­llo­nes de eu­ros, no ge­ne­ra­ron nin­gún va­lor real aña­di­do y su «úni­ca uti­li­za­ción fue ca­na­li­zar ca­pi­ta­les de pre­sun­to ori­gen cri­mi­nal pa­ra rea­li­zar in­ver­sio­nes y gas­tos en Es­pa­ña y el ex­tran­je­ro».

Se­gún se­ña­la, la pa­re­ja uti­li­zó un en­tra­ma­do so­cie­ta­rio ba­jo la co­ber­tu­ra de «con­tra­tos si­mu­la­dos y fac­tu­ras fal­sas» y sus cuen­tas re­ci­bie­ron tras­pa­sos de di­ne­ro que en al­gu­nos ca­sos han si­do iden­ti­fi­ca­dos con per­so­nas que desa­rro­llan una la­bor em­pre­sa­rial en­tron­ca­da con el sec­tor pú­bli­co en Ca­ta­lu­ña».

Fuen­tes ju­rí­di­cas pre­sen­tes en la de­cla­ra­ción han se­ña­la­do que el pri­mo­gé­ni­to ad­mi­tió al juez que asu­mió las fi­nan­zas fa­mi­lia­res, pe­ro ne­gó el co­bro de co­mi­sio­nes «ile­ga­les» por al­gu­nas ope­ra­cio­nes que ase­so­ró. Y tam­bién tra­tó de vol­ver a re­ti­rar cual­quier som­bra de du­da so­bre su pa­dre al in­sis­tir en que es­te se pres­tó a fin­gir que el di­ne­ro de una cuen­ta en Ban­ca Reig era su­yo pa­ra, así, evi­tar que Mer­cé Gi­ro­nés, ex­mu­jer de Jor­di Pu­jol hi­jo, se que­da­ra con par­te del mis­mo. El Tri­bu­nal Su­pre­mo ha anu­la­do la con­vo­ca­to­ria pa­ra la pro­vi­sión del pues­to de sub­di­rec­tor téc­ni­co del Tri­bu­nal de Cuen­tas al cons­ta­tar que se mo­di­fi­ca­ron los re­qui­si­tos es­ta­ble­ci­dos en una con­vo­ca­to­ria an­te­rior pa­ra fa­ci­li­tar la ad­ju­di­ca­ción por el sis­te­ma de li­bre de­sig­na­ción al her­mano de un con­se­je­ro. Un le­tra­do del Tri­bu­nal de Cuen­tas re­cu­rrió la nue­va con­vo­ca­to­ria del pues­to de tra­ba­jo, de 26 de sep­tiem­bre del 2013, y pi­dió su nu­li­dad ar­gu­men­tan­do que se ha­bían mo­di­fi­ca­do las con­di­cio­nes de la mis­ma pa­ra fa­vo­re­cer a En­ri­que Me­di­na Gui­ja­rro, her­mano del con­se­je­ro Ja­vier Me­di­na Gui­ja­rro, pre­si­den­te a su vez de la sec­ción de fis­ca­li­za­ción des­de ju­lio del 2015. La sen­ten­cia con­si­de­ra fun­da­da la «desviación de po­der» de­nun­cia­da por el re­cu­rren­te y apre­cia una «fi­na­li­dad tor­ci­da» en la con­vo­ca­to­ria con la que se pre­ten­día, me­dian­te la des­crip­ción del pues­to de tra­ba­jo que se efec­túa, fa­ci­li­tar su ad­ju­di­ca­ción al as­pi­ran­te ele­gi­do pa­ra la mis­ma.

Del mis­mo mo­do, afir­ma que son da­tos es­pe­cial­men­te elo­cuen­tes de esa fi­na­li­dad que en la con­vo­ca­to­ria im­pug­na­da se pres­cin­dió, sin jus­ti­fi­ca­ción, de las exi­gen­cias de do­mi­nio de los idio­mas in­glés y fran­cés y de otros per­fi­les téc­ni­cos de la pla­za; y des­ta­ca los in­ten­tos de ex­cluir de la mis­ma a fun­cio­na­rios de cuer­pos pro­pios del Tri­bu­nal de Cuen­tas, con un per­fil pro­fe­sio­nal más pró­xi­mo a las exi­gen­cias del ci­ta­do pues­to. Asi­mis­mo, se­ña­la la de­sig­na­ción pre­via en co­mi­sión de ser­vi­cios pa­ra un pues­to del Tri­bu­nal de Cuen­tas de En­ri­que Me­di­na Gui­ja­rro, per­te­ne­cien­te a un cuer­po fun­cio­na­rial ajeno a di­cha ins­ti­tu­ción.

EFE

El hi­jo ma­yor de Pu­jol de­cla­ró tres ho­ras en la Au­dien­cia Na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.