In­te­rro­gan al pa­dre de la jo­ven que se des­col­gó por unas sá­ba­nas

La Voz de Galicia (Ourense) - - Galicia -

Agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal del gru­po 3 de la co­mi­sa­ría lu­cen­se in­te­rro­ga­ron ayer al pa­dre de la jo­ven de 14 años que el do­min­go se pre­ci­pi­tó al va­cío cuan­do se des­col­ga­ba por unas sá­ba­nas des­de el quin­to pi­so de un in­mue­ble de Lu­go. La mu­cha­cha su­frió gra­ves he­ri­das y si­gue in­ter­na­da en la uci del Hospital Lu­cus Au­gus­ti.

Las in­da­ga­cio­nes po­li­cia­les con­fir­man que la jo­ven se des­col­gó pa­ra vul­ne­rar un cas­ti­go que le ha­bía im­pues­to al­guien de su fa­mi­lia. El pa­dre nie­ga que fue­ra él quien cas­ti­gó a la jo­ven y di­ce que no tie­ne cons­tan­cia al­gu­na de que ella fue­ra ob­je­to de mal­tra­to. No tras­cen­die­ron da­tos de la ver­sión que pu­do ha­ber da­do a los agen­tes y que se in­clui­rá en el ates­ta­do que se­rá pre­sen­ta­do al juz­ga­do es­ta­ba de guar­dia en la tar­de del pa­sa­do do­min­go.

Se­gún fuen­tes po­li­cia­les, tam­bién fue­ron in­te­rro­ga­das al­gu­nas per­so­nas alle­ga­das al en­torno fa­mi­liar de la me­nor con la fi­na­li- dad de co­no­cer más da­tos que per­mi­tan sa­ber cuá­les pu­die­ron ser las cau­sas del cas­ti­go y tam­bién si es­ta­ba ce­rra­da con lla­ve, como así pa­re­ce que su­ce­dió.

Lo cier­to es que la jo­ven apro­ve­chó que se que­dó so­la en la ca­sa pa­ra ur­dir un plan que con­sis­tió en sa­car to­das las sá­ba­nas que es­ta­ban guar­da­das en el ca­jón de un ar­ma­rio que lue­go fue anu­dan­do una. Se­gui­da­men­te las ató al ra­dia­dor que es­ta­ba pró­xi­mo a la venta y así se des­col­gó des­de el quin­to pi­so del edi­fi­cio.

La jo­ven ha­bría ne­ce­si­ta­do otras dos sá­ba­nas más, como mí­ni­mo, pa­ra po­der lle­gar a la ca­lle sin problema. La po­li­cía des­co­no­ce des­de la al­tu­ra en la que ca­yó por­que no hay tes­ti­gos.

La pri­me­ra per­so­na que vio a la pe­que­ña fue un ve­cino del lu­gar que se per­ca­tó des­de su ca­sa que ha­bía una per­so­na ti­ra­da en la ace­ra. Lla­mó al 112 y des­de es­te cen­tro de emer­gen­cias fue avi­sa­do el 061 y tam­bién la po­li­cía. Al pa­re­cer la mu­cha­cha fue re­co­gi­da cons­cien­te, sin em­bar- go su es­ta­do fue em­peo­ran­do como con­se­cuen­cia del gol­pe que, al pa­re­cer re­ci­bió en la ca­be­za.

Se­gún in­di­ca­ron alle­ga­dos si­gue to­da­vía in­cons­cien­te. En el gru­po de per­so­nas que co­no­cen a la mu­cha­cha hay una gran preo­cu­pa­ción por­que te­men que a es­ta pue­dan que­dar­le se­cue­las que po­drían re­sul­tar irre­ver­si­bles. De mo­men­to pa­re­ce que to­da­vía es pron­to pa­ra sa­ber có­mo po­dría ser su evo­lu­ción. En al­gún mo­men­to lle­gó a ser in­ter­ve­ni­da qui­rúr­gi­ca­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.